web analytics

El misterioso caso de la media docena de autobuses rotos

Un autobús remolcado en Padre Claret. (Archivo).

El 17 de octubre fue un martes negro para el transporte. Y de paso, un miércoles nefasto. , por cierto, los dos primeros días de lluvia en casi dos meses. La flota de autobuses, en cuadro, por el K.O. técnico y al mismo tiempo de seis vehículos, fallaba por los cuatro costados. Se perdieron servicios, los vehículos atestados no se detenían en las paradas donde decenas de estudiantes los veían pasar bajo la lluvia matinal del miércoles perdiendo clases, lo mismo que le pasó a un buen número de trabajadores que llegaron tarde a sus puestos y vecinos en general de distintos barrios; el casco antiguo se quedaba sin el servicio de la línea 9 —si bien es cierto que esa ruta tiene un escasísimo uso— porque, a la desesperada, el microbús que la recorre habitualmente se destinó a suplir las carencias de la línea 6…

El desastre sólo es achacable a la mala fortuna, a “un cúmulo de incidentes desafortunados nunca vistos en este servicio desde 2004, cuando se inició la contrata actual”, de acuerdo con la alcaldesa, aparentemente desconcertada ante una situación que “no tiene explicación”.

De acuerdo con la versión municipal, la sucesión de infortunios comenzó a las 14.00 horas del martes, cuando un autobús de la línea 1 chocaba con una farola en Padre Claret destrozando la luna lateral del autobús. Casi sin solución de continuidad —aunque el Ayuntamiento deja de datar con exactitud las averías en este punto— los cristales de otros dos autobuses se rompían, sin causa aparente, llenándose de grietas, aunque sin llegar a caerse el cristal. En los talleres de los urbanos no había lunas para reponer así qué los tres vehículos se tuvieron que quedar en las cocheras a la espera del pedido.

El casco antiguo se quedó sin servicio porque el autobús de esa línea se trasladó a la 6. (Archivo).

Y entonces llegaron las averías mecánicas que afectaron a dos vehículos de los más antiguos, pero también a uno de los últimos incorporados a la flota hace dos años. El diagnóstico es variado: una avería eléctrica, una caja de cambios y la rotura de uno más en “otra pieza” que no se ha concretado pero que tampoco existía en los almacenes de la concesionaria por lo que “hubo que pedirla” y aún se está esperando a que llegue “de fuera”, relatan desde la Alcaldía recordando aquellas escenas de los sesenta en las que todos los recambios “había que pedirlos a Alemania” y siempre tardaban semanas en llegar.

Con seis autobuses fuera de servicio, la empresa sacó a la calle todas sus existencias vaciando totalmente las cocheras pese a lo cual las carencias seguían siendo evidentes y masivas, tanto que, durante su comparecencia ante los periodistas la alcaldesa pidió con resignación “disculpas a todos los vecinos que se vieran afectados”.

El mantenimiento seguirá como está hasta que se renueve la contrata.

Luquero trató de sortear además las críticas del grupo municipal popular que el día anterior había lamentado los fallos del servicio y había exigido un mayor esfuerzo en mantenimiento de los urbanos. “El mantenimiento es el que está previsto en el contrato y hay que cumplirlo”, aseveró antes de volcarse en recitar la lista de mejoras que en este sentido se incluyen en el pliego de condiciones para adjudicar el nuevo servicio, la próxima primavera en el mejor de los casos.

La regidora se mostró convencida de que no se repetirá una rotura masiva de autobuses como la ocurrida esta semana pero advirtió que “alguna incidencia es normal que ocurra en una flota de autobuses que cada día recorre 4.300 kilómetros entre todos ellos”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Con lluvia, es increible ver circular los buses segovianos. Cada curva es un reto y no les cuento cuando suben por San Juan, culean y sólo la pericia del conductor salva de cruzarse en la curva de Conde Cheste. Sólo hay que ir a verlo. Los concejales no, que esos tendrán quien les lleve (los que no estén por turnos en Segovia, seguro.

    Post a Reply
  2. No se preocupen, en nada elecciones y ya nos venderán la moto medio arreglada o arreglada del todo (mientras tanto a los usuarios ‘ajo… agua… y resina…’) y… votaremos. Y, como piensan que nos chupamos el dedo, volveremos a caer en la trampa. O eso creen o tenemos lo que nos merecemos y, eso (.)

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *