web analytics

Solo uno de cada 3 segovianos tiene acceso a fibra óptica

A fecha de hoy, solo uno de cada tres segovianos dispone de posibilidad de acceso a internet por fibra óptica, susceptible de dar lo que Telefónica considera “ultra banda ancha”. A bombo y platillo y ante un centenar de alcaldes, en acto organizado por la Diputación de Segovia, Telefónica presentaba en el salón de plenos de la institución sus planes para cablear a lo largo de los dos próximos años núcleos urbanos en 180 localidades ubicadas en 117 municipios. En 2021, una vez completada la implantación, el 58% de las entidades locales de la provincia, que acogen el 89% de la población, tendrán fibra óptica en el casco urbano. El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente avanzaba su objetivo de que en 2023 más del 95% de la población y del territorio dispongan de este servicio que actualmente está al alcance del 34% de los segovianos, el 7% del territorio (básicamente, la capital y el alfoz de Segovia).

Son buenas noticias, sin duda, pero recibidas de momento con cierto escepticismo por parte de los alcaldes. Algunos pueblos deberían estar ya cableados desde hace años a partir del mismo Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación, del Gobierno, y que cuenta con confinanciación FEDER, que aporta buena parte de los 10M€ que Telefónica tiene previsto invertir en Segovia para el “nuevo” empujón.

Tampoco se sabe exactamente la zona urbana a cablear, al respecto, está previsto que los alcaldes reciban información de la zona concreta de la localidad que se cableará la próxima semana. En algunos casos, hay serias dudas de que llegue a polígonos, empresas, granjas, que paradójicamente son los que más precisan fibra ancha de nueva generación.

Actualmente, la situación más recurrente en los pueblos de Segovia es contar con una razonable red de cobre en los cascos urbanos. Suficiente para soportar, por ejemplo, “la conexión a canales de televisión y que el niño juegue al ordenador”, explicaba un alcalde. “Si te bajas un vídeo, entonces ya da problemas, pero por lo general es suficiente para un uso ordinario”, pero insuficiente para montar puestos de trabajo que exijan el envío de grandes bloques de datos. “Es lo que nos dicen algunos hijos del pueblo que viven fuera, que podrían vivir y trabajar en el pueblo con una internet mejor, que la que tienen no les vale”. La misma queja elevan los familiares que vienen a veranear al pueblo, “que cuando podrán tener tele”.  Es algo muy común, por ejemplo, en urbanizaciones alejadas del casco urbano. Para hacerse una idea, entre las implantaciones previstas este año está la de los Ángeles de San Rafael.

Jornada informativa de Telefónica en la Diputación.

En puntos más aislados funciona la banda ancha por satélite. Pongamos Duruelo, en Riaza. Desde hace años, los vecinos funcionan con internet por satélite, pagan sobre 49€ por una conexión de unos 10MB, que se añaden a lo que paguen por el móvil y los canales de pago. Funciona razonablemente bien. En otros, como Sacramenia, el problema es la telefonía fija. “Como estamos a las puertas de pasar a la fibra, no se actualiza la centralita y hemos pasado semanas enteras sin servicio de telefonía fija”. En otros el problema es la señal de televisión.

Tampoco faltan los casos en que se tira de tecnología móvil, y ahí el problema es la cobertura. “Hay buena cobertura en el 90% de los cascos urbanos pero si te sales al campo, adiós”, explicaba otro alcalde. Pero hay muchas empresas que ni por esas, demasiado alejadas de los centros urbanos, no les queda otra que costear la instalación. A veces sale a cuenta, a veces sale a cuenta mudarse a otro pueblo mejor dotado.

La buena noticia es que hay una sensibilización generalizada de que la lucha contra la despoblación pasa ineludiblemente por contar con conexión de calidad. Cada vez son menos las empresas que pueden funcionar sin unos servicios telemáticos avanzados. Sin banda ancha de nueva generación, tampoco hay opción al teletrabajo. A la vez, la exigencia de canales de pago por internet se percibe ya como un servicio básico. De momento la realidad es que solo uno de cada tres segovianos disfruta de fibra óptica, y con ella, acceso a servicios telemáticos de alta capacidad.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Esta es la verdadera realidad de Segovia en particular y de Castilla y León en general. Año 2020, 2ª década del siglo XXI. Aunque algún iluminado que sigue hablando maravillas del Gobierno que tenemos desde hace más de 33 años. Así es como pretenden que no exista despoblación en los pueblos que la mayor parte de ellos no superan los 500 habitantes y muchos de ellos apenan superan el centenar o ni tan siquiera llegan a ellos. Mientras se siga consideran un gasto en lugar de una inversión y es la cantinela que se pretende seguir vendiendo la despoblación se mantendrá y lo más serio es que muchos pueblos desaparecerán. Y como se suele decir muerto el perro se acabó la rabia. No hace falta fusión de municipios, cogemos y dejamos que se queden sin población y conseguimos reducir el número de municipios.

    Post a Reply
  2. Lo de que el cobre da para un uso “ordinario” es falso, vivo en un pueblo segoviano en la zona de Santa María la Real de Nieva, me llegan 6Mbps por el cobre que con la TV se queda en 3 miserables Mbps, no puedes ver YouTube ni en HD y lo de jugar olvídate, abro el Fortnite, el Rocket League o el Minecraft y del lag parece que te teletransportas, además de que la velocidad de subida es aún inferior y no llega al mega, tardo la vida en enviar un simple clip de vídeo por Whatsapp o a Twitter, la fibra óptica es NECESARIA en los pueblos, animaría a la gente a mudarse a los mismos y a mejorar la calidad de internet porque yo tengo 20 años y estoy deseando de irme a vivir a la capital para poder tener un internet que no sea tercermundista y como yo mucha gente.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *