web analytics

El estado obsoleto de la flota obliga a FCC a alquilar vehículos

La concesionaria de la limpieza viaria y recogida de basura, FCC, se ha visto obligada a alquilar un camión de recogida de basura con el que completar la flota de vehículos necesarios para prestar con garantías el servicio ante la “baja” prolongada de algunos de sus viejos camiones por averías “que no se solucionan en un día”, según han confirmado fuentes de la empresa.

La renovación de la flota de vehículos de “equipos de servicios ciudadanos” es una de las cláusulas más importantes del nuevo contrato cuyo pliego de condiciones sigue en tramitación, a caballo entre los servicios de Urbanismo, Medio Ambiente y la Mesa de Contratación y acumula ya un retraso de 17 meses, ya que el actual se encuentra prorrogado desde mayo de 2018. Tras prestar servicio durante 13 años largos, los camiones y otros vehículos utilizados por la empresa se encuentran en un estado de obsolescencia por la acumulación de kilómetros y horas de servicio que superan con creces la “vida útil” que tenían prevista.

El vehículo alquilado por FCC, en un servicio en el barrio de Nueva Segovia.

 

De este modo, la empresa se ha visto obligada recientemente a alquilar un camión de recogida de basura que trabaja a diferentes horas, tanto en la recogida de residuos orgánicos como en los de reciclado, apto para todos los contenedores de la ciudad salvo los del casco antiguo, además de una furgoneta de apoyo, un arrendamiento que “no es barato” de acuerdo con fuentes de la empresa, que no han querido concretar la cifra pero que se estima en torno a los 6.000 euros mensuales, según las indagaciones realizadas por esta redacción. Se trata de gastos que en principio asume la propia concesionaria, pese a estar realizando el servicio en precario por los retrasos acumulados en la puesta en marcha del concurso, el mas importante, por cuantía económica y trascendencia del servicio, de los que establece el Ayuntamiento.

No es la primera vez que se da la circunstancia de que FCC se vea obligado a recurrir a este tipo de alquileres. Ya ocurrió durante la pasada Semana Santa, cuando varias averías prolongadas en los camiones dejaron “en cuadro” los vehículos en servicio durante un mes y medio.

Lenta maquinaria burocrática

Durante la pasada primavera y antes de las elecciones, el entonces concejal de Medio Ambiente, Jesús García, insistió en multitud de ocasiones en el anuncio de la “inminente” conclusión de la tramitación del pliego aunque lo cierto es que el concurso no llegó a ponerse en marcha antes del paso por las urnas. Los retrasos en la constitución del Ayuntamiento, las vacaciones estivales escalonadas de los funcionarios de distintos departamentos implicados y la perezosa maquinaria burocrática del Consistorio han evitado prácticamente cualquier avance desde entonces y mantienen a fecha de hoy el documento encallado en la Mesa de Contratación, que estudió este asunto por última vez la semana pasada aunque sin otorgar el visto bueno a las condiciones que refleja en las que aún están pendientes modificaciones.

De este modo, y como ya ocurrió con otros importantes pliegos, como el de los autobuses urbanos, la mesa de Contratación y la inspección de servicios se constituyen en el estrecho embudo en el que se “atascan” los pliegos.

El actual concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, ha reconocido los retrasos y la lentitud del proceso de puesta en marcha del concurso, aunque asegura que los técnicos de su departamento “están trabajando a tope” para ajustar los detalles aún pendientes bajo las “pegas” y modificaciones que imponen otros departamentos y la propia sección de la inspección de servicios. Para Galindo, el documento tiene “prioridad total”, según aseguró a acueducto2.com, aunque sin comprometer ninguna fecha para convocar el concurso.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

1 Comment

  1. Jesús García, posiblemente el peor concejal de medio ambiente que hemos tenido en Segovia. Tal vez se debió a que su preocupación por la ciudad fuese otra que la limpieza. Una ciudad sucia. Si bien es cierto que hay mucha gente guarra, también es igual de cierto, que el Ayuntamiento debe poner todos los medios que estén a su alcance para que el civismo impere en nuestra ciudad. Las calles están sucias, llenas de colillas de cigarros que tiran al suelo los fumadores, cajetillas de tabaco, bolsas, papeles, servilletas de papel volando por las zonas donde hay terrazas de bares, malas hierbas que crecen en las aceras y bordillos, no se limpian las hojas que caen de los árboles, nos se barren las calles, no se ven máquinas barredoras, etc, etc, etc. Cualquier que se pasee por la ciudad lo puede comprobar (excepto en el azoguejo y en la calle real) Esta es la herencia que le ha dejado al nuevo concejal del ramo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *