web analytics

Misión: Desprestigiar lo público

El otro día mi sobrina pequeña, de tres años, quiso enseñarme sus tareas del “cole”. La mayor, de seis, me pidió  que la ayudase con los deberes. “¡Qué miedo!”, pensé. Desde que Vox y  su líder Santiago Abascal dijeron que  los niños y niñas de cero a seis años aprendían juegos eróticos, no sabía lo que me podía llegar a encontrar.  Qué alivio fue ver una especie de reno “Rudolf”, así como saber que los niños y niñas de primero de primaria tenían que buscar nombres de alimentos, animales o cosas que empezaran por la erre, ele o eme. Por si alguien lo pudiera poner en duda, el “miedo” era irónico, desgraciadamente lo de Vox no, aunque más bien es puro desconocimiento.

No quiero ahondar más en el “pin parental” “neandertal” o como quiera llamar cada uno a esta aberración. Ya se ha escrito bastante sobre lo que implicaría para los más pequeños, y de manera muy razonada se ha explicado cómo vulneraría los derechos fundamentales de los menores. Y casi todo proveniente de una comunidad educativa, de la que por cierto también forman parte los padres y madres, aunque Vox y sus dirigentes no lo sepan o no lo quieran saber.  Y no quiero escribir más argumentos, porque hacerlo, sería caer en la trampa de un problema inventado, que lo único que pretende es tapar el verdadero problema que afecta a la escuela pública: su desmantelamiento.

Si tan preocupados están por la educación pública, ya podían haber mostrado este interés antes y acompañar  a esos padres y madres cuando se manifestaban en contra de los recortes. O cuando denunciaban el aumento de alumnado por aula. Podían haber apoyado al profesorado cuando denunciaban su precariedad laboral o su desaparición, como está ocurriendo con el personal de apoyo de niños y niñas con dificultades de aprendizaje.

Tenían que haber denunciado la privatización de los comedores escolares, que han reducido la calidad de la comida de nuestros niños y niñas mientras han ido llenando los bolsillos de grandes empresas como las de Ulibarri o Florentino. Debían haberse unido a las voces que piden que no se cierre otra escuela rural, dejando cada vez más abandonados nuestros pueblos, o simplemente que piden un transporte adecuado para llegar a sus respectivos centros de referencia. O simplemente, con denunciar los cada vez menos recursos de la escuela pública en favor de una escuela concertada también hubiese valido para creer en su defensa de la educación pública.

Podían, en conclusión, haber acompañado en la denuncia de los verdaderos problemas que han afectado la escuela pública en los últimos años.

Y no han acompañado porque en realidad poco o nada tienen que ver con la escuela pública aquellos que bajo la apariencia de libertad y con cierto cinismo, son los primeros que quieren adoctrinar en la diferencia a niños y niñas.

En definitiva, estos ataques no son más que otra pata de ese discurso de odio que tiene como misión desprestigiar lo público, atacar a sus profesionales y atentar contra pilares básicos de la democracia, en esta ocasión la educación pública.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

6 Comments

  1. Qué razón tienes. Suscribo una a una todas tus palabras, pero no solo es el partido fascista sino el gobierno de la comunidad, PP + C’s, tienen el objetivo único el desmantelar el servicio público y sino varios ejemplos: los vehículos de conservación de carreteras han cambiado su estilismo para que así se confundan con los vehículos de empresas privadas, buscando la confusión de la ciudadanía. Otro ejemplo, puestos de trabajo de conservación forestal, llevan años sin cubrirse y esas labores, cunado se realizan, esa es otra, la hacen empresas privadas. Así de claro. Pronto llegarán a privatizar el servicio que prestan los funcionarios de prisiones y sino al tiempo.

    Post a Reply
    • Es verdad, todo público que funciona estupendamente, como en la URSS, o en Cuba, o en la amada Venezuela de Ábalos. Todo es prosperidad y riqueza y muchos derechos humanos. Cómo no nos habremos dado cuenta antes. Natalia, que pena que no te hayas dado un paseo con Delcy a Venezuela para ver cómo se mata a un Pueblo.

      Post a Reply
  2. Segovia desaparece, que triste eres, deja tus comentarios de calimoccho, tus latiguillo de zombi.vuelve al mundo real, deja tus obsesiones o vete a la sanidad pública que hay buenos psiquiatras……aunque en tu caso a lo mejor prefieres a López ibors,de los tiempos de franco, el que hacía lobotomías

    Post a Reply
  3. DefenderLo público es lo que nos hace más solidarios, más libres,más ciudadanos…..lo otru ya sabemos lo que es, discriminación, cinismo…..y vd. Nosabe donde está,quienes somos y con quien está hablando….volver a las desigualdades.

    Post a Reply
  4. Tú debes ser Otegui o Junqueras. Que todos son tan igualitarios como tú y si no lo igualan a base de golpes de Estado o bombas.

    Post a Reply
    • Siempre la culpa la tiene Vox y eso que sólo tiene alianzas sin llegar a Gobernar, por lo menos de momento no miente. Porqué no preguntáis a Zapatero que fue el primero en poner el pin parental de clase? O eso no interesa? Venga que aquí todos solucionamos el mundo sin hacer ni el huevo.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *