web analytics

Cae una banda que secuestró en Segovia a un matrimonio y lo torturó en un contenedor

Una “vuelta” por Segovia que devino brutal pesadilla y seis delincuentes detenidos y que practicaban una “violencia extrema“, según explica la delegación de Segovia en nota de prensa. Hace seis meses empezaba la operación Río Lobos, desarrollada por la Sección de Delincuencia Organizada de la UCO y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Segovia de la Guardia Civil, destinada a detener a una muy violenta banda de delincuentes profesionales. Tan peligrosos que en el momento de su detención uno de los miembros disparó a un agente, que se salvó “de milagro” dado que el proyectil llegó a rozar el cuello del agente.

Todo empezó cuando un matrimonio de ciudadanos españoles que viajaba por la provincia de Segovia, en la zona de Sepúlveda fue interceptado por los delincuentes, armados y vestidos como miembros de las fuerzas de seguridad. Los secuestradores introdujeron a la pareja en dos coches diferentes y los trasladaron por diferentes tipos de carreteras, durante casi dos horas, hasta encerrarlos  en un contenedor de mercancías ubicado en una finca. Allí fueron sometidos a brutales agresiones para que revelaran donde escondían joyas, dinero en efectivo, códigos de alarma y posibles cajas de seguridad.

Denunciados los hechos,  tras analizar “multitud de datos de toda índole en la reconstrucción de los hechos” en el intento de recrear el itinerario de estos más de 200 kilómetros, así como informaciones derivadas de otras investigaciones, los agentes se pusieron sobre la pista de un grupo perfectamente organizado y cohesionado, de “precisión militar en sus acciones”,  formado siempre por más de cuatro personas coordinadas para la perpetración de delitos graves, y teniendo cada uno de sus miembros funciones perfectamente asignadas, como son la selección de lugares y víctimas, medios de transporte a emplear, vigilancias sobre posibles objetivos y valoración del posible beneficio económico a obtener. En concreto cuatro de los detenidos eran los encargados de materializar el secuestro y torturas, en tanto los otros dos facilitaban la información.

Preparaban un golpe de 14M€

Identificados los componentes del grupo, los investigadores dieron con pruebas de que la banda preparaba un robo de gran envergadura en una empresa tecnológica, con la previsión de obtener un botín de 14M€. Era una operación perfectamente organizada y que pasaba por el secuestro del vigilante de seguridad de la empresa. Las restricciones de movilidad del covid motivaron a los supuestos delincuentes a aplazar el robo. La Guardia Civil pretendía detenerlos con las “manos en la masa”, para lo cual mantuvo en todo momento un operativo sobre los seis delincuentes, sin embargo, al dilatarse las restricciones, y a tenor de la gravedad de la denuncia inicial, torturas y secuestro, se optó por la detención del grupo.

Para ello se dictaron desde el juzgado de instrucción de Sepúlveda  6 órdenes de registro en domicilios de Madrid capital, Móstoles, Illescas y Torrijos (estas dos últimas en Toledo). En los registros, en uno de los cuales uno de los detenidos disparó a un agente en el cuello, se intervinieron dos armas cortas de fuego y una escopeta con los cañones recortados, todas ellas aptas para hacer fuego real, así como abundante munición. Además, varias armas simuladas, pistolas táser, armas blancas, grilletes, gran cantidad de prendas policiales como uniformes, gorras, chalecos identificativos, chalecos antibalas, placas policiales identificativas, rotativos de vehículos policiales, así como matrículas falsificadas, dinero en efectivo, joyas y gran cantidad de pruebas que vinculan a los detenidos con los hechos investigados.

Los seis detenidos están investigados por la comisión de delitos contra las personas y el patrimonio en sus formas más graves, como homicidio en grado de tentativa, secuestro, tortura, lesiones graves, robos con violencia y amenazas, agravado por el uso de armas y actuar en casa habitada. El juzgado de Sepúlveda ha decretado prisión incondicional.


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

3 Comments

  1. Ya está bien de ocultar las nacionalidades de esta gentuza.

    Queremos saber de dónde son.

    Mano dura el día que se los juzgue.

    Post a Reply
    • Y qué más da Marta de donde sean? Si estos en 4 días campan a sus anchas… Pronto éste gobierno sacará una nueva ley,al estilo de los okupas, para ponérselo más fácil… Cada día más astiado!!!!

      Post a Reply
      • Cuando no dice la nacionalidad, es una “confirmación tácita” de que no son de nacionalidad española.
        Así funciona la cosa. España es el “paraiso” para esta gentuza delincuente, y eso que tenemos a las mejores fuerzas de seguridad del mundo.

        Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *