web analytics

Escuela pública laica

Hay que reconocer que hay que tener bien puesta cierta parte de la anatomía humana para inaugurar un Congreso de Escuelas Católicas, y decir que la libertad de elección de los padres del tipo de centro educativo no emana del artículo 27 de la Constitución Española, y eso es lo que hizo la ministra de Educación, Isabel Celaá, que dentro de las filias o fobias que pueda despertar,  en esta ocasión tenía razón.

Y la tenía porque la diferente jurisprudencia del Tribunal Constitucional, ha venido dando la razón a esta afirmación, como así lo hace el propio artículo 27.3 de la Carta Magna que dice textual que “ los poderes públicos garantizaran el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Lo que ocurre es que en el imaginario social, bajo el amparo de la Constitución, se han consolidado una serie de privilegios que no son tales, y lo que debería de ser una garantía de elección en la formación religiosa o moral, se convierte en un blindaje de  las escuelas concertadas católicas, que ven como cada año crece el dinero público transferido y esto último, bajo ningún concepto, está amparado por la Constitución.

Hay que recordar también que el olvidado artículo 16 de la Constitución recoge que ninguna confesión tendrá carácter estatal, y aquí la defensa  del derecho de las familias de acudir a una escuela sin doctrina religiosa desaparece en aquellos que, raudos y veloces,  corren en apoyo de que la  Iglesia Católica siga dentro de los centros educativos.

Es curiosa toda esta beligerancia contra la declaraciones de la ministra, porque aquellos que han salido en tropel para defender la escuela católica concertada sostenida con fondos públicos, son los mismos que no dejan de hablar de adoctrinamiento cuando se intenta que las escuelas públicas se hable de igualdad, feminismo, derechos LGTBIQ+ o educación sexual.

Contradictorio también es que estos mismos son los que defiende una y otra vez el mercado global y la libertad económica salvaje mientras que no hacen más que meterse e intentar regular el pensamiento y las libertades individuales y colectivas de la ciudadanía.

Y que cada vez sean mas los fondos que recibe la escuela concertada no es  ningún mantra que alguien se haya inventado, sino que es una realidad objetiva, visible y contrastable en los diferentes presupuestos de las Administraciones Públicas.

Aquí en Castilla y León mientras la parálisis presupuestaria afectaba a la escuela pública año tras año (y a otros servicios), amparada con la excusa de una sostenibilidad financiera y racionalización del gasto público (de la que hay que recordar que también es cómplice el PSOE cuando colaboró en la reforma el artículo 135 de la Constitución),  no lo hacía de igual manera en  los centros concertados sostenidos con fondos de la administración autónomica.

El presupuesto educativo en Castilla y León ha ido en declive desde 2010 y nueve años después ha sido imposible la recuperación del mismo, siendo en la actualidad un 8% menor que hace nueve años. Esta suerte no es la que han corrido las transferencias a centros concertados, que lejos de disminuir han sido aumentados en los últimos años, no solo recuperando valores de 2010, sino superándolos en un 2%, y aumentando el impacto de la escuela concertada hasta un 13,6% en el total del presupuesto educativo.

En estos casi diez años, los recortes en la escuela pública en Castilla y León han sido evidentes y palpables por alumnado y profesorado: aumento de ratio de alumnado por aula (como si fueran robots todos iguales), disminución de personal, congelación salarial, aumento de horas, paralización de reformas y estructuras de centros educativos, supresión de líneas educativas, recortes en atención a la diversidad y un largo etcétera de deficiencias que todavía siguen sin resolverse y que solo aquellos sentados en un despacho, han sido incapaces de reconocer parapetados por los famosos resultados del informe PISA y colgándose una medalla que corresponde a los docentes.

Así que sí, esta vez sí, Isabel Celaá tenía razón, el artículo 27 de la Constitución garantiza el derecho a la educación y a la formación en los valores que la familia desee, pero de ahí no emana una libertad de elección de los centros docentes ni tampoco el cada vez más trasvase de fondos públicos a las escuelas concertadas católicas.

 

 

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

11 Comments

  1. ……por si alguno no se ha dado por enterado, que lea este artículo, es más fácil darse por ofendido,difamar y gritar, ahora que las derechas compiten en esa jaula de grillos.Gracias Natalia.

    Post a Reply
  2. Que si, Doña Natalia, que si.
    Que va a ser mejor, que elija el colegio de los niños, el comisario politico del gobierno podemita de turno, ¿a que si?

    Post a Reply
    • Cali, además de no tener entendederas,es que no te leído la constitución. Con agitar banderas tenéis bastante

      Post a Reply
  3. Celaa y Natalia, que odian la Democracia y a Libertad, que elijan el Colegio que las apetezca. Uno soviético. Les ánimo a irse para allá, que aquí sobran. España es un Estado aconfesional, así que decidimos los padres, eso dice el 27 de la Constitución. No laico, eso en España es asimilable a una escuela comunista, vean a ésta individua. Hasta que Erc y Eta nos conviertan junto al Psoe en Cuba. Entonces ya seremos el paraíso soviético. Todos igual de comunistas indocumentados que Celaa y Natalia y Rufián.

    Post a Reply
  4. Viendo los comentarios de algunos de los que aquí opinan, entiendo porque ha subido tanto Vox en esta provincia. Además, parece que decir sandeces se contagia, puesto que además de los de siempre, ahora van apareciendo nuevos fanáticos. Ese delirio hace que me avergüence de parte de mi tierra.

    Post a Reply
  5. Yo también me avergüenzo de que mi tierra produzca cebollinos comunistas como usted que reivindican lo peor de la Historia Universal con cientos de millones de muertos y además diciendo chorradas como las del artículo que sólo animan al odio y la muerte.

    Post a Reply
    • Granjeño: La primera estupidez es que se sea o no comunista. ¿Y qué? Esa es la mentalidad de la época de Joselito. Y lo segundo es que los mayores genocidas de la historia, han sido la iglesia católica y Harry S. Truman. Y ambos no eran precisamente de izquierdas.

      Post a Reply
  6. Yo estudié en la concertada. Obviamente no por decisión propia.
    Y la conclusión que saque después de toda la etapa educativa básica que hice allí, es que si tienes dinero te tratan super bien y si eres de poder adquisitivo más bajo, tienes que tragar muchas discriminaciones y tratos de favor a los riquillos.
    Por lo tanto, digo con conocimiento de causa que la educación concertada es una injusticia.
    Quien quiera una educación privada que se la pagué. Y como pueblo, tenemos que defender a ultranza la PÚBLICA, que es la de todos.
    Y a los ” modernos nostálgicos del franquismo” como se llama ahora a los fachas de toda la vida, les digo, que no les vamos a permitir que nos devuelvan a “Cañas y Barro” que los señoritos existen porque hay paletos como vosotros. Ale iros a esparragar. Grande Natalia.

    Post a Reply
    • Algunas puntualiza iones. Los colegios concertados son necesarios. Los públicos no son suficientes para las necesidades del país. Otra cosa, nadie debería dar clases sin superar unas oposiciones públicas. Dándose está última condición no veo la necesidad de prohibir los colegios privados o concertados.

      Post a Reply
      • La concertada nació en los ochenta pues la educación pública no tenía plazas suficientes para que entraran todos los hijos del baby-boom de los sesenta y demás…, era más rápido pagar a los colegios privados que construir nuevos públicos. La situación demográfica actual es muy diferente, sobran y se cierran aulas en colegios públicos por el brutal declive de la natalidad: por tanto, la concertada ahora no es imprescindible. Esos colegios deben volver a ser privados. Lo que no podemos permitir es que se cierren aulas en colegios públicos y se gaste el dinero a mantener los concertados, que no dejan de ser buenos y rentables negocios (totalmente legítimos), como se ve en los millones que las Concepcionistas están gastando en su nuevo centro de La Lastrilla sin necesidad -aún- de vender el edificio antiguo (por cierto, el Ayto de SG les hizo un buen favor recalificando en el plan de Urbanismo el edificio de la plaza de Conde Cheste para su conversión en viviendas).

        Post a Reply
  7. Otra en la Concertada. Como Doña Natalia que fue al Claret. Que pintan los Progres(Retras más bien), llevando en masa todos a sus hijos a Colegios Concertados?. Será la coherencia?. La cara dura más bien.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *