web analytics

Retratados

Si algo había creado un consenso generalizado durante estos días de pandemia, era que el reforzamiento de lo público era necesario. Pero parece que la Junta de Castilla y León no piensa lo mismo .

La semana pasada nos despertamos con la noticia de que Castilla y León iba a privatizar las pruebas PCR en educación. Un contrato de 741.000 euros para dos empresas, Cualtis y Quirón Prevención. Un total de 247.000 euros mensuales hasta diciembre, para, según palabras del propio Mañueco e Igea “ser más eficientes”.

Y no es banal la frase, porque indicar que lo privado es más eficiente, es la excusa que se ha dado durante todos estos años de privatizaciones, para desviar fondos de lo público. De esta forma se vende que lo público “no funciona” y que es necesario por tanto contratar lo privado.

La Junta de Castilla y León se ha llenado la boca dando las gracias al personal de los hospitales y centros de salud, pero sus palabras no se han correspondido con sus actos. Somos perfectamente conscientes de cómo ha actuado la sanidad pública durante la pandemia ¿pero cómo lo ha hecho la privada? Veamos una breve cronología.

En plena pandemia, a principios de abril, fueron los primeros en reclamar al Estado su facturación, en concreto pedían el 75% y la directora del IDIS afirmaba en una entrevista que la sanidad privada podía como muchos aguantar seis semanas en esta situación. ¿Acaso lo privado no era más eficiente? Lo que queda claro con estas afirmaciones, es que la sanidad privada, sobrevive de los fondos públicos a los que tiene acceso.

Tras el final de los días más duros de la pandemia, en el mes de junio, pedían que parte de los fondos que se habían destinado a las Comunidades Autónomas para hacer frente a la desescalada (contratación de más personal entre otras cosas) fuera para ellos, en compensación por los servicios “prestados” durante la pandemia.

Finalmente en septiembre, la patronal de la sanidad privada, según se ha conocido en diferentes medios de comunicación, se está preparando para reclamar pérdidas a las Administraciones Públicas, es decir, reclamar indemnizaciones millonarias como perjudicados que pagaremos los demás.

Mientras tanto, la sanidad pública puede que haya vivido uno de los peores veranos de la historia. Atención Primaria cerraba consultorios en los municipios de Segovia, que cambiaba por cita telefónica, cuando los pueblos registran y duplican su población, las listas de espera tanto quirúrgicas como de atención especializada de otras patologías no Covid siguen aumentando y creyentes y no creyentes esperan no enfermar por no saber que hacer.

Y aunque la presidenta de la Comunidad de Madrid sea hoy noticia por, entre otras cosas,  afirmar que no existe personal sanitario para contratar, la verdad es que una de las primeras en declararlo fue la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Quizá, en vez de echar la culpa a los jóvenes y amenazarles como hizo el otro día en  el Consejo de Gobierno diciendo que sean responsables porque serán los más perjudicados de la crisis, lo que puede hacer la consejera es establecer una condiciones dignas para que nuestros jóvenes no emigren a otros países.

La pandemia ha visibilizado, aunque nos quiera hacer olvidar, quiénes han sido esenciales y se han puesto a disposición del colectivo y aquellos que solo han mirado por sus intereses individuales y que en plena crisis económica y social pretenden seguir haciéndolo.  La pandemia nos ha retratado a todos. Deberemos estar vigilantes y atentas para que no seamos los de siempre quienes paguemos las consecuencias de la mala gestión de nuestros gobernantes.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

3 Comments

  1. Váyase a Cuba o Venezuela, todo Público, o sea no hay de nada. Usted paga de su bolsillo, si tiene dólares, las sábanas, los medicamentos y paga al Médico, si le apetece operar. Pero me parece que usted debe ser más de la Quirón o la Ruber en España, como Carmen Calvo y todo buen comunista que se precie, eso sí, mientras se lo paguen los pobres idiotas que pagamos impuestos.

    Post a Reply
    • Doña Natalia, como buena podemita, y como el 90% de los funcionarios de Segovia………. a la Clínica Recoletas…… ……. Re-COLETAS.

      Post a Reply
  2. Porque no te callaasssssssssssssssssssss, a que te dedicas, que aportas a la sociedad en la que vives y tanto criticas. Sois todos unos politiquillos menguantes del tres al cuatro y asi teneis el pais. Por cierto algo tendrás que decir o criticar-mejorar de la gestión que lleva a la chepa tu socio el antes coletas ahora moñas.Sr Iglesias,su conyugue y su aliado Sr Garzoncito y la comunista marxista leninista y menistra de trabajo la Yoli.
    Salu ,mucha salud

    Post a Reply

Responder a Calimocho Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *