web analytics

Asociación de Abducidos y Asociación No Pinto Nada

Al principio pensé que era cosa del calor, o de los becarios. Pues todo diario que se precie incorpora becarios en verano y estos gustan de trastear. Mismamente, un servidor en tal fase de la vida gustaba de alterar los horóscopos (nadie se enteró, y allí dejé a los Sagitarios enamorándose en lugar de los Piscis) o de felicitar a las amistades en la sección de los VIPs que cumplen años (que sí se enteraron, y menudo “buen” rato que pasé sentadito delante del director). La cuestión es que el BOE del 10 de agosto aprueba la inscripción en el registro nacional de asociaciones de la Asociación de Abducidos por los Alienígenas España. Como era de esperar, aunque no por ello menos inquietante, la notificación oficial en la sede de la entidad no se ha podido practicar por causas no imputables a la administración, de donde se recurre al BOE para, estén dónde estén, darles por notificados. Es real, que lo firma un subdirector (José Rafael Rojas) y viene en el BOE, aquí el enlace.

Ya tenemos pues una entidad dispuesta a trabajar en pro de estos abnegados paisanos, un mal día capturados por un ovni y sometidos a desagradables experimentos, que estas cosas causan (severos) traumas. Que conste que es para abducidos “ESPAÑOLES”, aunque ya tardamos en crear la de catalanes, vascos y andaluces (para empezar).

Está claro que vivimos abducidos, sino por ovnis, por la luz, el covid, Messi y la Pantoja. Causan en nosotros “poderosa atracción”, en tercera acepción del término en la RAE. Vean lo de la luz, ese oscuro oligopolio que nos cuesta 80 pájaros al mes en una conceptología que nadie ha terminado de explicar, y eso que el recibo se va a dos páginas escrito por las cuatro caras. Mira que hay letras pero ninguna informa que el Estado nos cruje un 21% del IVA, el más alto de Europa. Se estableció una bajada del IVA al 10% para autónomos y empresas con contratos de menos de 10KW, pero que excluye, además de a los que trabajan en casa, a los bares, lavanderías y comercios que tienen la desgracia de consumir por encima de esa potencia, según informaba la FES en una reciente nota de prensa.  Y que son la gran, inmensa mayoría.

Creo que en el fondo ese ingreso de IVA derivado del enchufe es lo que enfrenta a Podemos con los ministros económicos, porque claro, a poco que uno sea de izquierdas que alguien diga que no se puede crear una empresa pública eléctrica es para largarse de un portazo y apuntarse a lo de las abducidos. Y no está de menos recordar que, encima, el ministro que lo lleva es un comunista a quien yo he oído porfiando por nacionalizar hasta las toallas (¿y qué hace ahora qué manda? lo que suele hacer la izquierda, decepcionar, me temo).

Mire si hay trabajo por hacer en lo de la luz que en Marruecos (en Marruecos, no en Sillicon Valley), donde las empresas de la luz son las mismas que aquí, los usuarios usan el “pay per use“, es decir, cuando se van al pueblo a su segunda residencia, compran una tarjeta con X dirhams en electricidad, la enganchan al contador y cuando vuelven a la ciudad se la llevan (de paso no se da pie al puenteo de contadores, tan en boga en según que barrios). No pagan enganche, no pagan cánones por las nucleares, ni el carbón, ni el Castor, conceptos que como todos sabemos en España importan bastante más que el gasto eléctrico en sí. En las redes, un paisano me informa que en Gales igual, además, les ponen medidores de consumo, la peña sabe cuánto está gastando en todo momento. Aquí te apañas con un gráfico más falso que una rueda cuadrada, que te pinta (imagino que entre risotadas) alguno de Naturgy.

Aquí no. Aquí no porque tumbar el gran negocio del enganche en un país con millones de segundas residencias supone perder el control de miles de millones en historias que los diferentes gobiernos han cargado al recibo como fiscalidad indirecta (nada progresiva, por cierto). Y eso es lo que le pasa al pobre ministro de IU, que a buen seguro piensa, oh sí, deberíamos hacer esto… Pero viene el compañero de la calculadora y le dice, sí, justo lo que pensaba, tacha otros tropocientos millones de los presupuestos del 2022. Y esa es la política real contra la que se suelen estrellar las grandes ideologías. No se trata de gastar, sino de generar recursos. De todas maneras, si de esta IU-Podemos no es capaz ni siquiera de montar una empresa pública que palie el oligopolio para el año que viene, habrá que decirles, “chicos, al menos nos lo hemos pasado bien”.

Pelillos a la mar, volvamos al negociado del señor José Rafael, porque el 10 de agosto tuvo un día agitado. Además de dar de alta en el registro a los abducidos, también da de alta a la Asociación Cultural No Pinto Nada. Y mira si pintan poco que lo mismo, “por causas no imputables a la Administración” se les notifica de la inscripción vía BOE. También es real, y aquí va el enlace.

De manera que si usted no entra (todavía) en la categoría de abducido no  se preocupe que en la de No Pinto Nada entra de cabeza. Entramos todos.


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On
468 ad

2 Comments

  1. Subvenciones, subvenciones y subvenciones… Y los ciudadanos a pagar las ayuditas a tanta asociación.

    En el tema de la luz podrían empezar por eliminar enchufes (pero no de los que vienen encastrados en la pared) y no tener a tanto expolítico chupando del bote de las eléctricas. Por otro lado los podemitas dijeron en su momento que si ellos estaban en el gobierno nadie entraría en pobreza energética, pues bien, que lo cumplan de una puñetera vez, ahora son ellos con los sociatas los que mandan y la luz está en precios de récord día tras día.

    Post a Reply
  2. Las puertas giratorias, cada vez estoy más convencido, no son del poder hacia las eléctricas, sino justo al revés, con retorno final.

    Post a Reply

Responder a Marta Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *