web analytics

Alberto Janusz, un físico segoviano camino del sacerdocio

San Millán acogerá este 21 de noviembre el rito litúrgico de admisión a las sagradas órdenes, paso previo al sacerdocio, del joven segoviano Alberto Janusz Kasprzykowski, un fruto más de la “cantera” segoviana y actualmente cursando cuarto de Teología en el seminario mayor de Salamanca, a donde llegó tras concluir la carrera de física. De madre española y padre polaco, Alberto Janusz, nació en Segovia capital, en la parroquía de San Millán, donde precisamente iniciará su camino al sacerdocio.

La admisión a las sagradas órdenes supone la solicitud formal en la carrera del sacerdocio, por así decir, es como presentar ante el obispo la candidatura a sacerdote. Como Alberto Janusz explicaba a los micrófonos de Cope Segovia, “es un paso por el que el obispo dice que la vocación es firme”. De camino a los votos le quedará completar el acolitado, el diaconado y, si persevera en la vocación, el sacerdocio. Actualmente, Alberto ayuda en la parroquia de Carbonero El Mayor.

Tras una racha de 10 años sin ordenaciones sacerdotales, y en medio de una peliaguda crisis de vocaciones que fuerza a la diócesis a depender de “misioneros” africanos y latinoamericanos, el pasado mes de junio se ordenaba en la Catedral Álvaro Marín, a lo que se añade ahora el inicio en el camino de Alberto Janusz.


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On
468 ad

1 Comment

  1. Enhorabuena. Una decisión hoy día infrecuente que merece ser publicada. En otro tiempo, la física y la vocación religiosa guiaron a George Lemaître , sacerdote y astrofísico belga, a proponer el origen del cosmos . Lo que se conoce como el Big Bang. Compartió sus ideas y conocimientos científicos con Einstein y Eddington, entre otros destacados físicos de los primeros años del siglo XX.
    Una prueba de tantas que demuestran la sintonía entre ciencia y religión. Lamentablemente, la ley Celaá no favorecerá el estudio de la ciencia, dificultando el conocimiento de la religión. A pesar de eso, siempre surgirán vocaciones en uno y otro campo. Enhorabuena a Alberto y a su familia (que no conozco, por cierto).

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *