web analytics

La evaluación final de Primaria, entre dudas y sospechas

1.384 alumnos escolares segovianos de Sexto de Primaria se enfrentan entre ayer y hoy a la controvertida evaluación final individualizada de Educación Primaria, un prolijo examen derivado de la LOMCE que no tiene valor académico, y que más bien está pensado como una herramienta de evaluación externa de la calidad docente impartida durante la ESO. “La prueba es un sistema objetivo de señalización de objetivos, contenidos y competencias que deben adquirir los escolares al final de la etapa que facilite la transición a la ESO. Además, es una herramienta de contraste sobre el nivel de adquisición de las competencias y un apoyo a la toma de decisiones de los docentes, al ofrecer nuevos elementos para la posible detección temprana de carencias en los aprendizajes”, explica la consejería de Educación en una nota de prensa.

El resultado de la evaluación final se expresará en insuficiente, suficiente, bien, notable y sobresaliente. Los tutores entregarán un informe individualizado a las familias antes del 8 de junio, con el resultado global y por competencias evaluadas y que tendrá carácter informativo y orientador. Está previsto que escolares de tercer curso de Primaria pasen por una prueba similar, pero aún está pendiente de desarrollo en Castilla y León.

La evaluación consiste en la realización de diferentes pruebas: comprensión oral y escrita en lengua castellana -escucha de dos audio-textos que serán reproducidos en el momento y lectura comprensiva de dos textos-, expresión escrita en lengua castellana -composición escrita de dos textos-, conocimientos y razonamientos matemáticos para la resolución de problemas y competencias básicas en ciencia y tecnología.

24 alumnos “pasan” de la prueba en Segovia

La intermitente entrada en vigor de la Lomce, juntamente con las críticas suscitadas, ha enrarecido y sumido en ambigüedades el proceso evaluador. Tanto es así que a pocos días de la prueba, en Segovia, muchos centros no tenían clara todavía la dinámica de la evaluación.

“No se sabía si se iba a poner o qué”, explica un maestro. De hecho, aunque se trata de una iniciativa nacional teóricamente obligatoria, al final solo las autonomías gobernadas por el PP han puesto en práctica la medida, frente al desacato de las demás. Desde los sindicatos docentes, tampoco se ve con buenos ojos la prueba; “se teme que se convierta en un mecanismo de discriminación de centros o en una herramienta de calibración de la productividad del maestro”.

En Segovia, 24 alumnos del total de 1.384 no han hecho la prueba, siendo la provincia de Castilla y León con un mayor número de “objetores”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *