web analytics

Seis meses de cárcel para el hombre que agredió a dos policías en un control

El Juzgado de lo penal número 1 bis de Segovia ha condenado a seis meses de prisión, una multa e indemnizaciones económicas al hombre, instructor de policías y experto en artes marciales, que agredió a dos policías locales que le pararon en un control rutinario. El juez considera probado el atentado a la autoridad aunque ha aplicado la pena menor posible contemplada en el Código Penal para este delito. Ninguna de las partes ha recurrido la decisión.

Varios policías locales en la plaza Mayor.

Zarandear a un policía uniformado y tirarlo al suelo usando “una llave de judo o similar volteándole y dejándole caer a plomo” causándole contusión lumbar y cervicalgia y hacer caer a otro al que se “golpea en la pierna de apoyo, a la altura de la rodilla, haciéndole caer” causando contusión en la misma rodilla ya está tasado: seis meses de prisión con inhabilitación del derecho de sufragio pasivo en el mismo periodo, 360 euros de multa y la indemnización de 520 euros para el agente que se llevó la llave de judo “o similar” y 820 para el de la patada en la rodilla.

La sentencia dictada por el Juzgado número 1 bis de lo penal considera probado que J.P.C., que tenía 38 años el día de los hechos, el 13 de agosto de 2016 fue parado por cuatro policías locales que habían montado un control rutinario en la avenida de Gerardo Diego de Segovia en el que se comprobó que no tenía al día la ITV del vehículo por lo que se le comunicó que sería sancionado. En ese momento, profiriendo voces, salió del coche, se acercó a uno de los agentes y usó una técnica de arte marcial –J.P.C. es monitor y forma a policías nacionales– que hizo caer al suelo al policía, al que se le desabrochó el cinturón soltándose uno de los sistemas de seguridad de la funda del arma, que el agente volvió a colocarse al levantarse.

Siempre según los hechos probados reflejados en la sentencia, acto seguido se acercó otro agente al que golpeó en la rodilla para derribarlo mientras que un tercer policía logró que se calmara y procedió a su detención mientras pedía que no le esposaran delante de su hija, que viajaba como copiloto, entrando en el coche patrulla sin oponer más resistencia.

J.P.C. negó durante el juicio las agresiones o haber insultado a los agentes y además aseguró que había sido uno de los agentes el que le habría agredido cuando bajó del coche abalanzándose contra él y agarrándole del cuello mientras que otro llegó a desenfundar su arma, aunque el juez rechazó esta versión por no tener respaldo probatorio.

De esta manera, en la sentencia se estima que los hechos constituyen un delito de Atentado a la autoridad al haberse producido la agresión a los agentes “con claro desprecio a la autoridad”, enmarcado en el artículo 550 del Código Penal, aunque el juez matiza que, pese a los conocimientos en artes marciales de J.P.C. no cabe ampliar a otros artículos “pues no se acredita el uso de armas u objetos peligrosos, ni otros elementos que generen grave riesgo¨.

El juez admite también la existencia de un delito de lesiones aunque atiende al hecho de que no necesitaron tratamiento posterior tras la primera atención de los facultativos y establece la pena mínima, una multa de tres meses con cuota diaria de 4 euros “en atención a que no consta prueba alguna de que el acusado disponga de ingresos con los que hacer frente a una sanción de mayor entidad”.

Finalmente, si admite el magistrado la petición de la acusación particular de que se indemnice a los agentes lesionados con 520 y 820 euros, respectivamente, por encima de los 300 que pedía la fiscalía.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

5 Comments

  1. Barato sale agredir a los policías.

    Mal precedente para casos futuros.

    Médicos, enfermeras, policías, maestros… Qué barato sale insultar y agredir a estos profesionales que lo único que hacen es su trabajo. Mal camino llevamos.

    Post a Reply
  2. Y lo anteriormente dicho lo hago desde el respeto a la decisión judicial, como no puede ser de otra manera, respeto la decisión pero no la comparto por el motivo mencionado en el primer comentario.

    Post a Reply
  3. Si esa es la sentencia igual es que queda más que claro que los policías mintieron,sino la sentencia habría sido otra,más vale que pidieran para la formación de esos policías que son los que están cara al ciudadano

    Post a Reply
  4. Sí quedara más que claro que igual los policías mintieron como usted señala Raquel el acusado habría sido absuelto. No?

    Y si los hechos denunciados ha quedado claro que son ciertos la sentencia parece muy suave. (Respetable,por supuesto, pero muy suave.)

    Post a Reply
  5. Absueltos entre policías ,jueces y fiscales?eso nunca pasaría ,jamás se quitarían la razón ,eso está claro para el que lo quiera ver,pero si salió como decían pegando a unos y a otros y su rebeldía contra la policia serian echos más que suficientes para que la condena no fuera esa,aquí mienten todos por ir a sacarse un dinerillo extra lo que pasa es que siempre hay una verdad,pena de justicia justa y que todos hubieran llevado su sentencia,porque mentir es delito

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *