web analytics

La campaña electoral entra en la universidad

De Vicente arropado por su Gobierno durante su comparecencia.

Pocas bromas. Que el vicerrector de la UVa, Agustín García Matilla, pidiera en público al presidente de la Diputación un convenio de 200.000 euros a cambio de becas estableciendo comparación con el que mantiene la institución provincial con Ie University y que le recordara además que esto “ya se habló” con el anterior presidente, Francisco Vázquez ha sido interpretado por el presidente provincial, Miguel Ángel de Vicente como una afrenta casi personal, además de entender que el asunto tiene tintes electoralistas y que Matilla le ha hecho el juego sucio al PSOE.

“La universidad tiene que ser un centro de aprendizaje y no de adoctrinamiento político, y el señor Matilla debe tener cuidado porque hay unas significaciones políticas solapadas que pueden confundir ambas cosas”, advirtió para deducir en voz alta que “parece que no es casualidad que alce la voz contra la Junta y la Diputación, justo ahora al convocarse unas nuevas Elecciones. Suena más a estrategia política que a demanda educativa”.

Pues no se hable más. Tras una convocatoria a la prensa sin contenido en el espacio “asunto”, De Vicente, también secretario del PP de Segovia, formaba a todo su Gobierno —incluyendo la “ciudadana”, Noemí Otero— en una conferencia de prensa en la que advirtió tajantemente a Matilla que “Así, no. Por ahí, no” y acusó al responsable universitario de ejercer la “demagogia política” en “una clara intención de desgaste político contra las administraciones gobernadas por el Partido Popular” y de paso le mandó a ser igual de vehemente en sus peticiones de ayuda económica ante el Ayuntamiento de la capital en cuyo suelo, recordó, está el campus.

Aunque no quiso renegar del posible compromiso que hubiera adquirido el anterior presidente con la Universidad “que yo desconozco porque no estuve en esa reunión” y recordar que la Diputación da “muestras máximas de colaboración con todos los entes sociales, culturales y educativos de la provincia” el político recordó que el que ahora preside el Gobierno provincial es él y cualquier acuerdo futuro tendrá que recibir su visto bueno.

“No estarán tan mal de dinero”

De Vicente dijo en un momento dado de su discurso que no admitía órdagos y que a este juego no quería jugar pero lo cierto es que había sacado la artillería y decidió dispararla “ya que [Matilla] se ha permitido a venir a administrar mi casa”, y puso sobre la mesa un listado de cifras de la Uva: 200 millones de euros para 18.000 alumnos frente a los 58 millones que gestiona la Diputación para 120.000 vecinos, para apuntillar que “no podemos financiar cosas que no son de nuestra competencia” y de paso meter la coletilla

García Matilla en la conferencia en la que reclamó el acuerdo con Diputación.

política para suspirar con ironía por un Plan para la Diputación similar al otorgado a Soria —el vicerrector recordaba que Soria colabora económicamente con la UVa— de 4 millones “para poder gestionar 200.000 euros para la Universidad”.

Y siguió. Que si tras gastar 15 millones en obras no podían haber reservado 200.000 euros para no tener que pedirlos a la Diputación; que si el personal de la UVa dispone de un fondo de 455.000 euros para estudios de sus docentes “que no pagan sus matrículas como el resto de los alumnos”; que si hay otro fondo de 490.000 para premios de jubilación; que si seguros médicos privados de calidad… “No estarán tan mal de dinero”, concluyó.

Quizá quiso enfriar el durísimo discurso, o sólo rematar el repaso cuando ofreció un convenio a la UVa en Segovia “similar al del Ie” consistente en la cesión a la universidad de un edificio histórico en la provincia, que tendría que rehabilitar con sus fondos, a cambio de 50 becas para alumnos de la provincia. Todo, claro, conformando un Patronato “aunque no creo que al señor Matilla le interese porque tendrían que darse muchas explicaciones”, concluyó.

 

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

8 Comments

  1. Sin entrar en el fondo del asunto, es sintomático el aire de matonismo de este presidente que necesita llevar a su equipo de gobierno para hacer unas declaraciones.¿No puede hacerlo él solo, necesita guardaespaldas? Por muy impertinente que haya podido ser el vicerrector, el presidente de la Diputación debe mantener la compostura y pensar que está representando a una institución digna (no tanto por quienes la gobiernan) y que la UVA es una parte importante de Segovia. Pero, ya lo dice el refrán, ni pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió, y un personaje como este no debería estar a la cabeza de la Diputación, no da la talla, porque la estatura no tiene nada que ver con la categoría. Habrá más exabruptos, al fin y al cabo viene de donde viene.

    Post a Reply
  2. Me encanta….es que son todos iguales ,cuando hay alguna cosa que no les guste, que les moleste , que se les critique , ¡ Ya está ¡¡¡ Acusar el discurso de demagógico, y asunto terminando. Palabra mágica dónde las haya pero a estas alturas solo denota la desnudez de argumentos que tiene el interpelado, su desfachatez, su cinismo o las tres cosas juntas.

    Sr. Viceente no nos avergüence con su cazurrería, que esta hablando a gente que no hizo un máster desde Aravaca .

    Post a Reply
  3. Las declaraciones subidas de tono del presidente de la Diputación son muy vergonzosas, desmesuradas y desafortunadas. No está a la altura del cargo, le falta talante conciliador y educación: qué puesta en escena tan ridícula, con los otros sentados arropándole, como si estuviera haciendo unas declaraciones trascendentes y no era más que una rabieta encolerizada que retrata muy bien a un personaje menor.

    Post a Reply
  4. Por cierto, la distribución de los guardaespaldas, quiero decir, de los diputados, sentados para parecer más pequeños, es penosa: los vicepresidentes solitos y el resto apiñados, ¿se puede hacer una puesta en escena más cateta? Lo que hay que hacer para ganarse el sueldo, menudo papelón estar ahí apoyando la soflama de De Vicente el inteligente.

    Post a Reply
  5. Las declaraciones de Matilla, flamante meritorio al Consejo de administración de RTVE, muy desafortunadas e improcedentes, ya que no se puede pedir trato de igualdad (subvención) entre desiguales (universidad pública vs. privada), y menos sin mediar un convenio de colaboración con objetivos y alcances muy concretos, que precisan negociación institucional seria y comedida, y no reproches ante micrófonos. Parece mentira que se dedique académicamente a ello…
    La comparecencia del equipo de gobierno de la Diputación y las declaraciones del presidente, simplemente desproporcionadas y extrañas en un señor presidente con tanta experiencia política. Una templada y conciliadora nota de prensa hubiese sido suficiente, sin entrar al trapo así.
    Se nota que andamos de elecciones…

    Post a Reply
  6. Lamentables los dos.
    Chantajista el universitario y macarra el político.
    Ambos deberían renunciar a sus puestos. Les vienen tres tallas grandes.

    Post a Reply
  7. Qué vamos a esperar de un dirigente político con discurso ‘Vox populi’ 😉

    Post a Reply
  8. Malas formas del presidente de la Diputación haciendo demagogia cuando acusa de demagogia al vicerrector de una Universidad Pública.
    Su actitud “macarrónica” como presidente (rodeado de su amenazante pandilla) no está a la altura conciliadora que del cargo público que desempeña. A su comportamiento de “hooligan” de pueblo hay que añadir el vergonzoso apoyo del actual diputado de cultura y de la también exdiputada de cultura Sara Dueñas y exalumna de la universidad en la que se educó y que ahora critica, revelando con ello su comportamiento servil hacia quien la ha puesto como vicepresidenta segunda. El sector VOX del PP toma el poder de la Diputación. Segovia en malas manos.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *