web analytics

Fería día 5: San Millán, Keops, Kefren y Micerinos

Perfecto concierto, y con más que notable afluencia de público (considerando que es martes y mañana se curra)  de los 37 segovianos en homenaje al medio siglo del mítico Sargent Peppers&Lonely Hearts Club Band, vuelta a la rebequita que vienen fríos, en el acto central nocturno del martes de feria.

Por la mañana, que es a lo que voy, presentación oficial de la “nueva” pirámide de San Millán.

Que me parece genial. Era una pirámide fea, gris y sin la menor gracia, después de todo un refrito para “camuflar” una enorme roca preexistente en la urbanización setentera  de las viviendas sociales de San Millán, la peña del gato como se la conocía popularmente y como explica en este entretenido artículo Gonzalo Ayuso en El Adelantado de Segovia.

Hubiera quedado mejor dejarla como roca, pero la curiosa pirámide terminó siendo como un icono de las casi 400 familias del barrio. No en balde, ¿cuántos chavales del mundo pueden jugar a la momia con pirámide incluida? Así que para los presupuestos de 2017, y aprovechando un patrocinio de Bankia de 70.000€, el ayuntamiento decidió encargar su repintado al colectivo de diseño urbano BoaMistura.

BoaMistura ha hecho lo que suele y lo que les ha dado cierta notoriedad en el mundillo, llenar de color el paisaje urbano, y que tantísimo encandila a las factotums de la cultura local. Ya en 2016 y de la mano de la red de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, los mismos BoaMistura se levantaron el bonito encargo (¡qué suerte tienen!)  de procesionar por las 15 ciudades una bonita muestra de arte itinerante, Laberintos líricos, que en Segovia se ejecutó, creo recordar, con ocasión de la Noche de Luna Llena 2016 y con la preceptiva lectura de inspirados poemas.

Yo no entiendo de arte urbano, y por tanto no discutiré las tarifas de pintar de colores unos 300 metros cuadrados. Total, paga Goiri… Sí puedo añadir que, una cosa es pintar y otra artistear. Una cosa es ser un humilde grafitero pinta muros, y otra un inspirado poeta cromático del espacio. Es distinto.

Y si quieres ser “distinto” tienes que vender un relato. Por ejemplo, vestir el proceso de pintado en divertido hapening participativo; o sea,  vecino que quería se le encolomaba un rodillo y como, después de todo, solo había que rellenar, adelante con los faroles. Allí estaban dale que te pego Clara Luquero y Marifé Santiago. De paso, ya tengo un item más que añadir al programa de Ferias y Fiestas de Segovia.

Pero “pinto y pasamos unos buenos ratos” queda poco posmoderno, o demasiado, según se mire, así que si aspiramos a “poeta cromático del espacio” hay que redondear el relato con un poco más de grandilocuencia. ¿Listos? Allá que va, recién sacado de la nota de prensa: “con su propuesta, Boa Mistura pretende, de forma simbólica, devolver a San Millán parte de su historia, contar a través de formas y colores el San Millán de antaño. El Sol corona la pirámide, como lo hace en el cielo. Las aguas del río Clamores corren de nuevo por la superficie, derramándose hacia la plaza y volviendo a ser el corazón del barrio. En torno al río, las casas de San Millán, representadas con el color rojo teja. Rodeando al barrio, la naturaleza, senderos de vida que devuelven a la plaza el verde que un día lució”.

Impresionante, ¿ein? Y si creen que la grandilocuencia aquí se acaba van muy equivocados. Porque a continuación entramos de lleno en el concepto “ágora”, antiguamente plaza, que tanto juego a da los arquitectos (antes se hacían plazuelas para que las abuelas tomasen el fresco sentadas en un poyete. Pero hoy los arquitectos, digo que yo que para engordar la tarifa, montan ágoras). Allá va:  “La nueva ágora se inaugurará la Noche de Luna Llena, el próximo 8 de julio. Se colocará una placa conmemorativa por parte del Ayuntamiento que incluirá la imagen de Bankia. Durante la velada cultural, será uno de los puntos neurálgicos de la noche. A partir de aquí, puede convertirse en un nuevo punto de referencia arquitectónica de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad“.

Apunten, San Millán, Keops, Kefren y Micerinos… ¡Lo que puede la pintura!

Hoy, San Rosendo.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

  1. ¿Grandilocuencia dice usted? Cursilería de la que gustan nuestras/os levitadores municiones. ¿A cuánto dice que sale la broma? Y de lo que paga Goiri, una leche. ¡Pagamos los clientes de Bankia y por alargarlo un poco todos los españoles rescatadores de la cosa ya te digo majo

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *