web analytics

Nombres mil tiene el Ingreso Mínimo Vital

Podemos se ha marcado un buen tanto arrancando del Gobierno una de sus más populares promesas electorales, el Ingreso Mínimo Vital. Una ayuda de entre 460 y hasta 1015€ mes (en función de los hijos al cargo) y con la que -palabras textuales de la nota de prensa- “supondrá la práctica erradicación de la pobreza extrema. Se calcula que esta nueva figura beneficiará hasta a 850.000 hogares”.

La verdad es que, no por buena idea, tal como se ha presentado la cosa suscita algunas dudas. La primera es si realmente estas ayudas “erradican la pobreza extrema”. De hecho en España vienen funcionando bajo diferentes nombres desde finales de los 90 y cada vez que la rebautizan crece el número de pobres. Así, en 2010 cuando se llamaba Ingreso Mínimo de Inserción beneficiaba en Castilla y León a unas 8.000 personas. Desde que se llama Renta Garantizada de Ciudadanía lo cobran sobre 15.000. Visto así, se podría pensar que cada vez que se le cambia de nombre sube la miseria.

Según la nota de prensa del Gobierno, el Ingreso Mínimo Vital simplifica los  trámites vinculados a la Renta Garantizada e incorpora elementos positivos. Por ejemplo, tramitar la RG es tan complejo que realmente se ha convertido en un factor de desmotivación laboral. En Castilla y León son del orden de 426€ mes por hogar y sucedía que costaba tanto tramitarla que el beneficiario se lo pensaba largamente antes de, por ejemplo, meterse en un contrato temporal. “Si cojo ese trabajo, vale, durante dos meses ganaré un poquito más pero luego tengo que volver a tramitar la ayuda y no me compensa”. La nueva figura permite compatibilizar la prestación y el trabajo. Eso está bien.

A priori tiene cosas igualmente buenas como clarificar las condiciones de concesión, incentivar la natalidad y primar las familias con niños, introducir parámetros de edad mínima (23 años) para el cobro de la prestación, y equiparar la ayuda para toda España. Libera de cargas impropias a las Comunidades Autónomas y pone sobre la mesa la acuciante necesidad de aprobar unos presupuestos generales del Estado.

Pues aunque no está claro cuánto terminará costando realmente  -se habla de 3.000 millones adicionales al año– digo yo que habrá que dotarlo presupuestariamente. Cabe recordar que los últimos presupuestos aprobados en este país fueron los de 2018. Hace ya tres años. ¿Puede funcionar seriamente un país sin presupuestos? Pues, oigan, España lo mismo sí, que si nos paramos a pensar lo que se debe a Teruel Existe, a Alternativa por Carbonero, ERC y esas scorts de lujo vascas que cada vez que votan sí arrancan un piso en Gran Vía…

Claro que la política española tiene poco de seria. Pues no cabe la menor duda de que esta ayuda, aún antes de que nadie la cobre,  sirve de material propagandístico de primera y justificativo de la colaboración de Podemos con Pedro Sánchez. Y a la vez, como vaselina para un aumento de impuestos, por lo demás obligado ante la enorme crisis suscitada por el covid19. De hecho, Pablo Iglesias, haciéndose eco de un tropo ampliamente extendido entre las izquierdas (no por ello menos falso) recuerda que España presenta un déficit fiscal de 7 puntos respecto a la media europea. Falso por cuanto cualquiera que maneje la palabra “progresividad”  sabrá que en lo tocante a presión fiscal es relativa a los ingresos. Más ingresas, más pagas. Más ingresa un holandés, más paga un holandés. Mira tú que misterio.

Para mí eso es lo que está en cuestión. Con 40.000M€ menos en ingresos fiscales en lo que llevamos de año (y lo que nos espera), con el gasto público disparado, la tonta a las tres de Cayetana Álvarez en lugar de encender hogueras hablando de comunistas, Venezuela e hijos de terroristas, debería proponer medidas paliativas del Default en ciernes. Y no facilitar que Iglesias se vaya por la tangente acusando al PP de golpismo. Si Iglesias o su mujer tienen pruebas al respecto ya tardan en ir a un juez. Si Cayetana Álvarez sabe de alguien de Podemos implicado en delitos de terrorismo, igual.

¿Saben qué sucede? Que realmente es más fácil apuntarse a la escandalera verbal que doblar el lomo y trabajar. Además, va uno y trata de hacer números, proponer vías de ingresos y en este país se gana fama de pesado y cargante. En cambio te dedicas a cruzar sandeces y los tontolabas que te siguen en las redes te celebran y los que siguen al insultado te deploran. Al final se habla de ti, te visualizas, y es todo lo que importa.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

7 Comments

  1. Si fuera temporal y condicionado a obtener un empleo, aunque fuera en el Sector Público, tendría algún sentido. Todo ésto supone la consolidación de la “Paguita” al estilo Per andaluz o la cartilla de racionamiento Chavista. Potencia la economía sumergida y a largo plazo no vale para nada, desincentiva la búsqueda de trabajo. O sea genera pobreza. Se necesita trabajo y el trabajo lo crean las empresas. Si las fries a impuestos y las criminalizas, pues se van. Y nos queda Pablo Iglesias fabricando el coche de los Picapiedra en Nissan. Eso sí, compra unos millones de votos.

    Post a Reply
  2. Usted no vive con el SMI, ni con una mísera ayuda. Usted será de confesión y santa Hostia diaria. Como cristiano y ser humano no puedo más que estar de acuerdo con una renta de subsistencia; como empresario, qué le voy a contar ‘agorero ilusionista’, el dinero de estas familias, incluido los Per, van al círculo de la vida para vivir o al menos seguir respirando. Como será usted muy patriota,no se preocupe que no se irá a Suiza o cualquier otro paraíso fuscal

    Post a Reply
    • A ver si queda claro, se necesitan ahora ayudas, pero se precisa más un trabajo, eso necesita la gente, no migajas ni repartir pobreza mientras los dirigentes se enriquecen.

      Post a Reply
  3. Don Luis , entonces de los próximos 7 millones u más de parados ni hablamos. No?

    Post a Reply
  4. El que cobre la paguita no tendría que votar, para que esto no fuera una compra de votos encubierta

    Post a Reply
    • Efectivamente, así tendría que ser. Me suena que algo así funciona en Finlandia.

      Post a Reply
  5. El que cobre la paguita que haga algún trabajo que beneficie a la sociedad que le da la paguita. Por ejemplo barrer calles o cuidar jardines o desbrozar arcenes de carreteras o …

    Pero que se gane la paguita y así no sirva de acicate para no buscar empleo y vivir sin dar palo al agua.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *