web analytics

Armand y Michèle Mattelart, la comunicación como causa

birretesytogas

Conocidos en el mundo universitario como "los Mattelart", Michèle y Armand Mattelart pertenecen a la generación que en los 60 puso a la semiología en la punta de lanza de las humanidades. Analizando los hipertextos y subtextos de los medios, de la cultura, desmenuzando los discursos, los iconos, la literatura, los estereotipos, pretendían extraer una nueva epistemología con la que ampliar nuestra comprensión sobre los movimientos sociales, superando los paradigmas estructuralistas y funcionalistas que marcaba la pauta del momento.

HonorisCausaMattelartMyALos trabajos de los Mattelart en el Chile de Salvador Allende, su relación con los movimientos revolucionarios y la resistencia contra las dictaduras militares, les granjearon popularidad en el panorama de la comunicación hispano-parlante. Armand Mattelart, como recordó en su laudatio su madrina, Salomé Berrocal, es Honoris Causa por las universidades de Nueva León (México), Córdoba (Argentina), Málaga y, desde el 5 de mayo, por la Universidad de Valladolid, en lo que son los dos primeros Honoris Causa que se doctoran en el campus público de Segovia.

Una ceremonia que sirvió, también, para recalcar el rol que la facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación (promotora del honor junto con la de Informática y la de Filosofía) aspira a tener en el marco de la UVa: la referencia autonómica universitaria en los estudios de Comunicación y Publicidad, ampliando para próximos cursos su catálogo de títulos con el grado de Comunicación Audiovisual y mejorando su oferta de posgrados.

 

Armand Mattelart se ha distinguido en la comunidad académica como un teórico, radical en sus planteamientos, que alerta sobre como el poder económico persigue instrumentalizar la comunicación para un dirigismo social tendente a la desmovilización  y conversión del ciudadano en mero consumidor de flujos político-económicos fuera de control. Desde los años 90, el foco de su crítica se sitúa especialmente en las tecnologías de la información, que como señaló en su lección magistral, a la vez que parecen apuntar hacia "la vieja utopía de la ciudad-mundo entendida como un reparto equitativo de los conocimientos"  encierran también un riesgo, una "zona de sombra",  relacionada con la pérdida de control sobre los espacios de libertad personal. "Hacemos transparente al ciudadano pero, en cambio, convertimos en opaco el poder", dijo. Es el caso del conflicto entre el derecho a la información y el derecho a la intimidad, que hace que nuestros datos más personales sean hoy moneda de cambio de los grandes grupos mercadotécnicos para una publicidad "personalizada", y a partir de ahí, el control sobre a qué debemos aspirar, qué debemos pensar y cómo reaccionar. Es también el caso del conflicto entre seguridad y libertad, con tecnologías cada vez más invasivas, más orwelliana, en detrimento de los espacios de libertad. El mercado nos modela, pero en contrapartida, quienes lo dirigen son cada día más gaseosos, más incontrolables;  han superado las barreras del control cívico y ubicado su residencia en "la nube" de los Big Data.

De Allende a la crisis neo-liberal

Como glosó en su laudatio Agustín García Matilla, los trabajos de Michèle Matterlat participan de los mismos mecanismos metodológicos que los de su marido pero se han orientado tanto al análisis de los medios como, especialmente,  al papel de la mujer. Michèle Matterlat habló de Chile -"nuestra primera casa"- y de cómo la reacción contra Allende, mediatizada por las oligarquías y sustanciada en el rotativo El Mercurio "nos puso rápidamente en presencia de modos de resistencia inéditos de parte de sectores hostiles al cambio". Es ahí donde se produce un hallazgo que marca la trayectoria intelectual de la Honoris Causa, el descubrimiento de nuevos códigos para "pasar de la noción amorfa del perfil medio del público, a sectores de público identificados por su pertenencia a grupos, a corporaciones con intereses particulares a las que se trataba de movilizar... Yo misma estudie el rol de la movilización femenina -en referencia a las caceroladas contra Allende, protagonizadas por amas de casa de clase media y alta, movimiento muy importante a la hora configurar un estado de ánimo proclive al golpe de estado de Pinochet-  analizando como en torno a la representación sesgada de lo femenino los sectores conservadores construyeron buena parte de su insurrección". A partir de ahí Michèle enfoca su reflexión a "la importancia política de la representación del género" recorriendo los diferentes paradigmas hasta el momento presente caracterizado por una "crisis del territorio identitario", no percibimos con claridad en qué consiste ser mujer, qué ser feminista "un contexto de crisis sobre el que planea la ideología neo-liberal que tiende a reducir la emancipación de la mujer al acceso y uso de la modernidad consumista".

Una trayectoria vital e intelectual en pareja tan apasionante como intensa, como señaló el rector de la UVa, Daniel Miguel San José, en el parlamento final: "los nuevos doctores honoris cusa han sabido analizar la realidad sin que la realidad acabase con ellos. Merece la pena escuchar sus consideraciones y preguntarnos cómo hemos podido aceptar que algunas ramas del saber hayan tenido que ceder tiempo de dedicación en la enseñanza básica... Gracias por ayudarnos a interpretar el mundo de un modo crítico, porque, sinceramente, eso nos hace más libres a todos".

Fue el colofón a una brillante ceremonia en la que el campus María Zambrano desempolvó toda su gala, togas, birretes, coro, en un acto que contó con la presencia de varios antiguos rectores, el embajador de Bélgica, la alcaldesa de Segovia y la directora general de Universidades de la Junta de Castilla y León, entre otras.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *