web analytics

Opinión: corrupción y bolardos (I)

Un día de finales de agosto, inspirado por la comparecencia del presidente del Gobierno ante el Congreso en la que, en teoría, debía de dar explicaciones sobre la presunta financiación irregular de su partido, me vino a la mente una frase del genial Perich que define a la perfección el funcionamiento corrupto de este régimen: “los amigos son para las ocasiones, salvo en determinados círculos político-económicos, en los que las ocasiones son para los amigos”. Nada representa mejor la podredumbre que la trama podrida del Partido Popular y sus múltiples ramificaciones y chanchullos, y mira que, por desgracia, tenemos tan múltiples como vergonzosos ejemplos de todos los colores.

Parece que ya poca gente es capaz de negar, otra cosa es consentir, que desde hace varias décadas el PP se ha dedicado a crear una enorme estructura formada por extensas redes clientelares con las que ha hecho negocio de lo público con sus amistades, ya sea mediante favores, concesiones o privatizaciones encubiertas. Son muchos lustros durante los que la mafia ha estado funcionando sin descanso, día y noche vaciando las arcas públicas para llenar los bolsillos privados, noche y día incrementando sus privilegios a costa de recortar nuestros derechos.

Mariano Rajoy demostró, por enésima vez, que la corrupción, y más concretamente la trama Gürtel con la que hemos sufrido un saqueo de, al menos, 863 millones de euros, no son temas que tengan ninguna importancia para él. Tras las (no) explicaciones dadas por su parte parece quedar claro que la democracia tampoco merece ni su mínima atención ni su menor respeto, como demostró el hecho de que incumpliese con el reglamento del Congreso al negarse a responder las preguntas que planteadas por los grupos parlamentario, en especial a las formuladas por Unidos Podemos.

Estamos ante una nueva falta de respeto a la soberanía popular por parte de la formación de la gaviota, la misma que, tras un fervoroso congreso fundacional, formaban unos neofranquistas entusiasmados a finales de agosto de 1977, algo que sirve para entender los motivos de sus constantes desprecios al estado de derecho. La democracia siempre ha sido entendida por los/as populares como un sistema político válido mientras les permita arrasar con lo que es de todos/as para beneficio propio, valiéndose de una legitimidad nacida de un acto mecánico y vacío de todo contenido consistente en meter un voto en una urna, no es ningún secreto la terrible alergia que le tienen a las urnas en la Calle Génova si no pueden controlar los resultados. Por suerte, desde hace unos años somos muchas las voces que defendemos una democracia real, entendida como la expresión política popular que, entre muchas otras cosas, obliga al presidente, y al resto de representantes de la sociedad, a rendir cuentas de sus actos ante la ciudadanía. Pese a que cada día somos más las voces, la tozuda realidad nos ha demostrado que todavía no somos las suficientes para que Rajoy y su partido nos tomen en consideración.

Con este panorama casi nadie dudaba que el rey del plasma se iba a ir, de nuevo, por la tangente, más aún tras el ejercicio de escapismo y demencia voluntaria realizado hace unas semanas en la Audiencia Nacional, con la inestimable colaboración, qué raro, del Tribunal y la Fiscalía, algo que, por desgracia, tampoco nos pilló por sorpresa. Rajoy fue capaz de hablar durante media hora ante todo el país sin citar ni la caja B, ni a sus colegas Bárcenas y Correa ni los sobresueldos, centrándose en resaltar el malestar que le producía tener que dar explicaciones en más de 52 ocasiones, siendo incapaz de entender que todas las (no) explicaciones dadas hasta hoy solo han servido para que mucha gente tengamos la sensación de que nos están tomando el pelo, una vez más.

Cuesta creer en la eficacia real de las medidas anticorrupción que puedan ponerse en marcha desde el Partido Popular, más aun estando la presidencia del Gobierno en manos de un político que, presuntamente, cobró sobres en negro. Si Rajoy no sabía nada sobre la financiación de su partido, cuesta creerlo habiendo sido director de la estrategia electoral de Aznar en el periodo investigado, estamos ante una persona realmente incompetente para ser presidente. En caso contrario, estamos ante una persona que ha mentido tanto en sede judicial como en sede parlamentaria, debiendo asumir en ese caso las responsabilidades correspondientes, tanto políticas como penales, si las hubiese.

A base de recordárnoslo en sus intervenciones, no podemos olvidar que gran parte de la soberbia de Rajoy en las Cámaras tiene como base el aval que millones de votos le dieron en las urnas. Millones de personas que aceptan ser saqueadas, millones de personas que consideran que la destrucción de discos duros, el envío de SMS dando fuerzas a un tesorero corrupto o la amnistía fiscal inconstitucional que legalizó la situación de quienes evaden impuestos son las mejores medidas anticorrupción que un gobierno puede adoptar. Por mucho que nos duela y por más que nos cueste entenderla, esta es la realidad, por lo que debemos hacer autocrítica y seguir trabajando duro para hacer ver a la mayoría de la sociedad que ella es la víctima principal y final de la corrupción. Debemos encontrar la fórmula que nos permita demostrar de forma eficaz a la gente la relación directa que hay entre la corrupción y el saqueo de las arcas públicas con la ausencia de profesionales y camas en los hospitales, con la falta de recursos y medios en las escuelas, con el centenar de personas dependientes que cada día mueren sin recibir su prestación, con el vergonzoso asalto de la hucha de las pensiones o con la precariedad laboral.

Vamos a seguir buscando el modo de convencer a la mayoría de la ciudadanía de que la única manera de acabar con la corrupción es modificando sustancialmente las leyes para que quienes sean condenados/as devuelvan hasta el último céntimo robado, para eliminar las donaciones anónimas a las fundaciones de los partidos y para acotar claramente las condiciones relativas a la contratación pública. Para acabar con la corruptela es preciso que jueces, fiscales, funcionarios y cuerpos de policía persigan con contundencia a quienes se lucran con lo que es de todos/as, así como que los ministerios dejen de ser lugares de protección y cobijo para los/as delincuentes económicos. Para acabar de verdad con esta podredumbre que nos asola es imprescindible el querer ponerle fin, tener una clara voluntad de reducirla a la mínima expresión, algo que en demasiados partidos políticos, a las pruebas me remito, brilla por su ausencia. Sirva como muestra el último botón: el PP se ha opuesto esta semana a una regulación europea contra la corrupción cuyo objetivo era mejorar la transparencia, el control y la rendición de cuentas en las actividades europeas.

Tras burlarse del Congreso con la protección a modo de bolardo por parte del cuñado político Albert Rivera, el maestro perezoso se dedicó a hablar de los G.A.L., del independentismo en Cataluña o del terrorismo yihadista, asuntos que no tenían relación alguna con el motivo del pleno extraordinario y cuyo tratamiento nos llevaría muchas más líneas, así que mejor lo dejo aquí, prometiendo retomar estos temas en breve. Me despido con otra frase, tan cierta como triste, del gran Perich: “En España mucha gente se ha enriquecido por arte de mafia”.

Artículo de opinión de Javier Tomás, Podemos Segovia

Author: Opinion

Share This Post On

5 Comments

  1. Están tan ocupados en tapar sus vergüenzas como para dar salida al lío catalán.asi a finales de agosto el presidente se tuvo que sentar a declarar, algo insólito en nuestro entorno occidental.? No nos parece indignante que avergüenza a todo un país

    Pero no nos debe de sorprender cuando he oído a un alto cargo de un periódico declarar tan pancho que prefiere un presidente delincuente a tener a un comunista.

    Cali mocho cuanto debes sufrir leyendo este artículo de un ….. como los llamas,zarapastrosos. Con que derecho, un iletrado como tú lanza estos insultos.

    Post a Reply
    • Ja, ja, ja,….. ¿sufrir, yo?, me parto el pecho a reir. Menuda sarta de estupideces. El típico discursito podemita.
      Que ingenioso eres, Rufi.

      Post a Reply
  2. Que si, Tomás, que si. Que en el PP ha habido un montón de sinvenguenzas y ladrones. Que eso ya lo sabíamos antes de que los podemitas llegarais para redimirnos de nuestro pecados y salvarnos del mismísimo infierno.
    Aunque ya se que a los podemitas no os gusta mucho, pero por suerte, en España, la justicia (aunque más lenta que el desarrollo de una berza) al final funciona, y no te quepa duda de que el que la hace, la paga, pero siempre que lo dicte un Juez, no un podemita. Y por supuesto incluido el Sr. Rajoy, al que tanto odiáis los podemitas.
    Hay una cosa que dices, que me alucina, ja, ja, ja, ja,… “Estamos ante una nueva falta de respeto a la soberanía popular por parte de la formación de la gaviota, la misma que, tras un fervoroso congreso fundacional, formaban unos neofranquistas entusiasmados a finales de agosto de 1977, algo que sirve para entender los motivos de sus constantes desprecios al estado de derecho”, ja, ja, ja.
    ¿Y los podemitas hablan de Desprecios al estado de derecho?, ja, ja, ja,…. ¿los mismos que quieren establecer en España un régimen bolivariano, y que “adoran” al mandril Maduro?
    ¿Habláis los podemitas de desprecios al estado de derecho?, ja, ja, ja,…. ¿vosotros que defendéis un referéndum ilegal en Cataluña, pasando por el arco del triunfo el derecho que la Constitución otorga a TODOS los Españoles? Te tendría que dar vergüenza, Tomás.
    Después dices que “Cuesta creer en la eficacia real de las medidas anticorrupción que puedan ponerse en marcha desde el Partido Popular”. O sea, que das por hecho que hagan lo que hagan, hayan hecho lo que hayan hecho, no hay eficacia real. Si tienes esa capacidad, monta un chiringuito de esos de adivinar el futuro, y te forras (pero solo tres salarios mínimos, y el resto para la tuerca).
    Y esto ya es desternillante, ja, ja ,ja…. “Para acabar con la corruptela es preciso que jueces, fiscales, funcionarios y cuerpos de policía persigan con contundencia a quienes se lucran con lo que es de todos/as, así como que los ministerios dejen de ser lugares de protección y cobijo para los/as delincuentes económicos”…. ¿En que mundo vives, Tomás?…. o sea, ¿que los jueces, fiscales, funcionarios y policías no hacen su trabajo?, ¿Pero tu te crees que esto es Etiopía, Somalia?…. ¿tu estás bien de la cabeza?.
    ¿Y me estás diciendo que para que todo eso funcione bien, tenéis que “gobernar” los podemitas, y solo los podemitas? No jodas, Tomás,…. que ya os vamos conociendo a todos.
    También me despido con la misma frase, tan cierta como triste, del gran Perich: “En España mucha gente se ha enriquecido por arte de mafia”…. como por ejemplo un tal podemita Monederero, con 450.000 euros por un informe de 4 folios que nadie ha visto, y por el que quería “escaquear” 200.000 euros a Hacienda, y otro tal podemita Iglesias, con una cuenta de 270.000 dólares pagada por Venezuela en un paraíso fiscal. Y ninguna explicación.

    Post a Reply
  3. Ese es mi chico, cali, a tope, con el mismo discurso y echando espuma por la boca. Inventa algo nuevo que aburres a la Peña. te sugiero que sigas a la sonda casiddi (sabes a qué me refiero ilustre iletrado) y te pierdas por satuno, o te enrrolles con el bombero torero, ahora quee han dejado afortunadamente de existir. Con tus comentarios nos partiríamos de risa

    Post a Reply
    • Así me gusta….. que te diviertas, Cali. Porque tu lo vales.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *