web analytics

¡Que vivan los novios!

noviosA punto de comenzar la primavera, el apartado dedicado a las ceremonias alcanza su ebullición. Las bodas, las comuniones e incluso los bautizos, aumentan de forma más que evidente con la llegada de los primeros rayos de sol tras el invierno. Pero, ¿la crisis habrá influido en estas celebraciones o no?, con esta pregunta nos hemos puesto en la calle para conocer como se ven en 2015 estos momentos tan especiales.

Bodas sigue habiendo y, según dicen, en un número similar al de siempre, la duda es si la celebración se realiza con la misma brillantez que hace un tiempo.

Nadie mejor que quien durante años se ha encargado de acontecimientos de este tipo para saber lo que ocurre en plena crisis. En Adanes, establecimiento dedicado a la moda para ellos en Segovia nos han contado que las cosas están “tranquilas”, se siguen las pautas habituales de vestir al padrino y a la familia antes que al propio novio. Ahora se pide un traje “sencillito, que nos podamos poner después”, nada de chaqués salvo los que son de alquiler, una opción cada vez más utilizada aunque, en algunas ocasiones, se evita para no obligar a los invitados a vestir de aquella manera.

Los precios han bajado “una barbaridad” que estiman  en un 30% pero, lo que no va en lágrimas va en suspiros, tampoco las calidades en los tejidos y en la confección son lo mismo. Antes eran prendas elaboradas en España, ahora casi todo viene de fuera porque aquí han cerrado muchas fábricas, incluso algunas de gran calidad que trabajaban para otros países. En definitiva, un panorama tristón que no tiene nada que ver con lo que ocurría hasta comenzar este periodo que no queremos ni mencionar, tiempos en los que “era un novio detrás de otro y no preguntaban precios ni escatimaban en nada” ahora, insistían, “algunos no dicen que es un traje para una boda, lo adivinamos nosotros”.

En el caso de las novias, el asunto va por similares derroteros. Genoveva, de Boutique Celia Estilo, repite de forma insistente que la crisis “se nota, se nota”. Antes, nos decía, las novias no preguntaban precio ni de los vestidos ni de los complementos, algo que ahora siempre ocurre. Los precios están igual pero, a la vez han aparecido prendas más económicas, modelos menos elaborados que tienen otros precios más asequibles para la ocasión, tanto para las novias como para las madrinas. Novias hay, como siempre pero ahora el gasto se mira y mucho.

Cambiando de tercio, como en los toros, nos fijamos ahora en la situación de los trajes de comunión. Esos que nos acompañan en los escaparates desde que termina la Navidad hasta que comienza el mes de mayo. En Boutique Infantil Helena, establecimiento especializado en ceremonias de todo tipo, afirman que las ventas van más lentas, “hace unos años, a estas alturas del calendario ya lo habríamos vendido prácticamente todo”, nos decía la propietaria.

Se nota que la situación económica tiene una vital importancia. Hay gente que no tiene problemas y otros, en cambio, lo miran mucho, van con un límite establecido y piden que no se pase de ahí y, por último, destacan que en este año se observan muchos arreglos de trajes de comunión que fueron comprados hace dos o tres años en el establecimiento y que vuelven a utilizarse por la hermana/o o el primo/a.

En definitiva, la fiesta continúa pero le quitamos un poco de pólvora al cohete, aplicamos los recortes para adaptarnos a las circunstancias y esperamos que después de la tormenta… ¡por la cuenta que nos tiene!

Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *