web analytics

Homenaje tempranero

Vista parcial del público congregado en la pradera de La Fuencisla.

Vista parcial del público congregado en la pradera de La Fuencisla.

Conté (y reconté y cotejé con otros) unas 300 personas desde mi privilegiada atalaya del escenario al que subió Pedro Arahuetes para recibir “homenaje popular” de los presentes, a los que se invitó a tajada y huevo (afirman que se paga a escote entre los organizadores). El ex regidor, claro, emocionado.

“Los organizadores” son en este caso un ente abstracto. La petición formal de permisos tenía la firma de Antonio Horcajo, el presidente del Centro Segoviano en Madrid e Hijo Predilecto de la ciudad desde noviembre, pero también se alude a “otros colectivos”: cocineros, pasteleros, artistas…

Arahuetes participó en los preparativos del acto desde primera hora de la mañana.

Arahuetes participó en los preparativos del acto desde primera hora de la mañana.

Ciertamente, el paisaje humano en el meollo no era distinto al de cualquier otro acto “popular” parecido que haya vivido usted en los últimos once años, en los que habrá coincidido exactamente con los mismos entusiastas colaboradores. La clac habitual, vamos. No es novedoso que los Gobiernos locales tienden a crear su entorno, entusiasta a veces, agradecido otras, más si son de larga duración.

En realidad, el esfuerzo de “la organización” lo ha soportado el ex concejal Juan Cruz Aragoneses y al parecer, en constante sintonía con el homenajeado que, acuérdese, fue el que primero divulgó en su cuenta de una red social que le iban a homenajear y que estaba en el lugar del festejo desde que comenzaron los montajes de fogones y mesas, mucho antes que los invitados…

El ex concejal, Juan Aragoneses, contempla el desarrollo de los actos junto al escenario.

El ex concejal, Juan Aragoneses, contempla el desarrollo de los actos junto al escenario.

Luego está lo del mensaje telefónico del secretario socialista, Juan Luis Gordo a ejecutivos y secretarios locales sobre la exaltación del socialismo aprovechando los vivas a Arahuetes, que no debió ser bien entendido: el propio Gordo, el senador, Félix Montes, la alcaldesa, Clara Luquero y algunos (algunos) ediles del actual equipo de Gobierno y ni rastro (salvo el meritorio Aragoneses) de los que trabajaron en los equipos de Arahuetes, junto a un grupo poco numeroso de militantes socialistas conformaban el paquete político entre los reunidos.

Arahuetes-PSOE(g)1

 

Arahuetes recibido en el escenario por Alfredo Matesanz en presencia de Clara Luquero y Antonio Horcajo.

Arahuetes recibido en el escenario por Alfredo Matesanz en presencia de Clara Luquero y Antonio Horcajo.

El acto, como tal, aunque carente de regidor y con el director despistado, se mantuvo en los márgenes esperados, con el presidente de la Asociación de la Prensa, Alfredo Matesanz, como conductor, tuvo como teloneros a los cocineros en grupo, al dibujante José Orcajo —autor de una caricatura de Arahuetes repartida entre los asistentes—; el “organizador”, Antonio Horcajo; la alcaldesa,  Luquero y al propio homenajeado. No hubo ninguna novedad en el texto ni inflexión emocionada que no pueda presumir en ninguna de las intervenciones que se sucedieron.

La imposición de una faja (azul-Segovia) puso colofón a la parte oficial, que el resto fue un constante ir y venir del homenajeado por la pradera entre abrazos y besos del personal que le paraba a cada paso, se fotografiaba e incluso reclamaba autógrafos para recordar la jornada en la que Arahuetes no perdió la sonrisa casi ni un solo instante.

 

El homenajeado firma un autógrafo sobre la espalda de un participante en el acto.

El homenajeado firma un autógrafo sobre la espalda de un participante en el acto.

Es para ello. No es común que un alcalde reciba un homenaje “popular” tras salir de la Alcaldía y menos si esa salida se produce por la marcha anticipada, inesperada e inexplicada del afectado. (Arahuetes anunció un día del último febrero que se iba dos meses después y así, sin una sola explicación más, se despachó el final de once años de mandato).

Pese a ello, en el acto de homenaje se han vuelto a escuchar las proclamas hacia “el mejor alcalde de la democracia”, aunque tal afirmación quizá resulte arriesgada en este momento por ser, claramente, demasiado entusiasta y menos sin una valoración completa y con cierta perspectiva del trabajo realizado. Demasiado pronto.

Una referencia: el último alcalde que colocó su nombre en una calle, Miguel Canto Borreguero, lo hizo hace diez años, un cuarto de siglo después de que abandonara la Alcaldía. Por cierto, no estuvo para presidir el acto de la placa el alcalde, Pedro Arahuetes y fue sustituido por Juan José Conde. La cuenta lleva a 2040.

Arahuetes.Aurrescu(g)1Arahuetes.Escenario(g)1

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

2 Comments

  1. Vamos que si descontamos a los políticos socialistas, don Antonio y los cocineros… los chopos de la alameda. Si ya se comentaba por las Redes sociales esas: «lo organiza Paco del Caño (también ojomeneado por don Pedro antes de la espantada) y lo deja niquelao y con tropecientos mil segovianos». Pues la falta de personal no sería por el empeño que puso don Juan Cruz para que acudiesen ‘compañeros y amigos’. Ayudantes tuvo a primera hora para colocar el tinglado 😉

    Post a Reply
  2. Siempre me ha gustado comparar noticias, hoy dia con el internete es más llevadero. La cosa anda entre los 300-500 y los ‘centenares’ que queda como más más, vamos. Siempre me ha gustado la frase de Orwell, más ahora que los medios de comunicacion viven mucho de comunicar los comunicados de los miles de gabinetes laudatorios a sueldo público, esa frase que dice: «Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas». Qué visión tenía este hombre.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *