web analytics

El referéndum sobre el chiringuito que divide a Ortigosa

Estado actual del chiringuito del complejo deportivo que se pretender reformar.

Ortigosa del Monte pasará por las urnas este mes de septiembre. La previsión era votar el 19, pero está por ver si dan de sí los plazos legales. Es una consulta popular con todas las letras, autorizada por el Consejo de Ministros el pasado 30 de junio y que deberá ratificar si el vecindario ratifica o no la proyectada reforma del bar de las pistas deportivas, popularmente, el chiringuito.

En cualquier caso el referéndum, o por mejor decir, el proyecto de reforma del bar, ya ha abierto una crisis en el partido independiente que desde 2015 mantiene en la alcaldía a Juan Carlos Cabrejas, tras conseguir una amplia mayoría el pasado año con cuatro concejales, por 2 el PP y uno el PSOE. El 2 de septiembre, la hasta ahora teniente de alcalde, segunda de la lista en la Candidatura Independiente, Pilar de Frutos, era fulminantemente cesada. “Me ha destituido sin ni siquiera comunicármelo personalmente”, explicaba la cesada, que achaca la decisión al talante “dictatorial” de Cabrejas. “No hay equipo de gobierno, pues es él únicamente quien gobierna y no consulta con sus concejales nada de lo que hace”, explica y menciona también que “las inversiones no se realizan enfocadas a las necesidades del municipio”.

Es el asunto de los 45.000€ de inversión proyectados para la conversión en una cafetería el chiringuito de las pistas deportivas. Tras una importante remodelación de las pistas en los años previos, el proyecto estrella de los independientes de Cabrejas para el actual mandato era rematar el complejo y convertir un quiosco actualmente bajo carpa en una señora cafetería, además de renovar servicios e instalaciones subsidiarias de las canchas.

Pero en enero, los dos establecimientos hosteleros del pueblo presentaron alegaciones. Y pasó que en el pleno el alcalde se quedó en minoría para rechazalas. De Frutos votó con la oposición y las alegaciones prosperaron. Para salvar el proyecto, y de acuerdo entonces con la concejala del PSOE, Cabrejas optó por convocar una consulta popular vinculante. El pueblo decidiría. Si a finales de mes hay más votos a favor que en contra, la flamante cafetería seguirá adelante, si es al contrario, pues no.

Desde entonces los equilibrios políticos han cambiado, Cabrejas acusa a su ex-teniente de alcalde de “estar más con el PP que con el Equipo de Gobierno”, salva las votaciones por el voto de calidad y por la abstención del PSOE. Así las cosas, en septiembre el alcalde cesaba a su ex-mano derecha por “pérdida total de confianza”, explica Cabrejas.

Como siempre hay dos versiones. Cabrejas refiere que el cambio de sentido de De Frutos es por su vinculación familiar con uno de los bares que alegaron contra el proyecto y apunta a una rivalidad comercial malentendida. El bar del chiringuito funciona más que bien y eso estaría perjudicando a los intereses de los hosteleros. También dice el alcalde que el proyecto figuraba en su programa y que De Frutos apoyaba inicialmente la inversión. “Ella ha estado nueve años de concejala, no es justo que diga ahora que no se ha hecho nada”, explica.

¿Competencia desleal?

Desde el PP, compran este argumento, pero recalcan dos cosas. Una que el proyecto inicial era una reforma de 10.000€, no un restaurante a todo equipar. Y recuerdan que por el chiringuito el adjudicatario paga 300€ al año. “Por una terraza minúscula los bares pagan 200€ al año. Y además pagan IBI y demás impuestos”, explica la portavoz popular Julia del Castillo. Así las cosas, para el PP es completamente normal que los hosteleros protesten ante una flagrante competencia desleal patrocinada por el consistorio. “Con dinero de todos el ayuntamiento monta un bar de lujo para hacerles la competencia y que renta 300€”, explican.  Denuncian que los 45.000€, más de la mitad aportados por la Diputación, suponen dejar seca la partida de inversión “cuando tenemos 36 viviendas que han quedado fuera del proyecto de fibra óptica, que creemos sería una inversión más necesaria”.

Cabrejas lo matiza. “Los 10.000€ es una cifra que De Frutos se puso como límite, no es real, no es verdad, nuestra intención inicial era hacer unas buenas instalaciones y así sale en el programa electoral que nos comprometimos a llevar a cabo y por el cual obtuvimos el doble de votos que el resto de partidos”, dice, y se defiende de que la adjudicación es de apenas de 300€ al año  “porque fue la única que se presentó al concurso. Obviamente, el contrato saldrá nuevamente y el que ofrezca más se lo llevará”.

Al final los vecinos deberán votar. No es la primera vez. Ya en 2014 el municipio convocó una consulta popular para decidir si las obras de remodelación de la plaza debían respetar el imponente pino que preside el lugar o pasarlo por el hacha. Ganó el pino por 20 votos a favor y 6 en contra.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Pues que los vecinos voten, como está previsto, es la mejor solución. También es lógico que si esa obra formaba parte del programa electoral de los que ganaron las elecciones, debe hacerse… sin embargo, parece que en los pueblos pequeños las rencillas e intereses particulares prevalecen sobre el interés general. Habrá que esperar a la votación

    Post a Reply
  2. Garrulez en estado puro.
    Es gratificante saber que en Ortigosa los problemas son de esta índole.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *