web analytics

Clara Martín, la incógnita

Ha terminado el ciclo de despedida de la alcaldesa Clara Luquero, ese periodo lleno de sensibilidad —que si, que si, que es todo humanidad y sensibilidad pero ¿era eso lo que se le pedía a una alcaldesa?— y de lágrimas enganchadas a la glotis durante el que he tratado de encontrar un solo argumento de esos de “mira lo que he hecho, ahí queda para la posteridad de lo bueno que es” pero no ha habido forma. Y mire que lo siento, que se me van pasando los años y la ciudad esta nunca va hacia arriba.

Pensé que eso de destacar logros llegaría de la mano (del discurso mas bien) de los Lastra, Tudanca y Aceves el mismo día de la renuncia de la alcaldesa pero me encontré con que a la vicesecretaria del PSOE todo lo que se le ocurrió es mencionar que conoce a la homenajeada desde hace ocho años. Y los otros dos ni siquiera eso.que estaban pensando más en clave de futuro y de venta del nuevo argumento. Ya sabe “verás lo buena que va a ser Clara Martín”. Como balance de ocho años de Luquero en la Alcaldía en el día de su despedida no resultó muy luminoso, la verdad.

Como será la cosa que ni siquiera explotaron aquello de que se trataba de la primera mujer que ocupó la Alcaldía segoviana y sólo se acordó de este recurso su mano derecha, Jesús García, que tiró de aquel eslogan mal vendido de “palabra de mujer” con el que Luquero se presentó en 2014 y encima, al portavoz se le quedó arrugado en un sollozo y no se le entendió cuando trataba de colarlo. “Adiós Clara, gracias por los servicios y adiós. Estan buenos los pasteles ¿Los has hecho tu?” me sale como mejor resumen de la despedida de los suyos. Bueno, al menos no han organizado un homenaje “popular” autopromovido como hizo el anterior.

Así que, a rey muerto… Clara Martín puesta. A la ilustre cla de mandatarios socialistas les sirvió la visita a la ciudad para, al menos, poner cara a la que se ha señalado como sucesora. Una mujer sin historial de gestión —bueno si, tres años en Urbanismo sin brillo alguno hasta el momento, en el periodo más gris de la época PSOE— ni de partido, donde su carné aún conserva el calor de la plastificadora y su vida activa como militante está por estrenar.

Espere, que me resisto a adelantarme a los acontecimientos a ver si va a resultar que una vez instalada en la Alcaldía los segovianos descubrimos un animal político de agárrate y no te menees. Lo que pasa es que Martín no va a tener ni los cien días esos de colchón que se suele dar a los políticos a su llegada al cargo, que mayo de 2023 está a la vuelta de la esquina —esa es la reválida, lo de ahora es una interinidad— y hay que llegar a entonces con algo en las manos.

Encrucijada

Se da por hecho que será elegida como nueva alcaldesa —no se esperan espantadas de última hora en el Grupo socialista, ni sorpresas por parte de los socios de IU y las advertencias y amagos del portavoz de Podemos en este y otros sentidos hace tiempo que no impresionan a nadie— y en esa posición, Martín tendrá que optar por una de dos opciones: o el camino de la continuidad, o el de la revolución que haga patente su impronta.

La primera opción puede ser la más cómoda pero no parece la más correcta: El modelo de Luquero se ha evidenciado como totalmente agotado sin remisión, llámelo “motivos personales” si quiere, pero la ausencia de éxito político es total, y mantener esa senda no creo que sea una opción admisible para el segoviano, necesitado de algo palpable que le hagan recuperar cierta ilusión por su ayuntamiento.

En cuanto a la segunda vía, que requeriría mucha más audacia, incluso si en la cabeza de Martín estuvieran bullendo decenas de ideas enormes, los problemas para su desarrollo son la falta de tiempo para aplicar cambios de calado en la política municipal y en la estructura del Gobierno. Resulta que si al final se decide, lo va a tener que hacer con el equipo de Luquero, en el que no todos los miembros son precisamente “los suyos”. La opción de la “revolución” conlleva cambios importantes, aunque sólo entre los concejales socialistas. Recuerde que una tenencia de alcaldía y las concejalías cedidas a IU están pactadas y firmadas. Parece lógico pensar en este supuesto de optar por esta vía de “cambios” que la alcaldesa ceda la delegación de “su” especialidad, Urbanismo y que establezca severos cambios en su núcleo duro.

Decidiéndose por una u otra vía, cómo distribuya las delegaciones y quienes ocupen las tenencias de Alcaldía, las primeras decisiones que tendrá que tomar, aclararán en buena medida cuánto se cree Martín su nuevo cargo, si el PSOE tiene ya resuelta la cabeza de cartel para 2023 o estamos ante un parche y mientras, qué podemos esperar los segovianos de la segunda alcaldesa que tendrá Segovia.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

8 Comments

  1. Pues si resultara ser “un animal político “, que no creo, ya se la cargarán sus compañeros y compañeras de la familia socialista para que no les haga sombra. Ala, mucha suerte y a demostrar todo lo buenísima que dicen que es.

    Post a Reply
  2. Creo que es la nada. El vacío. No esperen nada de nada. Humo y aire.

    Post a Reply
  3. Solo hay dos opciones y ambas son catastróficas:
    Opción A: Más de lo mismo.
    Opción B: Menos de lo mismo

    Post a Reply
  4. Va a ser más de lo mismo. Qué ha hecho en la concejalia de urbanismo? Nada para solucionar los enormes problemas que tiene esa concejalia.
    Pues nada se puede esperar como alcaldesa, 4 malas contestaciones a la oposición, el aplauso de los suyos a las mismas y nula gestión.

    Post a Reply
  5. Sra Martin entre amigos y enemigos puede que tu mandato sea un infierno.
    Plantea un concurso público y popular de ideas, sugerencias u ocurrencias … y después actúa en conciencia.
    Serás más feliz.!!!!

    Post a Reply
  6. Otra que no paga impuestos en Segovia, así que tendrá cero poblemas en seguir subiendo el IBI de forma asfisiante. Y como debe el cargo a su mentora, ya sabemos quien va a seguir gobernando en la sombra…

    Post a Reply
  7. Parece una mujer seria y trabajadora. Me atrevería a decir que es la persona más decente, y casi la única, que tienen los socialistas en el Ayuntamiento. Carece de experiencia en gestión, proyecto y liderazgo. Podría ser un buen peón, nunca la cabeza.
    Está vendida. Las encuestas tal y como reveló un medio segoviano daba una estocada de muerte a Luquero. El cambio es una táctica de lis socialistas para intentar salvar los muebles. Ni con esas. El relevo de Arahuetes salió bien porque las expectativas de voto del Psoe era buena y a Clara no se la conocía como alcaldesa. Estaba bien valorada. Ahora no se da esas circunstancias. La prueba del nueve es que ni el tte alcalde ni otros concejales con más opciones han querido optar. La dimisión de Luquero refuerza el mensaje de que su gestión ha sido un desastre. Las siglas del Psoe están muy devaluadas. La mayoría absoluta del PP y Vox está garantizada y me temo que por muchos años. Se repiten los resultados autonómicos por mucho que nos digan que viene el lobo. Pobre Clara Martin, y mucho más con esa gran cantera que tiene.

    Post a Reply

Responder a Todo igual o peor Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *