web analytics

El arte de saber estar

Poco les duró a algunos la “alegría” del domingo, cuando en menos de 72 horas PSOE y Unidas Podemos firmaban un acuerdo de gobierno de coalición, que por comentarios y rabietas, bien parecía la llave para abrir la caja de Pandora y desperdigar por el mundo todos los males habidos y por haber.

Cierto,  a mí me levantó el ánimo, no es fácil digerir que la tercera fuerza política de este país es fascista, xenofoba, racista y machista, y que ocupará 52 escaños. Escaños que serán utilizados no para construir sino para destruir, pareciéndose más al desgobierno por el que algunos partidos abogan y a los que VOX propone ilegalizar, toda una paradoja.

Tampoco fue muy alentador, el “a por ellos” que gritaban la noche electoral, un génerico poco genérico, dirigido a mujeres, colectivo LGTBIQ+, “inmigrantes”, menores no acompañados, partidos nacionalistas, o en definitiva, a todos aquellos que no entienden España como ellos lo hacen y que se ha visto materializado en las diferentes pintadas que aparecieron en sedes de colectivos feministas en toda España o en el aumento de agresiones racistas, que hicieron que hasta el Defensor del Pueblo tuviera que emitir un comunicado alertando sobre el aumento de la xenofobia.

Así que sí, no ha habido nada mejor para parar la euforia fascista, xenófoba, racista y machista, que algunos imaginen a Unidas Podemos en la vicepresidencia del gobierno de España, así como para parar todo lo que lleva acarreado un partido como VOX , plasmado en su programa electoral: desaparición de las autonomías ( ¿se pueden imaginar que sería de Castilla y León en un estado unitario madridcentrista?); rebaja de impuestos a “cascoporro” , sobre todo para los más ricos, relegando el sistema de protección y justicia social en un mero acto caritativo; acabar con todo un capítulo II de la Constitución basado en los derechos fundamentales y libertades públicas así como acabar con la figura del defensor del pueblo o cualquier organismo encargado de proteger los derechos y libertades fundamentales; levantar un muro en Ceuta y Melilla al estilo Trump; reescribir la historia de nuestro país; una lucha contra la mujeres con la eliminación de cuotas (con 52 diputados es el partido con menos mujeres ocupando escaños tanto solo un 27%, lo que implica 14 de 52) , la eliminación de la Ley de Violencia Machista, la desaparición del aborto libre y gratuito o la exclusión de los productos de higiene femenina de la rebaja del IVA al 4% ( y aunque esto último pueda parecer una nimiedad, es sintómatico de la misoginia que gastan); la vuelta a la participación de España en guerras (que eufemísticamente denominan misiones militares); o unirse a los países más ultraconservadores de la Unión Europea, como la Hungría de Viktor Orban, reprobado por la Unión Europea por su autoritarismo.

Pero la pérdida de papeles ante el acuerdo de diez puntos firmado por Unidas Podemos y PSOE, basado en los artículos sociales de la Constitución ( podrían pasar a denominarse “los olvidados”) también pasó factura al resto de partidos. En Ciudadanos, que no es que tuviera una noche electoral muy alegre, el sentir de la formación, o lo que se denomina pérdida de papeles,  estuvo personificado por Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León, que en un ataque evidente de ira (los tiene muy a menudo últimamente) no dudó en apropiarse como objeto  de Castilla y León, ponerla junto con los cromos de la Liga y bajarse al lugar de encuentro oportuno, para intercambiarla por no sabemos qué. Luego claro cuando se dio cuenta que la política no trata de posesión tuvo que rectificar.

En el PP, como siempre el desacuerdo sobreactuado lo mostró Cayetana Alvarez de Toledo, proponiendo un “Gobierno de Concentración Constitucional” , a saber lo que quería decir. Pablo Casado que le pilló con el pie cambiado todavía está pensando si volver a la estrategia del “felón” o por el contrario comportarse como el “demócrata” que dice que es, y aceptar aquello que la ciudadanía ha decidido que sea (por dos veces).

Pero la reacción del pacto PSOE- Unidas Podemos, también llegó hasta aquellos que no se presentan a las elecciones pero que siempre quieren mandar más que nadie. La patronal decía “que es lo contrario de lo que necesita la economía de España” , por no decir que era lo contrario de lo que necesitan ellos para seguir beneficiándose de la precariedad laboral. Por otro lado las eléctricas recelaban de que Unidas Podemos tuviera competencias en su área, no vaya a ser que éstas no puedan seguir desplumando a los usuarios para que no pasen frío.

El acuerdo del pasado martes, no solo ha servido para rebajar el soufflé de alegría de muchos que querían ir “a por ellos” la noche del 10 de noviembre, tampoco para demostrar que es posible poder llegar a acuerdos, sino que también lo ha hecho para mostrar que el saber estar en política es un arte del que muchos no parecen querer participar, y que la democracia consiste no solo en defender la Unidad de España y autoproclamarse constitucionalista, sino también en respetar la voluntad popular y mostrar el desacuerdo con educación, y sin declaraciones histriónicas, llenas de odio y violencia verbal.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

8 Comments

  1. Para muros los que tienen sus amigos Pablo Iglesias e Irene Montero en su casoplón de Galapagar.

    Por cierto, no veo que abran las puertas de su chalet para acoger dentro a un solo Mena.

    Post a Reply
  2. Lo peor de lo peor de la especie humana se han unido para pillar pasta y poder. Tiempo de Rojos, hambre y piojos.

    Post a Reply
  3. Qué gran novela Rebelión en La Granja, de G. Orwell.

    La lectura de Rebelión en La Granja y la de 1984 facilitan la comprensión de la situación que vivimos.

    Estoy seguro de que doña Natalia las ha leído y coincide con mi opinión.

    Post a Reply
  4. Yo también tengo el “animo” levantado, Doña Natalia.
    Estoy deseando que “arranque” de una vez su “gobierno progresista-progresista-progresista-progresista-progresista-progresista”, con proetarras, indepes, peseterospnv, y pedigüeños, que tanto progreso va ha producir a los Marqueses de Galapagar.
    Que cojones. ¿Quien dijo miedo? Las cosas cuando antes empiecen, antes terminan. Cuatro años pasan volando, y ver contentos a ocho millones de bobos, no tiene precio.
    Por mi parte, ya estoy empezando a contribuir con ese “gobierno” de “progreso”, anulando un viajecito de Navidad, y la compra de un nuevo coche. Lo siguiente serán los regalitos de Navidad, y con toda seguridad podré tirar con la ropa y calzado que tengo, no tan “a la moda”. Y por supuesto, las comiditas, en casita. Por supuesto, todo ello es consecuencia de las enormes posibilidades de que mi empresa pueda cerrar, o me despidan.
    Esperemos que todo se compense, cuando los ocho millones de bobos (en su inmensa mayoría funcionarios) muestren su alegría y confianza en el “gobierno” sociata-podemita, y empiecen a tirar de Visa como si no hubiera un mañana.
    Buena suerte, y que la lotería de Navidad nos ayude.

    Post a Reply
  5. Ya te caerás del guindo, so pardilla. Pensar que esto que estáis haciendo es lo que quiere la mayoría de los españoles es de estar muy ciego. Cuando acabe esta aventurilla, que será mucho antes de lo que pensáis algunos, volverán las aguas a su cauce y vosotros tarde o temprano os tendréis que poner a currar y a generar algo para la sociedad, que ya está bien de vivir de la sopa boba, maja.

    Post a Reply
  6. La historia se repite.
    Hace no mucho tiempo , en un lugar no muy lejano ….. recuerda.
    Dejemos la guerra, perdón la fiesta en paz y pongámonos a trabajar para no caer en una crisis institucional.de imprevisibles resultados.

    Post a Reply
  7. Eso de desviar la atención hacia el “monstruo VOX” para que se materialice el contubernio de marxistas (los de Karl y los de Groucho, ambos dos modelos), es más viejo que el hilo negro, Natalia.
    Yo sigo estando más interesado en qué dedica ahora su vida profesional desde que dejó las Cortes de CyL, y si está esperando que con estos “méritos” mediáticos que aburren hasta a las ovejas, le toque algún carguete en ese chupi-gobierno que igual se acaba pergeñando. Conteste, por favor.

    Post a Reply
  8. Querida Natalia, la legitimidad que dan las urnas es difícil de rebatir. Pero el problema que hay de fondo en la sociedad española en estos momentos es trasciende a cualquier juego político de partidos que se da en cualquier democracia. Te paso una entrevista de El Confidencial de ayer, para que veas a qué me refiero.

    https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2019-11-16/slavenka-drakulic-balcanes-crisis-politica-espana-nacionalismo_2337340/?utm_campaign=BotoneraWebapp&utm_source=whatsapp&utm_medium=social

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *