web analytics

Encuentran el cadaver del menor ahogado en el Pontón.

Familiares y compañeros del finado esperan noticias.

Los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil han encontrado a última hora de la tarde de este 20 de julio, tras cuatro horas de búsqueda, el cuerpo de un adolescente, de 15 años y origen ecuatoriano, que desapareció bajo el agua cuando se bañaba junto a otros compañeros, miembros de una excursión organizada. Sus propios compañeros dieron la alarma al comprobar que no reaparecía después de sumergirse durante el baño, momento en el que se activó el dispositivo de emergencia que movilizó a Guardia Civil, Bomberos de Segovia y ambulancias, aunque tras los primeros minutos de búsqueda se perdió toda esperanza de recuperarlo con vida.

Los trabajos de los especialistas dieron finalmente fruto cuando, a las 20.50 horas de este 20 de julio pudo localizarse el cadáver, que había quedado atrapado entre las rocas. Tras el levantamiento del cadáver ordenado por la autoridad judicial, el cuerpo fue trasladado a las dependencias del instituto anatómico forense, en el tanatorio de Segovia, donde se le practicará la autopsia en las próximas horas.

Un familiar del fallecido es ayudado a salir del agua tras lanzarse en busca del cuerpo.

En el lugar se han vivido escenas angustiosas por la presencia de familiares del adolescente, desplazados desde Madrid, además de sus compañeros de excursión. En un momento de desesperación, uno de esos familiares ha llegado a lanzarse al agua en el momento en el que se ha localizado el cuerpo,  teniendo que ser sacado por los propios agentes que estaban en la zona.

Las aguas del Pontón Alto, que gestiona la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) están declaradas como aguas peligrosas aunque sólo un par de carteles en algunos puntos de su perímetro advierten de esta circunstancia y “recomiendan” que no se practique el baño. No existe vigilancia alguna por parte de ninguna administración pese a que la lista de ahogamientos en estas aguas, especialmente en época estival, es larga desde su inauguración, en 1993. La primera víctima mortal se registró en 1995 y la última en 2011, también en julio.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

3 Comments

  1. Descanse en paz el pobre chaval. Las advertencias de todos los años no sirven de nada. Lo siento de corazón pero se es o no se es de baño. Vigilancia pues.

    Post a Reply
    • Vigilancia y sanción. Mejor para todos. No más muertes

      Post a Reply
  2. Todos los veranos en el pontón, se hacen continuamente este tipo de “excursiones” de índole religiosa, en las que se producen bautismos, o algo parecido. La de ayer era una de ellas, de más de 100 personas. La impresión que daba es que aquello, cuando menos, era una cosa rara.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *