web analytics

Cuéllar se queda sin toros

El 19 de junio la Junta daba cuenta de las medidas a adoptar en la nueva normalidad, con recomendación general de suspender fiestas mayores y toda actividad que suponga aglomeraciones. Las reacciones no se han hecho esperar y el alcalde de Cuéllar, Carlos Fraile, anunciaba la cancelación de los Encierros de Cuéllar, del 29 al 3 de agosto. Fraile informaba que ya se ha puesto en contacto con las ganaderías para cancelar los acuerdos, pedía comprensión al vecindario, y a las peñas que, llegadas las fechas festivas, se abstengan de realizar festejos privados. El ayuntamiento todavía no tiene claro el nuevo destino de la cuantiosa partida de fiestas, del orden de 500.000€.

La medida parece haberse aceptado con resignación y comprensión entre el vecindario, al menos en función de las reacciones en redes sociales. “Lo primero es la salud” era el comentario más repetido. En el extremo opuesto, no ha sentado nada bien en el mundo taurino, que recuerda que precisamente bajo la nueva normalidad se contempla la posibilidad de celebrar corridas con aforos limitados al 75%. Igualmente el sector cultural, confrontado a un año ruinoso. En Castilla y León, el decreto de nueva normalidad vigente al menos hasta septiembre regula los eventos al aire libre con un aforo máximo de mil personas y todos sentados, circunstancia que en la práctica elimina la posibilidad de las fiestas mayores en su formato habitual.

Toros para celebrar el fin de las epidemias

Descontando periodos de guerras y epidemias, los Encierros de Cuéllar, documentados como los más antiguos de España, se vienen celebrando ininterrumpidamente desde el siglo XV, remontándose la tradición incluso a dos siglos antes. Curiosamente, los toros no solo se celebraban en Corpus y San Juan -fechas más recurrentes históricamente hasta el traslado de las fiestas a finales de agosto-, también se corrían encierros con motivo del nacimiento de algún heredero de la Casa de Alburquerque, o incluso, con motivo de la finalización de alguna epidemia. (Más información).

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. Yo me alegro, esos pobres animales se les dará más tiempo de vida y no morirán en la plaza escuchando a los humanos como jalean u disfrutan viendo su sufrimiento y su muerte

    Post a Reply
    • Esos animales que dices…si no tienen mercado ni tan siquiera nacerán…. que hay que ser cortito…

      Post a Reply
  2. Es tremendo que los toros van a tener más derechos al final que los 43.000 muertos, sin funeral ni ningún tipo de respeto. Y con un trato indigno sin poder acceder a un Hospital, ni atención médica que a un toro sí se le daría.

    Post a Reply
  3. Nacer para que tu muerte sea un espectáculo es peor que no nacer. Y precisamente porque a la gente no se les ha permitido asistir a un entierro, tampoco se les permite asistir a un encierro, es por la salud de la gente, no por la de los toros. Que hay algunos que entienden lo que quieren porque no van a poderse divertir viendo sufrir a un toro. Mátense Uds mismos si eso les gusta

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *