web analytics

El violador eres tú

Llevo algunas horas sentada frente a un folio en blanco, intentando poder plasmar y canalizar con palabras, esas sensaciones que tengo después de ver las variopintas (por llamarlas de alguna manera) reacciones de una parte de la sociedad, con respecto a la sentencia que ha condenado a tres chicos, por agresión sexual a una menor, y que sí, también eran jugadores de fútbol de la Arandina.

Digo que también eran jugadores de fútbol, porque parece que ese título les puede eximir de cualquier delito. Como si ese hecho, que fueran “famosos” en el pueblo, les hubiera convertido en una suerte de héroes a los que no les puede afectar nada y les hubiese dado licencia para actuar sin consecuencias.

Unas sensaciones que están bien definidas, y que se resumen en una mezcla de rabia, ira, asco y tristeza, que visto lo visto, como ocurriera en siglos pasados, es probable que muchos quieran invalidar por pertenecer a lo sentimental, a lo irracional, y así deslegitimar cualquier argumento.

Y es que la cruda realidad ha mostrado una parte de esa sociedad enferma, que se pregunta por qué una niña de 15 años sube a casa de tres chicos, en vez de preguntarse porque tres chicos invitan a una niña de 15 años a su casa. Una parte de la sociedad que justifica la acción porque las “niñas están hipersexualizadas”, que justifican que 38 años (a pesar de que solo cumplirán 20) es una condena desproporcionada porque “las niñas de ahora saben de todo”. Una sociedad que piensa que se les va “arruinar la vida a unos chavales” sin pensar por supuesto en la víctima, una sociedad que comparte con uno de los agresores la afirmación de “que no han matado a nadie”, como si las mujeres fuéramos esos objetos de posesión, y que nuestra vida vale poco. En definitiva ha mostrado una sociedad carente de empatía y en cierta manera enferma de machismo.

Y cuidado si te ocurre alzar la voz y denunciar, porque siempre serás una “feminazi agresiva” que finalmente has recibido tu merecido, porque te lo estabas buscando por hablar más de la cuenta y ser una “odiadora de hombres”.

Pero si algo ha colmado el vaso de la paciencia, sin duda fue la difusión de unos audios privados de una menor. Ya nos advirtieron, cuasi amenazado, públicamente con hacer esto. Ha sido denigrante ver como personas a las que se les presupone una cierta madurez, por la edad que tienen mas que nada, se hayan dedicado a difundir estos audios y hacer lo que se puede considerar a todas luces “bullying” ¿Puede haber algo más perverso que adultos acosando a una niña en redes sociales?

De todas formas no hay nada que extrañar de estos comportamientos si esa hegemonía cultural, que a día de hoy no son los libros precisamente sino los medios de comunicación, se han dedicado a perpetuar esta situación de desigualdad. Recuerdo con perplejidad como recientemente un telediario de una cadena nacional, emitía una noticia sobre el acoso a periodistas mujeres para inmediatamente después, reproducir el “fuerte aplauso” que recibía Plácido Domingo en un lugar de España. Hay que recordar que Plácido Domingo ha sido acusado recientemente de presuntos abusos sexuales, y que entre sus justificaciones estaba que “las reglas y estándares por los cuales somos, y debemos ser, medidos hoy son muy diferentes de lo que eran en el pasado” Como sí un abuso sexual no fuera tal hace 40 años.

No hay que irse muy lejos en el tiempo, ni hacer análisis profundos de discursos o de contenidos mediáticos, para saber que algo falla en nuestra sociedad cuando un profesor es denunciado por poner un vídeo de concienciación contra la Violencia de Género. Y no un vídeo cualquiera, sino uno donde se explica la historia de Ana Orantes, una de las primeras mujeres en denunciar públicamente violencia machista y asesinada después por su marido.

Incluso esta misma semana, el único procurador de Vox en las Cortes de Castilla y León, se veía con el derecho de decir en una institución pública que a “las mujeres había que obligarnos a escuchar el latido antes de abortar” Obligar y mujer en la misma frase.

Podría seguir y seguir, y desgraciadamente poner decenas y decenas de ejemplos, sobre machismo estructural, propios y ajenos. Pero prefiero dedicar estas última líneas a ella y a todas las mujeres valientes que denuncian, para decirlas que aquí estamos, que sí te creemos y que estamos contigo, que la culpa no era tuya, ni dónde estabas, ni cómo vestías.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

16 Comments

  1. Da gusto que en Navidad me llamen a mí y a todos los hombres violadores. Muy constructivo y educativo. Muy Progre y avanzando hacia la Nueva Sociedad Matriarcal. Los delincuentes son delincuentes, sean hombres o mujeres, que también hay Ana Julias Quezada.

    Post a Reply
  2. Muy de acuerdo en gran parte del artículo,lo que todavía no entiendo es el mañido titular “el violador eres tú”

    Post a Reply
  3. El titular, se lo podía haber ahorrado Doña Natalia. No todos los hombres somos violadores, es más, por suerte, solo unos pocos hombres tienen esa mente tan enferma y retorcida.

    A ver si en vez de señalar a todos los hombres, reclama usted, Doña Natalia, una educación adecuada para solventar este problema, porque aunque no se lo crean, es un problema de educación, que viene muy de lejos.

    Cuando nos daremos cuenta de que todos somos personas (hombres y mujeres) y que debemos luchar juntos con esta lacra que aún persiste en la sociedad…

    Post a Reply
    • Que cojones de “educación adecuada”. La EDUCACIÓN (si. con mayúsculas) la tienen que dar los PADRES (también con mayúsculas). Ese es el problema. Que la mayoría de los padres no educan. Se piensan que tienen que educarlos en todo en los colegios. Los colegios es para darlos conocimientos. La educación es de los padres.
      ¿En que familia piensan que los hombres son unos violadores en potencia como insinúa la boba de Doña Natalia?
      Estamos tontos.
      No te jode.
      Violador lo será tu padre.

      Post a Reply
  4. Que cojones de “educación adecuada”. La EDUCACIÓN (si. con mayúsculas) la tienen que dar los PADRES (también con mayúsculas). Ese es el problema. Que la mayoría de los padres no educan. Se piensan que tienen que educarlos en todo en los colegios. Los colegios es para darlos conocimientos. La educación es de los padres.
    ¿En que familia piensan que los hombres son unos violadores en potencia como insinúa la boba de Doña Natalia?
    Estamos tontos.
    No te jode.
    Violador lo será tu padre.

    Post a Reply
  5. Doña Natalia, ¿nos podría indicar en que juzgado, y de que País, ha sido acusado Plácido Domingo de presuntos abusos sexuales?

    Post a Reply
    • Mire yo soy un hombre tengo una esposa y dos hijos y no soy un violador, soy una persona.
      Violan los violadores y matan los asesinos.
      Vaya espectáculo que están dando ustedes, con esto.
      Pena de muerte a los violadores.
      O que quiten las cárceles, como alguna podemitas en la comunidad de Madrid dice.

      Post a Reply
  6. La verdad es que sale más caro presuntamente violar que matar. Si no que se lo digan al de los tirantes, 5 años y saliendo en junio del 2020 contra 38 de los futbolistas.
    Puteros = Violadores con dinero, leí el otro día en un cartel, yo creo que el feninazisno se os va de las manos, el caso es quejarse y llamar de todo a los hombres en general. Y a lo de oír el latido del corazón del feto, ese niño también tiene un padre que lo puede escuchar, pero como no parimos, no decidimos…

    Post a Reply
    • Las Leyes están para aplicarlas y cumplirlas. Si nos parecen mal habrá que intentar, a través de los cauces legales, cambiarlas. Pero no dando voces, ‘pancarteando o porqueSílodigo yo’. Propuesta: les corten los cojones a todos los violadores (vale, unisex: gónadas). Como esto no supone que no sigan en las suyas, en una urna blindada con ranura para pan y agua y se pelen a pajas.

      Post a Reply
      • Dice Vox“las mujeres había que obligarnos a escuchar el latido antes de abortar”
        Lleva razón por bobas, inmaduras e irresponsables…te sientes orgullosa de abortar?

        Post a Reply
        • Otros ni escuchan, son robot al servicio de cuatro iluminados del lo que yo digo va a misa y punto.

          Post a Reply
  7. ¿ Y no es lo mismo decir que todos los hombres son unos violadores que decir que todas las mujeres son unas ….?? No te parece absurdo Natalia generalizar de esa manera? Que igualdad se consigue así????

    Post a Reply
  8. Solamente voy a debatir referente al título, el título ya lo deja claro, todos los hombres somos violadores, con ese título de entrada no voy a opinar, porque no me apetece que me insulten de gratis y luego soliciten mi opinión.

    Viendo este título, alguien en algún momento tendrá que reconocer que esto se nos va de las manos

    Antes que debatir el fondo en el cual no he entrado, cuidemos las formas, máxime si se trata de “periodistas”.

    La justicia tendrá que poner coto y orden en algún momento, porque las formas cada vez rozan más lo delictivo y hacen flaco favor al objetivo que se persigue.

    El director del diario no debería haber aprobado un título así, no hace justicia a nadie.

    El violador no soy yo, son las personas encausadas, juzgadas y condenadas en sentencia firme por un tribunal de justicia.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *