web analytics

Secretos de la Edad del Bronce en la Fuente Buena

Cueva-Fuente-Buena-2

La Junta de Castilla y León, a través de la empresa Gim Geomatics, está concluyendo la documentación de la cueva de Fuente Buena, en Matamala. “Es un equipo muy especializado, el mismo que hizo la reconstrucción tridimensional de Altamira. Están sacando fotos de alta resolución, escaneados 3D de los vestigios arqueológicos que se han encontrado, muy interesante desde el punto de vista de el especialista”, explicó el delegado de la Junta en Segovia,  Javier López-Escobar, quien ayer visitó el lugar. La idea es investigar ahora la documentación obtenida, fundamentalmente pictogramas, grafitis que abarcan desde la edad del Cobre al XVII, muestras químicas que aporten pistas sobre la funcionalidad, y más adelante, habilitar un centro de interpretación y abrir parcialmente la cueva para visitas. “Como cueva es compleja y no apta a la visita convencional, sin embargo, tiene un gran interés histórico”, explicó el delegado. La inversión para esta fase de documentación ha ascendido a 9.000€.

A la cueva de Fuente Buena se accede en el mismo pueblo de Matabuena, cerca de un antiguo lavadero cuya cacera aún está en uso. La cueva, de dos galerías, compleja, parcialmente inundanda, se descubrió en 2003 durante los trabajos de explanación de una parcela que llevaba a cabo el Ayuntamiento del municipio. La primera valoración arqueológica del lugar permitió descubrir en sus paredes y techos un extenso conjunto de grabados rupestres de tipo esquemático, cuyos motivos y técnicas de ejecución permitían situarlos entre el Calcolítico y la Edad el Bronce (III milenio antes de Cristo). Se identificaron también numerosas inscripciones fechables en los siglos XVI y XVII, momento en que parece que la cavidad quedó cegada.

A partir de 2005, la Junta de Castilla y León procedió a la instalación de un cerramiento metálico, y comenzaron los primeros estudios geotécnicos de la cueva. En 2007, se pudo documentar además la existencia de una zona de ocupación prehistórica en la plataforma existente ante la boca de la cueva, lo que dio lugar a los primeros trabajos de investigación arqueológica, a la vez que se realizaba la topografía detallada de las galerías de la cavidad.

Los resultados de estas excavaciones permitieron definir una zona habitacional ocupada durante el Bronce Antiguo, que sin duda complementaba el espacio del interior de la cueva, cuya función de culto o funeraria debe aún definirse. Las excavaciones continuaron hasta 2010, y se documentaron distintas estructuras relacionadas con la organización interna de lo que sin duda puede identificarse como un poblado asociado a una cueva con funcionalidad posiblemente religiosa. Se relaciona estrechamente con yacimientos próximos, como las cuevas de La Vaquera y Los Enebralejos en Segovia, y Cueva Maja  en Soria.

La titularidad de la cueva es un quebradero de cabeza jurídico. Actualmente, hay un pleito entre el ayuntamiento y los propietarios de los terrenos donde se descubrió el acceso.

P1040400

Arriba, Javier López Escobar recorriendo la cueva. Abajo, acceso a la Fuente Buena desde Matabuena. La cueva se adentra profundamente en terreno kárstico.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *