web analytics

Te cambio una virgen por un diablo

Fotomontaje de la estatua del diablo sobre el pretil de San Juan.

El Ayuntamiento planifica instalar la escultura del demonio —el de la leyenda, el que construyó en una noche todo el Acueducto menos una piedra cuando intentó engañar a una chica segoviana (como es sabido, “la mujer que yo más quiero”) pero acabó siendo ella la que le hizo el lío— en torno al 20 de enero, que me lo ha dicho Claudia de Santos que, como yo, asiste entre sorprendida y atónita a la polémica generada por la decisión de su instalación “que es sólo municipal” (Esto lo dijo Clara Luquero).

El pretil de San Juan con huecos creados este 9 de enero.

La cosa se precipita, que mientras los obreros parecen haber empezado a preparar el lugar de asentamiento del nuevo elemento de ornato público y captación turistas, este mismo jueves se aprueba en la Junta de Gobierno Local el convenio con el particular, José Luis Herrero de Andrés, por el que este va a pagar la fundición de la figura y su instalación, todo gratis para el Consistorio, que también ha recibido sin coste alguno los derechos sobre la obra de Juan Antonio Abella, que por cierto, le adelanto que representa a un diablo sentado en el pretil con una herramienta de tijera de esas de subir piedras que usaban los romanos sujetando con ella el último sillar, el que nunca llegó a poner.

Virgen del Acueducto.

Esa leyenda la conocen todos los segovianos y pronto miles de turistas también, pero la historia que traigo hoy es otra. Resulta que el mecenas que pagará los aproximadamente 9.000 euros de la fundición en realidad no buscaba en un principio financiar la fabricación de la figura del diablo, sino la restauración de la de la virgen del Acueducto. Según me ha contado el propio Herrero —y ratifica De Santos— algunas semanas después del 18 de abril aquel en el que se desprendieron en forma de trozos de piedra algunas partes de la figura que aún permanece en el sotabanco del Acueducto y sensibilizado por las reiteradas llamadas públicas que se hacían desde Patrimonio municipal para tratar de encontrar un patrocinador que sufragara la reparación de la estatua virginal acudió a la Concejalía para ofrecer “sus” morteros de cal —trabaja con este tipo de materiales— con los que arreglar la imagen.

Pero llegó tarde. En ese momento ya estaban casi cerradas las conversaciones con la Real Fábrica de Moneda y Timbre que, como se sabe, se va a hacer cargo finalmente de todo el proceso de restauración, incluyendo la compleja bajada desde su ubicación actual y su futura instalación en la Casa de la Moneda que, no en vano, fueron los monederos que trabajaban en ella los que la donaron en su momento.

Diablo de Lubeck.

No le descubro nada si le digo que De Santos no es amiga de dejar escapar una ayuda, sea una subvención o sea un patrocinio. Para entonces ya trabajaba con la idea de la estatua del diablo en la cuesta de San Juan, así que puso en contacto al escultor Abella con el mecenas Herrero que, tras ver el molde, los bocetos y las condiciones de “cesión total” en las que se haría la obra, aceptó el trueque que le ofrecía la concejala y pasó el destino de la ayuda económica del arreglo de la figura de virgen a la fundición de estatua de demonio. “Siempre de buena fe y pensando en ayudar al sostenimiento del Acueducto”, concluye en el final de su historia.

¿Entonces existen mecenas desinteresados en pleno siglo XXI? Se preguntará usted. Pues parece que si. El ejemplo palpable es José Luis Herrero, un segoviano de lo más normal, padre de familia, miembro de la directiva del equipo de fútbol sala de Naturpellet Segovia y trabajador de una empresa dedicada, entre otras cosas, a los calados para restauración de monumentos cuya actividad puede apreciarse en distintos puntos de la muralla, el Alcázar, el monasterio del Parral o los palacios de La Granja y Riofrío. Pero también la casa de las Conchas de Salamanca, la Giralda de Sevilla o las estatuas de la Cibeles y Neptuno, en Madrid, o el patio del Colegio de Arquitectos de Segovia han probado el efecto de su mortero sin coste.

El antecedente en la colaboración directa similar a la que se rubricará en los próximos días con el Ayuntamiento se puede encontrar en el convenio firmado en 2012 por el que se recuperó un muro y su esgrafiado en la plaza de San Martín. Entonces donó 12.000 euros.

Convenio para San Martín, en 2012.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

11 Comentario

  1. Luis Herrero, tampoco es que sea de lo más normal…

    Tiene una empresa que se dedica a restauraciones (no es un simple trabajador, como apuntan en la noticia, es empresario), que ha sido contratada por el Ayuntamiento en varias ocasiones (según esta noticia) y que hace donaciones al mismo Ayuntamiento…

    No sé lo que les parecerá a ustedes, pero a mí me resulta bastante curioso ese círculo de “contratación-donación”.

    No obstante, bienvenidas todas las personas que quieran aportar dinero desinteresadamente a la ciudad.

    Post a Reply
    • Pues si son “bienvenidas todas las personas”, deje de hacer recaer sospechas en la gente.

      Post a Reply
      • ¿Sospechas?

        ¿Por decir que algo me resulta, cuanto menos, curioso?

        ¿O por decir que dicha persona no es un simple trabajador de empresa (como intenta vendernos la noticia), sino un empresario?

        El que parece estar sospechando parece usted…

        Post a Reply
        • ¿Aprendiz de Verdugo? No llega usted ni al primer escaño del cadalso. Curioso, efectivamente: “curioso círculo de contratación-donación”. Ahí queda eso: simplemente llama la atención 😉

          Post a Reply
          • Que paralelogramo tan culto es usted. Me alegro de que también le llame la atención.

  2. Por incordiar un poco. Ya que los monederos que donaron la virgen eran los de la Ceca antigua, que lo pongan en el Postigo del Consuelo, al lado del Corralillo de San Sebastían, ubicación de dicha casa de moneda 😉

    Post a Reply
  3. Pero quién es este señor José Luis Herrero de Andrés que le da lo mismo la Virgen que el diablo ?

    Qué empresa tiene que le hace ser tan generoso con el Ayuntamiento ?

    Tal es el poder de convicción de la señora concejala, que el señor José Luis se ofrece para restaurar la Virgen, y sale del Ayuntamiento con el encargo del diablo ?
    Manda huevos que no entiendo na !

    Post a Reply
  4. Señor Herrero, le gustaría ser recordado como un segoviano que pago una estatua del diablo.
    Por dios arregle la Virgen y el diablo para quien lo quiera.

    Post a Reply
  5. ¡Una estatua recordando la leyenda más popular de la ciudad! ¡Qué pecado! Por Dios santo dejen de decir memeces y hagan de mecenas de las iglesias y algunas vírgenes que falta nos hace (y sus arreglos, por lo general, los pagamos entre todos con fondos públicos). Pero dejen a cada cual que gaste su dinero como le dé la real gana. Gracias, al menos en mi nombre, señor Herrero. Por cierto, ‘la virgen’, como indica la noticia (no hay peor ciego que el que no quiere ver -o leer-) ya tiene quien la arregle.

    Post a Reply
  6. Señores y señoras antiestatuas (las que ustedes digan, por supuesto), únase a los antisistema que acosan a un hostelero por alquilar un local para un acto político, completamente legal. Son ustedes los mismos con distinto collar.

    Post a Reply
  7. Por favor, dejen de decir disparates, acusaciones y manipulaciones pedáneas, fruto de la envidia y querer dominar la voluntad de los demás; estamos en el siglo XXI, aunque por lo que vemos algunos segovianos no están dispuestos a permitirlo, contra viento y marea, cueste lo que cueste, quieren sumir a Segovia en el pasado “glorioso” que la hizo insignificante. Habrá que tener mente abierta al futuro o de lo contrario acabará como uno de tantos lugares despoblados, unas ruinas listas para ser fotografiada por los turistas desde el autobús.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *