web analytics

Momento decisivo

En estos momentos estamos llegando casi a la mitad de la actual Legislatura. Sus frutos efectivos apenas han ido más allá de la aprobación de los presupuestos de 2017. Un periodo político que se está caracterizando por lo que se denomina en la jerga popular de “mucho ruido y pocas nueces”. Y lo que es peor, sin esperanza de cambio a futuro. Tres son las grandes cuestiones de índole política que se están determinado de cara al futuro: la salida de la crisis y mejora del bienestar de los españoles, la conformación de las expectativas de voto y el mapa electoral de los próximos procesos, y el devenir de los actuales partidos que protagonizan la acción política.

Los diferentes indicadores económicos ponen de manifiesto que España presenta una situación económica similar a la que tenía previamente al comienzo de la crisis de 2008. El último estudio publicado esta semana por el Banco de España así lo constata. En el ámbito laboral no ocurre lo mismo. Hoy hay más desempleo y trabajo precario que cuando comenzó la crisis, y la brecha entre ricos y pobres ha crecido. Sobre la sostenibilidad y suficiencia del Estado del Bienestar se abre una gran incertidumbre, como estamos comprobando estos días con el debate que se ha suscitado con las pensiones. La estabilidad política constituye otro factor de incertidumbre, en especial para la inversión, para el consumo y la creación de empleo. Al problema catalán se le une la ausencia de mayorías para sacar los grandes proyectos políticas hacia delante y la ausencia de la capacidad de entendimiento; y ello a pesar de que la previsión de crecimiento para 2018 es de 2,7% -según el Banco de España-, y en 2017 el déficit público se ha situado en el 3%, cumpliendo el objetivo de Estabilidad marcado por la UE. Sin embargo, la falta de un modelo económico consistente y competitivo hace necesario reforzar la situación política para afrontar con garantías la salida de la crisis y la generación de bienestar. No nos podemos permitir el lujo de no disponer de presupuestos a mitad de año y de fiar nuestro futuro al hartazgo de los españoles ante unas futuras elecciones que constaten el fracaso de la política. La política, ante la falta de entendimiento, está dando la espalda a los intereses de los españoles.

La agenda de los partidos políticos y la parálisis parlamentaria están llevando a los españoles a conformar y anticipar sus expectativas de voto en el momento actual, descontando el tiempo que queda para la celebración de los próximos comicios generales, que atendiendo a lo verbalizado por el presidente del Gobierno pudiera prolongarse aún durante dos años más. A ello se une la acción mediática de los lobbys y grupos de interés. Muchas de las encuestas que se vienen publicando periódicamente están viciadas por los intereses de quienes las editan. Hace unos días uno de los sociólogos de cabecera del presidente González en sus años de gobierno, me decía que para que una formación política cuente con la adhesión en el voto de la ciudadanía es necesario, en primer lugar, que se le visualice como ganador y, en segundo lugar, que tenga credibilidad para dar respuesta a sus principales problemas. Este es el juego que se disputa en la actualidad. Y este es el momento en que se conformará la voluntad de voto principalmente. En la etapa de descuento de la legislatura predominará el ruido y cada uno reforzará sus posiciones y creencias en base a su opinión asentada previamente. De ahí la necesidad de elegir adecuadamente el posicionamiento en los diferentes temas de la agenda política y de acertar en la estrategia y en la política de comunicación y liderazgo. Hasta el momento, todo indica que en el mapa electoral la izquierda (PSOE y Podemos) ha pasado de tener un peso en las elecciones generales de 2015 del 47% del voto al 37% en el que le sitúan las últimas encuestas; por el contrario, el centro-derecha (PP y C’s) ha absorbido prácticamente esa caída de la izquierda, salvo aquellos votos que irían a la abstención, que también crecen. Este es el escenario con el que abordaremos el tiempo que reste de legislatura.

Los últimos procesos electorales en Europa han generado enormes cataclismos políticos. Este es el caso de Italia. Los partidos tradicionales han sucumbido ante los de nuevo cuño, al igual que ocurrió en Holanda y Francia. En nuestro país hay especulaciones en ese sentido con respecto al futuro del PP y el PSOE. Tenemos el antecedente de Podemos en las elecciones europeas en las que emergió con fuerza y con un fuerte capital político, como pudimos comprobar en las dos últimas elecciones generales. Sin embargo, nadie duda que su capital político y liderazgo se dilapidan día a día. El devenir de las diferentes formaciones políticas dependerá de su actitud hacia los grandes temas de agenda política y su vocación futura como “partidos de gobierno u oposición”. Una actitud que el ciudadano medio es capaz de captar y olfatear con gran sensibilidad, y que determina su expectativa de voto y, en momentos críticos, su fortaleza representativa a futuro, más si su posicionamiento es abrupto y oportunista. Los votos que se pierden no regresan de forma directa en los siguientes procesos electorales, sino pasando previamente por otras opciones políticas, lo que determina un alto grado de incertidumbre en el tiempo para esos partidos. Así lo constata la sociología política, de ahí la importancia de dar consistencia a la oferta política y fidelizar a través de ellas a sus electores.

El tiempo es oro. En la acción política, también. Su tiempo va unido inexorablemente a la agenda de los ciudadanos. El momento decisivo en la toma de decisiones es aquel que nos permite observar y analizar con más claridad lo que ha ocurrido y puede ocurrir. A un año cierto de las elecciones municipales y autonómicas, y ante la incertidumbre de la fecha de las generales, los españoles comienzan a perfilar, madurar y conformar sus decisiones de futuro.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

2 Comments

  1. Mire que frase más buena, Sr. Gordo,….
    …..”No nos podemos permitir el lujo de no disponer de presupuestos a mitad de año y de fiar nuestro futuro al hartazgo de los españoles ante unas futuras elecciones que constaten el fracaso de la política. La política, ante la falta de entendimiento, está dando la espalda a los intereses de los españoles.”
    Supongo que le sonará, porque es suya.
    Si convence a otros 5 compañeros de su partido que opinen lo mismo, con Usted serían los 6 que se necesitan para aprobarlos, y así nos permitiremos “el lujo” de tener unos presupuestos antes de mitad de año.
    Pero no. El que se está permitiendo “el lujo” son los impresentables pseudo-indepen-dentistas del PNV, que se permiten la chulería hasta de chantajear con el follón de los golpistas independentistas catalanes. Es el colmo.
    Tenemos un buen problema en Cataluña por la “pernada” a los nacionalistas catalanes, y ahora nos permitimos “el lujo” de depender de otros nacionalistas.
    ¿Y Usted se permite “el lujo” de hablar de “falta de entendimiento”? Pero si ni siquiera se han sentado con el Gobierno para hablar de los presupuestos.
    ¿De verdad que no hay manera de entenderse con el Gobierno para evitar la aprobación de unos presupuestos con el chantaje y “cuponazo de 5.000 millones” del PNV.
    Ande, hable Usted con ZPedroNoNO, y cuéntele eso de que están “dando la espalda a los intereses de los españoles”.

    Post a Reply
    • Agudeza política no le falta a usted. A las pruebas me remito, pero siempre alimentándose a través del cordón umbilical de la ortodoxia del poder popular. El pensamiento divergente es la mejor manifestación de la libertad personal y de la existencia de vida. Abandone la defensa monolítica de lo políticamente correcto, más cuando firma con seudónimo. Salvo que esté a otra cosa.
      Un abrazo

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *