web analytics

El Procurador del Común insta a estudiar la declaración truchera del Eresma en Segovia

Ante la inacción de las administraciones, aficionados a la pesca recurrieron al Procurador del Común para desencallar la declaración de río de aguas trucheras para el Eresma a su paso por Segovia. La respuesta recibida este mes de septiembre es clara: al entender del defensor del ciudadano de Castilla y León el río tiene visos de cumplir con los requisitos de esta modalidad de protección, instando por tanto a la Junta a estudiar la implementación de la medida.

A propuesta de pescadores segovianos, el pleno del Ayuntamiento de Segovia aprobaba en 2018 una moción presentada por IU solicitando la conversión del Eresma a su paso por Segovia “río de aguas trucheras”. Esta declaración comporta severas restricciones a la pesca con muerte y pretende mantener áreas activas de biodiversidad en ríos y riberas.

Pasarela sobre el río Eresma, entrada al valle del Clamores.

La moción cayó en saco roto. En noviembre de 2019 la Junta descartaba la declaración apelando a que la orden reguladora prevista para 2020 ya contempla la generalización de la prohibición de capturar y extraer truchas en todos los ríos de Castilla y León, por lo que no cabía una normativa superior de protección del salmónido.

Lo que hace ahora el Procurador del Común es desmontar la argumentación de la Junta. Y es que la prohibición general de capturar truchas, bajo fuerte sanción de 3.000€, el llamado cupo cero, no inhibe la matanza de cientos de ellas en los tramos de acceso libre como el Eresma en Segovia. En estos tramos ribereños se puede pescar todo el año otro tipo de especies con cebos naturales y anzuelos llamados de muerte, dotados de arponcillo. Como la trucha no lo sabe entra al cebo y dado la contundencia del anzuelo se produce daños a menudo mortales. El resultado es que cada año en Segovia son devueltas al río (a veces no, en función de los escrúpulos del pescador y la proximidad de agentes ambientales) cientos de truchas que terminan muriendo. Una política que indirectamente también anima el furtivismo.

Eso no pasa en los ríos con declaración de aguas trucheras. Allí está prohibida la pesca de todo tipo durante los periodos de puesta y cría. Entre marzo y junio sí se pueden capturar piezas -truchas insistimos que no- pero solo con cebo artificial y anzuelos sin arpón, que apenas dejan heridas en las piezas. El resultado es que los ríos con declaración se convierten en viveros de truchas, además de otras especies, con mayor diversidad y por tanto salud para el entorno.

La procuradoría entiende por tanto que, contra lo que dice la Junta, existen notables diferencias en el régimen jurídico de aguas abiertas y aguas trucheras. Así pues considera necesario que la consejería de Fomento y Medio Ambiente “realice los estudios biológicos pertinentes para determinar si la población de trucha común existente merece que pueda ser calificado como agua truchera”, y que si tal fuera, debería iniciarse el expediente para tal declaración.

La pelota vuelve a estar, pues, en el tejado de la Junta.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Lo que mata la fauna de los ríos, son las aguas sucias, en especial cuando hay tormentas, porque las canalizaciones no dan abasto y, de eso no dicen, ni hacen nada ninguna administración

    Post a Reply

Responder a Ahorano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *