web analytics

PRUG Guadarrama: Ecologistas 0 – Castilla y León 1

Clicar para acceder al interactivo cartográfico.

Para alivio de los municipios de Castilla y León y principales colectivos de usuarios del Parque Nacional de Guadarrama (ciclistas, senderistas, ganaderos) el nuevo Plan Regulador de Uso y Gestión admite buena parte de las más de 900 alegaciones presentadas y suaviza notablemente el uso del parque como motor turístico y de ocio. Por citar algunos de los elementos más sociales: el senderismo ya no está vinculado a una red de itinerarios habilitados ni de permisos para grupos; se facilita el vuelo de parapentes y sin motor;  se amplían los itinerarios ciclistas; y se amplían las condiciones para el aprovechamiento ganadero. Se admiten las maniobras militares “siempre que tengan por objetivo la defensa nacional”.  acueducto2.com ofrece hoy un enlace al cuerpo normativo, el que regula que se puede y no se puede hacer. Allí está todo.

En buena medida por la presión de Castilla y León, la visión del parque como una reserva cuasi salvaje, ha dado paso a lo que es en realidad el Guadarrama, un espacio modelado desde hace siglos por los usos tradicionales de los segovianos (con la economía subyacente) y una bolsa de contacto con la naturaleza para, muy especialmente, los 7 millones de madrileños de allende la Sierra, cuya presión sobre el medio hacía necesario regular los “usos” de ocio de la sierra.

Todo lo cual para gran disgusto de Ecologistas en Acción, que votó en contra del PRUG en la pasada junta de patronato que debía abordar la aprobación del nuevo documento, uno de los tres filtros que deberá pasar hasta su implantación (para el primer trimestre de 2019, dándose bien) además de su votación por los parlamentos autonómicos de Castilla y León y Madrid. “Retroceso en los niveles de protección”, titulan los ecologistas en una nota de prensa publicada en su web.

En cambio, tanto para Borja Lavandera, alcalde de Trescasas (que votó a favor), como para José Luis Vázquez, del Real Sitio de San Ildefonso (abstención), integrantes del patronato, el nuevo documento es satisfactorio por cuanto recoge la casi totalidad de las enmiendas. Eso sí, los alcaldes lamentan que tras varios meses de debate, el documento final les llegara el viernes 2 de noviembre para su aprobación el 5 de noviembre por la Junta del Patronato (por 57 votos a favor, cuatro abstenciones y dos votos en contra, de entidades ecologistas). Una premura en la cual José Luis Vázquez justificó su abstención, por considerarlo una “falta de respeto”. Eso sí, el munícipe granjeño no ahorraba adjetivos triunfales. “Satisfecho no, satisfechísimo, con la salvedad de la caza, por la que seguiremos luchando, se han aprobado el grueso de nuestras alegaciones”, declaraba.

Senderismo sin permisos

No es para menos por poner un ejemplo en el camino de las alegaciones el PRUG ha perdido una de sus prohibiciones más escandalosas; la vinculación a autorizaciones de la administración del parque para excursiones de más de 25 personas. Tras las alegaciones, el nuevo PRUG eleva a más de 60 las excursiones de senderistas que deberán pasar por la autorización. Para grupos de menos de 15, nada, y para grupos de 15 a 60 se habilita una “declaración responsable“.

Yendo al detalle y con carácter general se permiten los usos turísticos recreativos con fines educativos y contemplativos, que no generen afecciones. En las Zonas de Uso Restringido tipo A (ZUR A, de color verde oscuro en el mapa), las más protegidas después de las pequeñas bolsas de total protección, las Zonas de Reserva (ZR, en rosado en el mapa, básicamente coincidentes con las cumbres y zonas de especial sensibilidad ambiental), el principal cambio es que los grupos de 15 a 60 personas ahora solo precisan la citada “declaración responsable”. La diferencia es notable, aunque la “declaración responsable” no está desarrollada, básicamente permite pasar de una respuesta proactiva de la administración -la autorización- a disponer de un papel que se pueda mostrar en un momento dado. Además, el senderismo se abre a todos los “caminos y pasos” habilitados (excepto en ZR), ya no se vinculan pues a un anexo de itinerarios habilitados.

Ciclismo y baños

Concentración de MB en Guadarrama, 2014. Foto Julio Vias.

El ciclismo ve aumentado el número de itinerarios, de 12 a 15, y además tendrá parecidas restricciones que el senderismo en grupo, es decir, sin necesidad de autorización para grupos de menos de 15 ciclistas. Se permiten también las bicis eléctricas. En parecidos términos las actividades ecuestres y una de las que más alegaciones suscitó, el vuelo sin motor y el parapentismo. En este sentido, se habilitan tres zonas de despegue, el Nevero, La Nevera y El Espartal, si bien solo podrán utilizarse del 15 de agosto al 31 de diciembre. La cota mínima es de 300 metros sobre la vertical del terreno, estando prohibido el aterrizaje en el parque. Tampoco estarán autorizados los drones.

Se habilita la pernocta en vivacs en determinadas zonas (aunque a partir de 10 se precisará autorización) y en alrededores de refugios si estos estuvieran llenos, que podrán tener un carácter hostelero (uno de los aspectos más criticados por los ecologistas). Asimismo se han suavizado las restricciones relativas a marchas invernales -en caso de nevadas se podrá transitar fuera de sendero-, y se permite el esquí de fondo (no el de pista o alpino) así como el de tabla en todo el ámbito del PRUG (salvo en ZR), y en general se aflojan las riendas para la organización de pruebas deportivas.

El documento considera incompatible con el parque  “el baño y tránsito en los cursos o masas de agua del parque nacional, o cualquier otra actividad acuática, tal como el descenso de barrancos o la navegación”. No obstante, este tipo de usos podrán autorizarse en zonas de uso especial en cuya ficha venga específicamente reflejado. Según informa el alcalde de La Granja, ese será el caso (cabe suponer) de los puntos de baño más habituales en el municipio, Asientos, Calderas, Baños de Venus…

Fomento de usos ganaderos

Soto de Revenga, vacas sesteando.

Más allá de las actividades recreativas están las profesionales vinculadas con el sector agropecuario y usos tradicionales. La recolección de setas, por ejemplo, que también recibe la consideración de compatible con el parque salvo en ZR y ZURA. En el resto de zonas los vecinos empadronados en los municipios del área de influencia podrán realizar recogidas comerciales sujetas a las autorizaciones actuales.

Otros usos que se ven ahora facilitados son la recogida de leñas muertas con una referencia explícita al Real Sitio de San Ildefonso, y es que “por tratarse de un uso tradicional, se podrá realizar por los vecinos del Real Sitio de San Ildefonso el aprovechamiento de pimpollos secos para su uso como varas para el cultivo de judías (sic)”. También se considera compatible con el parque la recogida de piñas abiertas (sin autorización) y cerradas (con autorización). Y otro tema polémico, las prácticas militares, que de prohibidas pasan a poderse realizar “previa autorización de la administración y cuando sean indispensables para la defensa nacional (sic)”.

Cazadores en el Guadarrama. Manuel Alcázar 1887.

Especial relevancia tiene el pastoreo. El anterior documento ya lo posibilitaba en zonas específicas pero, en la práctica, introducía importantes trabas que dificultaban el mantenimiento del sector. Todas estas trabas o las más de ellas desaparecen. “Hasta incluso se considera que las zonas dedicadas a pastoreo podrán revisarse”, explica Vázquez. En general el pastoreo será estacional y estival, prolongándose en 15 días la temporada prevista. Sin embargo, uno de los principales problemas era el aporte de forrajes, prohibido en el anterior PRUG y posibilitados ahora al condicionarse “a fenómenos climáticos excepcionales, incendios, bortes o contaminación”. Además, en dos fincas madrileñas, cuatro granjeñas (El Parque, El Bosque, Navalrincón y Cerro Matabueyes), y una segoviana (Robledillo, Revenga) podrá realizarse pastoreo no estacional, o sea todo el año, con aportes de forrajes y “concentrados probióticos de carácter natural”. Además, a estas fincas podrían añadirse otras, o sea que a diferencia del anterior, el documento no cierra la puesta en uso de nuevos aprovechamientos.

La caza estará prohibida, y La Granja no ha podido en este caso dar un tratamiento excepcional a su coto. No obstante el documento contempla el “control poblacinal de fauna” (eufemismo utilizado para no usar el término caza) como una actividad “necesaria para la conservación del parque”, solicitándose la colaboración de las sociedades locales de cazadores para el tal “control poblacional” cuando se estime oportuno.

Descargar PRUG Normas

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

4 Comentario

  1. Interesante (Aquí, como la ‘banca’, siempre ganan los mismos: los especuladores). Para eso tanta declaración de ‘Parque Nacional’, de ‘conservar para el futuro’… bandadas de turis y mirones, que no deportistas; “carácter hostelero cerca de los refugios”: malo.
    Ya lo decía mi abuela que DEP: “madrecita que me quede como estoy” y “para este viaje no hacían falta alforjas”. Van a conservar menos que cuando había un Parque Natural en Peñalara y el uso, disfrute y excelente explotación de los Montes de Balsaín funcionaban a la perfección. ¡Hala! ya pueden empezar a calimochear y arrasar la falda norte segoviana de la Sierra de Guadarrama.

    Post a Reply
  2. Las restricciones al baño en los sitios que voy a mencionar sobran.

    Queremos seguir bañandonos en los mismos sitios que lo venimos haciendo desde hace décadas:

    Río Cambrones:Las Calderas, poza del Lagarto y El Bote

    Río Eresma: pantano, presa de Valsaín, pozas de El Parque, puente de Los Canales, Los Asientos, Baños de Venus

    Arroyo de Chorro Grande: poza de El Chorro.

    Esos son nuestros lugares de baño tradicionales en La Granja y Valsaín. Respetenlos por favor. Les recuerdo que en Valsaín no hay piscina, los vecinos se resfescan en el río durante el verano.

    Respecto a los itinerarios en bicicleta señala la noticia que pasan de 12 a 15. Siguen siendo muy pocos.
    Que se permitan bicicletas eléctricas es una buena noticia.

    En relación al resto de la noticia me parece muy bien que se suavicen las restricciones. No es conveniente ni justo que los vecinos de los pueblos afectados paguen el pato de un PRUG asfixiante todos los días del año y durante toda su vida.

    Lo que no me queda claro es lo de permitir el carácter hostelero de algunos refugios. Es un primer paso hacia la explotación comercial de los mismos? Hacia su privatización? No lo veo claro…

    Post a Reply
    • Al fin y al cabo, Marta, dentro de cien años todos calvos y el que venga detrás que arree. De un lugar paradisíaco para caminar y ejercitarse en la naturaleza, de toda la vida de dios, donde gozar de la tranquilidad que no te da la vida urbana actual, a: quítese que le atropello y ‘anda andas viejo’ ¡cojonudo! ¡Más madera! que decía el otro.
      Le aseguro a usted que había más control natural antaño, por la guardería forestal, vecinos y simples montañeros, que el que va a haber en los próximos años y décadas en el negocio de Parque Nacional.

      Post a Reply
      • En este último párrafo estamos totalmente de acuerdo.

        Un saludo.

        Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *