web analytics

La Casa del Pulimento tiene un plan: quiere ser la Ceca de San Ildefonso

Era una de las partes del proceso de fabricación del cristal más laboriosas. Tras obtener el lienzo de cristal había que pulirlo, quitarle toda aspereza y potenciar la transparencia, para lo cual decenas y decenas de trabajadores se afanaban en pulir con arena la superficie. Con la construcción de la Real Fábrica de Cristales y la novedad del vidrio plano, que permitía obtener lienzos de cristal de gran formato, en La Granja se habilitó un primer mecanismo hidráulico en lo que es hoy la calle Calandria, la pulidora de Ventura Sirt, que mecanizaba parcialmente el proceso gracias a la energía hidráulica, posteriormente sustituida por caballerías que movían las ruedas. Pero el proceso era insuficiente para la ingente producción. A la muerte de Ventura Sirt, el nuevo ingeniero John Dowling, especializado en aprovechamientos hidráulicos se puso manos a la obra.

Dowling, un ingeniero irlandés, afincado en España, desarrolló en 1761 un nuevo sistema hidráulico que optimizaba el viejo proceso . La máquina de Dowling pulía el equivalente de cien trabajadores. Para hacerla funcionar hubo que construir un caserón a la vera del Cambrones, que pudiera aprovechar la fuerza del agua. El ingenio se puso en marcha en 1783, deviniendo todo un referente tecnológico, hasta el punto que L’Encyclopedie de Diderot y D’Alambert la menta como uno de los ingenios más prodigiosos de la ingeniería de la época.

Hoy se la conoce como la Casa de la Máquina o la Casa del Pulimento. O directamente no se la conoce. Eso sí, llama la atención. Es un caserón en ruinas, de unos veinte metros de largo por 10 de ancho, con el tejado abierto, ubicado a pocos metros del Cambrones, por encima del puente Viejo donde termina La Granja y empieza Palazuelos. Como recuerda el concejal granjeño Ricardo Hernanz “cuando decayó la producción de cristal, a principios del siglo XIX, quedó en el abandono. Los propietarios la destinaron a cobijo de animales, a guardar leña, y ya finalmente, se abandonó. Hace unos años cayó el tejado, hoy está invadida por la maleza”.

Sin embargo el histórico complejo puede estar a las puertas de una segunda oportunidad, y tras la senda de la Casa de la Moneda de Segovia, resurgir como un centro de interpretación donde revivir el ingenio de aquellas máquinas movidas por el agua. El primer paso se dio el pasado mes de enero, cuando coronando complejas gestiones iniciadas en 2005 el consistorio aprobaba la inscripción en el registro de bienes municipales de la Casa de la Máquina del Pulimento. Desde entonces y a todos los efectos ya es de los vecinos del Real Sitio.

Poco antes, en noviembre de 2016 la Asociación de Amigos del Vidrio de La Granja, o Asociación III, impulsada por el propio Hernanz y una decena de historiadores, técnicos del vidrio e ingenieros, tiene por objetivo, además de difundir el patrimonio intelectual de la tradición vidriera granjeña, y a semejanza de la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda, poner en marcha un proceso de recuperación y restauración de la Casa del Pulimento. La visión es que dentro de una década el caserón abandonado de ventanas cegadas por las zarzas sea un complemento turístico de primer orden, con la arquitectura restaurada y, en el interior, una copia de la máquina de Dowling en perfecto funcionamiento. Del antiguo caz y los sistemas de depósito del río no queda ni rastro. Riada tras riada el lodo del Cambrones ha ido engullendo lo que fue la admiración de Diderot.

“Va a costar, pero queremos que esto sea como la ceca de Segovia. La idea es primero presentar un proyecto de restauración, tener un estudio arqueológico e  ir consiguiendo fondos para una gradual recuperación del ingenio”, explica Hernanz.

Fotos. Vista de la Casa del Pulimento, entre los límites de término municipal de La Granja y Palazuelos. De la Fundación Juanelo Turriano, grabado de la casa en el siglo XIX. Esquema de la máquina de Dowling. Ricardo Hernanz, presidente de la Asociación III junto a la casa. Vistazo al interior desde las rendijas de la puerta de entrada.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

4 Comments

  1. Que tengan ustedes muchísima suerte y no topen con las ‘autoridades competentes’ e ‘intelectuales adocenados del poder’ y les chafen el proyecto para hacerse con el cotarro, las medallas y las fotos (aunque les quedará la Historia que pone a cada cual en su sitio). Lo dicho tengan cuidadín no les defenestren. En cuanto consigan el objetivo, dada la situación del edificio, ponen un complejo rural hostelero a las primeras de cambio 😉 ¡¡¡Suerte con el proyecto!!!

    Responder
  2. Me huele mal

    Responder
  3. Un concejal, una asociación? La casa del pulimento? Que busca este señor? Quien lo va a pagar? Ya se verá….

    Responder
  4. Perdonen pero la Casa de la Maquina no esta a la orilla del rio Eresma sino a la orilla del rio Cambrones,como bien dicen según salimos de La Granja direccion Torrecaballeros al cruzar el puente sobre el rio el edificio que vemos a nuestra derecha que lleva años abandonado a su suerte y cada vez más deteriorado , como tambien lo esta el antiguo Pajarón. Un saludo

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *