web analytics

Pobreza encubierta

Hace una semana, la titular de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, se ponía una medalla, diciendo que el número de solicitudes de Renta Garantizada de Ciudadanía había descendido un 40% en la Comunidad, y que más de tres mil perceptores encontraron un puesto de trabajo durante el último año, aunque omitió las condiciones de ese empleo creado. Pero olvidó dos cuestiones fundamentales. La primera decir la verdad, porque los datos del Consejo de Cuentas de Castilla y León no coinciden con las declaraciones hechas por la consejera, teniendo en cuenta por ejemplo que para el 2015 el Consejo de Cuentas fiscalizaba casi 36.000 beneficiarios mientras que la Consejería manifestaba que existían 12.000, lo que hace no parecer muy fiables los datos proporcionados para 2018. Y la segunda y mas importante es que el 88% de las personas que reciben la renta garantizada se encuentran en una situación de pobreza estructural, siendo el 60% mujeres.

Pero independientemente del baile de cifras, importante para un buen diagnóstico, el mensaje que mandaba es de un gran peligro, afirmando que todo va perfecto, que hemos salido de la “crisis” y llamando a la ocultación de una pobreza que no saldrá a la luz por la vergüenza de ser uno de esos que “no son capaces” y estableciendo de nuevo que las administraciones públicas no tienen la culpa de lo que está sucediendo.

Un ejemplo clarísimo es la pobreza energética. Todavía recuerdo como hace cinco años todavía se negaba la existencia de que muchas familias no podían asumir los costes de poder poner la calefacción por el coste que suponía, ya que admitirlo suponía una suerte de fracaso personal culpa del individuo. No se pasaba por el imaginario social que las grandes compañías eléctricas junto con las administraciones públicas eran las grandes responsables.

Es cierto que en 2018, según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística, se ha puesto de manifiesto que Castilla y León tiene un índice de pobreza energética bajo. Pero otros informes muy elaborados, como por ejemplo de la Asociación de Ciencias Ambientales, indica que esta no es tan baja como parece si se tienen en cuenta otros indicadores, como por ejemplo el consumo medio, o la dificultad para hacer frente al pago de las facturas. En el caso de Castilla y León el consumo está por debajo de la media estatal, lo que estaría poniendo de manifiesto, que a pesar de declarar no tener ningún problema para pagar el recibo de la luz, esto no sería cierto teniendo en cuenta, que por las condiciones climáticas nuestro consumo tendría que ser mayor que la media. Es decir, este nuevo valor a la hora de medir, y según el propio informe de la ACA estaríamos hablando de un 26% de los hogares de Castilla y León con pobreza energética, es decir, una de cada cuatro personas o lo que es lo mismo más de 600.000 personas estarían pasando frío en invierno.

No hay que perder de vista los dos tipos de hogares más vulnerables en nuestra Comunidad, familias monomarentales y personas mayores. Es decir, de nuevo las mujeres son la cara visible o invisible en este caso de la pobreza. Significativo el número de hogares vulnerables de personas mayores con dificultades para poder encender la calefacción en invierno, teniendo en cuenta que nuestra Comunidad Autónoma es una de las más envejecidas.

Y otra vez de nuevo debemos mirar hacia fuera, para entender que se puede hacer mucho más de lo que estamos haciendo, a la hora de poner en marcha medidas para impedir los cortes de luz, y para que las familias puedan encender la calefacción. Por ejemplo, en el Reino Unido se prohíbe cortar el suministro en invierno, una medida que se estableció en Cataluña pero que fue recurrida por el Gobierno del Partido Popular ante el Tribunal Constitucional. Es decir, el Gobierno se puso de parte de las eléctricas.

España sigue siendo uno de los países europeos con los precios de la energía más caros de Europa, y según el propio informe de ACA es el país de la Unión Europea donde más ha subido los precios desde 2008. Es decir que mientras las familias más vulnerables de nuestro país peor lo pasaban, las eléctricas, llenas de puertas giratorias para todos, Aznar y Felipe González entre otros, se llenaban los bolsillos a costa de los más vulnerables.

Así que no, Castilla y León no es la foto fija idílica de la consejera, y no es de ninguna manera prudente venderlo así, más que nada porque otra vez la “culpa” recaerá sobre la ciudadanía y parecerá que las administraciones públicas no tenían nada que hacer frente aquellos que ganan siempre con la desgracia ajena.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

11 Comments

  1. Esta bien contar todo eso, pero también hay gente que dice que prefiere cobrar 400 e sin trabajar que ir a trabajar por 900 o 1000 y NO quiere trabajar. Que hay que contalo todo

    Post a Reply
  2. Con la epístola de hoy, seré breve, Doña Natalia.
    No se esfuerce, Doña Natalia, contándonos milongas podemitas de como está la situación en Castilla y León.
    No insista, Doña Natalia, por muy mal que esté cualquier cosa que Usted nos diga que está mal, nunca, y digo NUNCA, estará mejor con un podemita al mando. Y eso, por suerte, ya lo sabe todo el mundo.
    Recibirán la merecida respuesta el próximo 26 de Mayo.

    Post a Reply
  3. Claro doña Natalia, según usted los hombres separados a los que se les echa de su casa y se les fríe a pensiones no están en riesgo de pobreza. A ellos no hay que darles ninguna ayuda, como son hombres ni existen ni tienen derecho a nada, verdad?

    De vergüenza.

    Post a Reply
  4. “Pobreza encubierta” dice la Podemita…

    Y si hablara de su jefe de filas con su casoplón de ricachón cómo se titularía el cuento?
    “Riqueza Descubierta” tal vez? O “Hpocresía Supina” quizás?

    Post a Reply
  5. A ver si Doña Natalia es tan amable, y me puede confirmar lo que me están diciendo por aquí.
    Al parecer, el niño de la “beca-black”, ha dejado el acta de Diputado en el Congreso que tenía por (no)Podemos, y se queda en el paro. Y como la pobreza aquí en España, según informa Doña Natalia, es muy acuciante, dicho “niño de labeca” se va a trasladar a Venezuela para poder comer tres veces al día.

    Post a Reply
  6. Mi duda es como es posible que esta señorita, la cual si mal no recuerdo estudio en el Colegio Claret, se vanagloria de contar verdades a medias, por no decir mentiras absolutas, o bolivarianas, o Pablo Iglesianas. Señorita que ese discurso rancio, obsoleto y staliniano está ya muy caduco, aquí ya no engañan a nadie y a las pruebas me remito(intención de voto, elecciones andaluzas..). Así que le diré algo que igual no le gusta pero es mi razón de vida…. Viva España

    Post a Reply
  7. Piiichiiiiiii es el chulo que castiiiiigaaaaaa del Portillo a la Arganzueeelaaaaaa

    Post a Reply
  8. https://elpais.com/sociedad/2005/12/14/actualidad/1134514802_850215.html

    Natalia lee esta noticia de El País.

    Más del 80% de las personas sin techo en España son hombres.

    O no te enteras del país en el que vives, o no te quieres enterar o te importa un pimiento la cantidad de hombres que hay malviviendo en la puta calle.

    Ni una sola palabra ni tuya ni de ningún Podemita para defender los derechos de estos hombres que también son personas y tienen su dignidad y sus derechos.

    Se os tenía que caer la cara de vergüenza.

    Post a Reply
  9. Datos del I.N.E. (Instituto Nacional de Estadística) año 2012:

    18426 hombres sin techo.
    4513 mujeres sin techo.

    La realidad es la que es señora Natalia. Dejen de manipularnos que no somos tontos.

    La dictadura de lo políticamente correcto acabará por silenciar también este tipo de datos. Tiempo al tiempo.

    Post a Reply
    • Efectivamente, esas son las tablas consultadas.

      Por cada mujer sin hogar hay cuatro hombres en la misma situación.

      Y sin embargo tenemos que aguantar la matraca constante de qué es la mujer la económicamente más desfavorecida y vulnerable.

      Pero la realidad la vemos en las estadísticas (hasta que las dejen de publicar para que determinados sectores sigan lavándonos el cerebro a su gusto e interés.)

      Natalia, no siga con ese discurso feministoide. No nos engaña.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *