web analytics

Una de cocodrilo

Hace ya varias semanas que saltó la noticia y tan rápido como surgió se evaporó. La supuesta presencia de un cocodrilo del Nilo (del Nilo ni más de ni menos) en el Pisuerga puso a toda la comunidad y al país en vilo en plena desescalada…

¿Sería posible que alguien hubiera soltado un cocodrilo en el Pisuerga?

Uno, que ha pisado muchos ríos, por dentro y por fuera ponía cara de extrañeza… Si fuera en agosto en el Guadalquivir o en el Guadiana, que el agua baja más caliente, quizá se parezca a la del Nilo pero en el Pisuerga… No tenía pinta de lugar ideal para un elemento de este tipo.

Cuando uno pesca en Castilla y León  y se mete con el vadeador en el río, nota como el fresquito se apodera de las piernas. A veces incluso en verano.  Por eso no cuadra mucho un bicho que necesita cerca 25 grados para empezar a andar. En Castilla andaría de Santiago a Nuestra Señora, es decir, 20 días, el resto con bufanda, porque el saurio, no lo olvidemos, trae regulado el termostato con el Nilo (Egipto-África).

Pero todo el gozo en un pozo. No había coco, los vídeos que se habían hechos virales eran falsos y lo que se había visto de lejos era una nutria, seguramente muy grande y jugando o descansando entre dos aguas. Cosas de nutrias. Y que le voy a contar. Una nutria no es un cocodrilo. Es una simple (y bella por otro lado) nutría, pero eso no me pone.

Veía con cierta ilusión poder ir de pesca con ese aliciente de poder ser el último día, con la incertidumbre de ir a por la cena o ser cenado. De despedirte de la mujer cada mañana de pesca como si fuera la última vez en vernos. De tener que elegir  si llevarte las cañas o la escopeta al río. De poner los reteles y no saber si te sale un cangrejo señal o rojo o un saurio de 4 metros. Esa motivación extra se ha evaporado.

Pero reconozco que por un segundo o quizá ni eso, por un nanosegundo, me hizo ilusión capturar un cocodrilo del Nilo en el Eresma. Y hacerme una foto y unos zapatos y una cartera con él.

O ser su cena.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *