web analytics

Titirimundi y el “títere”

La Junta de Castilla y León hace tiempo que dejó de tener políticas culturales, si algún día las tuvo, ya que éstas están externalizadas en la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes, destinando el 20% del presupuesto de la Consejería de Cultura y Turismo a este “ente”, para desde ahí gestionar la política cultural de nuestro territorio. Tampoco es novedad lo qué considera cultura el Gobierno Autonómico,  que como bien indica la propia nomenclatura de la Consejería “Cultura y Turismo” se entiende como una extensión intensiva de explotación turística. Una cultura entendida hacia “los afueras” y olvidando el artículo 44 de la Constitución acerca del derecho de acceso a la cultura.

Podríamos aceptar esta concepción de la cultura si por lo menos la Junta de Castilla y León se ocupara en realidad de nuestro maravilloso patrimonio histórico para disfrute de todas las personas, pero la realidad es que ni tan siquiera cumple esto último siendo nuestra Comunidad una de las que mayor número de bienes patrimoniales incluye en la denominada Lista Roja de Hispania Nostra con más del 30% del total de bienes registrados en peligro.

De camino a FITUR para vender estas “bondades” de Castilla y de León, el consejero de cultura, Javier Ortega Álvarez, bien podría haber pasado por Segovia y sentir el descontento que ha producido entre la población su última decisión “cultural” vinculada a la reducción de la ayuda proporcionada por la Junta para dos festivales icónicos de nuestra provincia, “Hay Festival” y “Titirimundi”.

En pleno proceso programático, la Junta ha pensado que era buena idea reducir la ayuda a estos festivales en un 80% dejándolos o bien al borde de la desaparición o bien en la búsqueda de otras formas de financiación como el “crowdfunding”. Y el momento no podía haber sido peor. Desaparecido durante la pandemia y con un sector cultural abandonado, el consejero ha pensado que la mejor idea para revitalizar nuestra provincia era esto. A lo que se ha unido la escasa inversión que la administración autonómica destinó desde la Consejería de Cultura y Turismo a Segovia, siendo la provincia con el menor presupuesto de toda la Comunidad.

No seré yo quien defienda de manera vehemente el “Hay Festival” que siempre me ha parecido un poco elitista sobre todo en cuanto a los precios para acudir a los eventos, pero el recorte en este caso es cuanto menos curioso. Curioso porque tan solo unas semanas antes de esta noticia el Consejero anunciaba a bombo y platillo la creación de un nuevo Festival Literario en Castilla y León el “Festival Internacional de Literatura en español de Castilla y León”  (FILE). Decía el consejero que este nuevo Festival tenía como “objetivo reivindicar el español”, quizá hubiera sido más riguroso decir “castellano” teniendo en cuenta, que aun a riesgo de que independentistas se me tiren a la yugular, el catalá, el euskera o el galego también son lenguas españolas, a no ser claro que el susodicho Festival también contemple estas lenguas. Sin duda, parece curioso que un festival de nueva creación cuente con un 95% más de presupuesto que uno ya construido con varios años de trayectoria y con similares objetivos.

Pero si hay un Festival que forma parte de nuestra cultura identitaria como provincia ese es sin duda el Titirimundi. En 2025 cumplirá 40 años. Durante todo este tiempo el Festival de Títeres se ha posicionado como uno de los más importantes a nivel nacional e internacional y se ha convertido en parte de nuestro patrimonio cultural gracias al trabajo de miles de segovianos y segovianas.

Según un estudio realizado en 2014 por la UNED, el Titirimundi tiene un impacto económico en la economía segoviana de más de un millón de euros y mucho de este dinero tiene que ver con el sector hostelero, que según este mismo estudio reconocía que durante estas fechas se incrementaba sus ingresos. Por eso no se entiende desde ninguna perspectiva este recorte.

Es cierto que esta convocatoria ha sido de las más transparente realizadas durante años, pero no es menos cierto que también ha sido la menos cuantiosa con un total de 550.000€. Los millones a otros eventos “culturales” se siguen destinando sin saber los criterios objetivos por los que son adjudicados. Ya hemos hablado de los 326.000€ destinados al nuevo Festival de Literatura, pero podríamos añadir los 2 millones a la organización de las Edades del Hombre o los también 326.000€ destinados a la Fundación Toro de Lidia para el desarrollo de un circuito de novilladas durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2020, considerados también como “cultura” según la administración.

Este recorte supone el ya no sabemos que número agravio comparativo de la Junta con respecto a Segovia que es abandonada institucionalmente día a día. Parece que “crear Comunidad” consiste en centralizar las actividades culturales, económicas o cualquier actividad en aquellos núcleos poblacionales que más rédito electoral puedan originar. El destino de nuestra provincia con esta política de abandono, que no se circunscribe únicamente al sector cultural, parece abocar a la conversión definitiva de Segovia en ciudad dormitorio madrileña. Pero no es solo el abandono, sino que además es la expropiación de nuestros sentimientos como segovianos y segovianas. Lo que la Junta pretende con el Titirimundi es como si de repente desmontaran el Acueducto piedra por piedra y lo repartieran por toda la Comunidad. El Consejero de Cultura sabrá quizá lo que es un títere, incluso puede que se comporte como uno, pero lo que no sabe ,desde luego, es lo que es y significa el Titirimundi.

Las sensibilidades territoriales son algo con lo que la Junta de Castilla y León no parece estar dispuesta a lidiar. Dice que quiere “crear Comunidad” pero muy difícil será haciéndolo desde un despacho en Valladolid.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On
468 ad

20 Comments

  1. Hija. Qué pena. No sé si te suena que estamos en medio de una crisis económica brutal. Te has quedado este año sin los puestos de simpáticos perriflaúticos que ensucian la Calle Real esos días y lo llenan todo con aroma a porros. Qué pena que no gestiones tú la cultura. No quedaría ni una iglesia en pie, las habrías convertido en Centros Okupas Eso sí, la marihuana sería de primera calidad, qué rule.

    Post a Reply
    • Tu no te enteras de nada, no?

      Post a Reply
  2. Muy buen artículo, bien escrito, claro y razonado. Plenamente acertado a la actualidad y al objetivo menosprecio de la Junta hacia la ciudad de Segovia.

    Post a Reply
    • No hay dinero Natalia.

      O recortamos gastos o nos vamos a la bancarrota. Eso es algo que ni Podemitas ni Sociatas entendéis.

      Post a Reply
  3. Págalo tú Natalia. Si es tan maravilloso pon ese dinerillo. Un pequeño sacrificio. Todo por Segovia.

    Post a Reply
  4. Parece que Segovia solo vive del titirimundi y del hay festival. Que prefieres que pidan empresas para poder dar trabajo o actividades culturales, porque te recuerdo que lo segundo se paga con los impuestos de lo primero…

    Post a Reply
  5. Es una pena recordar estos días de Mayo con las calles llenas de fiesta, alegría y cultura internacional de títeres, aunque para la jauría ese lo asocien al adversario político. Y es también una pena la desidia de la Junta de Castila y León con la cultura y con esta Tierra.

    Post a Reply
    • A ver si a alguien le da algo de pena los más de 8500 parados de Segovia, los que están en Ertes, los que han cerrado sus tiendas, los que emigran a Madrid, los que pasan hambre y los pobres. Estoy hasta las narices de tanta idiotez cultural

      Post a Reply
    • Anda que sí que se acuerda mucho de esta tierra el Psoe-Potemos… Por los cojones.

      Post a Reply
  6. El Palacio Quintanar en Segovia es un ejemplo de la pésima gestión de la cultura de Castilla y León. Pero como entre bomberos no se pisan la manguera, nadie dice nada. Qué pena todo.

    Post a Reply
    • Donde no hay no se puede rascar…

      Post a Reply
      • Muy cierto Pedro Rz. Entre unas que miran a otro lado y otros que no quieren saber nada, la Junta de Castilla y León lleva 10 con un espacio cultural que apenas aporta valor a la ciudad. Una pena.

        Post a Reply
  7. Que comentarios más profundos de quienes dudo de verdad que se hayan leído el artículo. Dicen que “no hay dinero” pero obvian que parece sí existir para otros menesteres como indica el artículo. Habla de “perroflautas” y “porros” de un festival que llena las calles de Segovia de centenares de personas, principalmente niños y niñas. Hablan de que no hay dinero obviando la repercusión económica que tiene en nuestra ciudad en múltiples sectores, entre ellos principalmente la Hostelería. Pero ya lo más es quienes se quejan del recibo de la luz, le exigen al PSOE y Podemos lo que no ha hecho ningún partido por no hablar de cómo se ponen cuando se habla de nacionalizar sectores estratégicos para que estas cosas no ocurran poniendo el grito en el cielo y el mantra de Venezuela. En fin. El caso es criticar por criticar sin analizar profundamente. Que daño están haciendo las Ana Rosas y compañía. Ni siquiera algo tan obvio como lo que aquí se explica, que es el abandono de nuestra provincia, puede poner de acuerdo a los segovianos. Una pena la verdad.

    Post a Reply
    • Pepe a tí en tu caverna con tus velas te da igual que suba la luz a precios impagables pero al común de los mortales no.

      Post a Reply
    • Pepe o Wyoming, como te llames. Titirimundi desapareció al faltar Julio Michel. Dura 5 días, de los que dos son fin de semana y uno es San Isidro para conseguir que las calles estén llenas de gente que viene a comer cochinillo, no a los títeres, porque ya no hay actuaciones callejeras (salvo San Martín, donde los niños tienen que esperar una hora al sol para pillar hueco, una tortura) , ni pasacalles que desaparecieron ni ninguna actuación gratuita que no quedan. Muchas actuaciones son poco relevantes y le cuestan 60 euros a dos personas poder ver dos o tres actos, de los que sólo uno tiene suficiente calidad para que lo recuerdes. La Calle Real y entorno del Acueducto se llenan de puestos de dudoso gusto donde venden artesanía y otros productos que nada tienen que ver con los títeres. Con un indudable olor a porro (supongo que para iniciar a los niños). Los organizadores, Psoe, Luquero y familia Aguiar sí son los únicos beneficiados de esta plataforma propagandística y viven de maravilla de este amago de Cultura que es hoy por hoy Titirimundi. Ésto se llama morí de éxito y vivir del recuerdo de hace años de lo que fue Titirimundi. Ésto sí me parece una pena, que se tire el dinero público para ésto. Si levantara la cabeza Julio Michel…

      Post a Reply
      • Jajajjajajajajajjajjaja. Como se nota que la Escopeta tiene mucho de Nacional y poco de segoviana, vamos lo digo principalmente porque se nota que no tiene usted ni idea de quién dirige el Titirimundi. Repase un poco hemeroteca y entérese por lo menos para opinar con un poco de rigor. Si Julio Michel levantara la cabeza le puedo asegurar que estaría muy orgulloso de quien dirige Titirimundi desde que él no está y opinaría exactamente lo mismo de lo que se opina en este artículo. Sea buen nacional católico y no utilice el nombre de nadie en vano.

        Post a Reply
        • Ya veo que usted es un buen comunista, de los que respetan a los demás. Y además muy comunista segoviano, lo cual es un plus de la nada. Dudo que a Michel le gustara la utilización política de este Festival.

          Post a Reply
          • El uso partidista lo está dando usted que encima me llama comunista sin saber solo porque defiendo que reducir las ayudas a festivales entre ellos a Titirimundi es una barbaridad, cuando la excusa no es el dinero porque se están dando millones sin concurrir a un concurso abierto como éste. Y de verdad, revise la hemeroteca porque hasta el PP ha dicho estar de acuerdo en pedir a la Junta más ayuda para estos Festivales. De verdad revisen sus prejuicios, por son enormes.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *