web analytics

Sanidad impone la consulta teléfonica previa en los consultorios rurales

Vecinos de Fuentelolmo de Fuentidueña reclaman la reapertura del consultorio.

La reapertura de los consultorios rurales se está convirtiendo en la reivindicación bandera de la “Segovia vacía“. Espontáneamente, sin atender a colores, pues hay municipios del PP, del PSOE e independientes, en las últimas semanas van menudeando las concentraciones de los vecinos porque va para tres meses los consultorios cerraron y no hay trazas de que vuelvan a abrir.

Las primeras informaciones oficiales de la consejería Sanidad de Castilla y León señalaban que la situación se mantendría hasta octubre, lo que no hizo más que incrementar el resquemor de los usuarios. Para muchos, y bajo la excusa del covid19, Sanidad estaba “tanteando” su polémica reforma de la atención primaria rural, dejando los consultorios para citas a demanda, concentrando el día a día en polémicas cabeceras de Zonas Básicas de Salud, y generalizando la teleasistencia.

Con grandes alharacas, el PSOE festejaba la aprobación de una Propuesta No de Ley en el pleno de las Cortes del 10 de junio por la cual se insta a la Junta a la reapertura de todos los consultorios de Castilla y León. Ciudadanos, que de algún modo tiene el control político de la consejería de Sanidad, pactaba una importante muletilla al texto socialista “siempre que se siga, en todo momento, las recomendaciones de la autoridad sanitaria para el manejo en Atención Primaria y domiciliaria del covid19”.

En adelante, triaje teléfonico

Verónica Casado.

Y es que las más de las veces la importancia está en los matices. En primer lugar, para Verónica Casado, consejera de Sanidad y tal como lo explicó al día siguiente en su comparecencia diaria, “los consultorios no están cerrados —en referencia a que han mantenido la atención teléfonica y la organización de visitas domiciliarias, entre otros aspectos— pero hay que establecer un triaje telefónico“. Y explicaba la anécdota de un médico de un pueblo de Burgos con apenas 46 tarjetas al cargo que recientemente había agendado pasar consulta con seis pacientes. Llega el médico al pueblo y se encuentra a los 46 usuarios. Para Casado, y al menos en tanto duren las medidas de prevención del covid19, esto es un peligro tanto para los mayores, población de riesgo que se hacina en consultorios sin doble circuito, como para los profesionales. Es así que, en adelante, “la cita previa debe ser el mecanismo habitual, pues hay que organizar el trabajo”, explicaba Casado.

Otro matiz: no hay fecha para la recuperación de la actividad presencial. “No sé si será en octubre, en septiembre o en agosto, depende”, reconocía. ¿Depende de qué? Pues de que se pueda dotar a los consultorios de un doble circuito para atender a posibles covid (que en teoría ya apenas hay o debería haber) y otro para “no covid”. En cualquier caso, para conseguir una cita y en adelante, se acabó lo de personarse en el consultorio el día de visita del médico. Habrá que conseguir una cita teléfonica, explicar la sintomatología y atender las instrucciones. ¿Hablaba la consejera como una medida provisional en tanto dure el covid? Más bien apuntaba a que está será la pauta a seguir, pase lo que pase.

A priori, que un médico rural sepa a qué va y a cuántas personas deberá atender parece una medida de la mayor sensatez médica, más aún, y con las plantillas peinando canas, en vísperas de un verdadero tsunami de médicos de familia a punto de jubilarse. Sin embargo el relato estaría incompleto sin la visión de los consultorios rurales como una pieza básica en la dinámica social de un pueblo. Allá van los mayores de la localidad -o sea casi todos- a dar cuenta de sus dolencias las más de las veces crónicas. Se hace un seguimiento de la farmacología, la gente se vuelve más tranquila a casa. Envejecer es en sí mismo una profesión que pasa por acudir con diligencia “a que te vea el médico”. Los consultorios rurales son de los pocos servicios presenciales que les quedan.

Ni policlínico ni nuevo hospital, ampliación del actual

Y mientras la provincia está volcada en saber qué pasa con los 300 consultorios locales que no están ni abiertos ni cerrados, en la capital la noticia sigue siendo el “nuevo” hospital. Al respecto, Casado reconoció que se está trabajando en una ampliación del actual. Se añadirán nuevos módulos junto a la zona de Urgencias, en el párking de empleados, que permitan implementar y mejorar el “doble circuito” y se ampliará también la capacidad global hospitalaria. “Como hemos visto en esta crisis, Segovia no puede seguir así”, explicaba Casado.

Jorge Elizaga (a la derecha), ayer en el acto de despedida de los 23 médicos residentes que han completado su periodo de formación en el hospital segoviano, precisamente en plena crisis del covid19. Nuestro mayor agradecimiento por su trabajo.

 

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

5 Comments

  1. Deberias aclarar en tu noticia de quien es competencia la sanidad en estos pueblos. Del Sacyl, o sea que la Sanidad está transferida a la comunidad, o sea a la JCYL.
    Y no mezclar las cosas para llevar a engaños a los que lo leen.
    Que si el sr Casado está indignado con la situación… Pues explica que es su partido el que gobierna en esta comunidad junto con ciudadanos. Que les pida explicaciones a su partido.
    Por favor, como se manipulan las noticias.

    Post a Reply
    • Revisada la información, la lectora tiene razón por cuanto al referirnos a Sanidad puede interpretarse que hablamos del ministerio, por lo que procedemos a clarificar que es la consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. La referencia al “Sr. Casado” es errónea por parte de la lectora, pues en todo momento y creemos que esto está bien explicado, no nos referimos a ningún “Sr. Casado”, sino más bien a la señora Verónica Casado, titular de la consejería, lo que también puede colegirse por la foto de la mentada. Gracias por su aportación.

      Post a Reply
  2. Esto de parapetarse tras el teléfono para aislarse del “bicho malo” esta bien. Yo sólo propongo dos cosas, 1ª que pongan más telefonistas y 2ª que hasta que llegue la primera propuesta nos amenicen los interminables minutos de espera con la canción de Juan Luis Guerra “El Niagara en bicicleta”, más que nada para que no se nos olvide la clase de sanidad que tenemos.
    Saludos, paisanos

    Post a Reply
  3. Y como nos comunicamos las personas sordas que vivimos solas?

    Post a Reply
  4. Entre unas cosas y otras la sanidad en el medio rural está cada vez más abandonada y burocratizada.Todo el mundo quiere solucionarlo con herramientas urbanitas.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *