web analytics

Maite Hernangómez, telón tras 37 años de teatro municipal

Han sido 37 años al frente de una escuela de teatro que, en Segovia ha dado muchas satisfacciones y un grupo de actores que hoy recorren el mundo de escenario en escenario. Al frente de este Taller Municipal de Teatro de Segovia, que comenzaba su andadura en la década de los 80, siempre ha estado la figura inconfundible de Maite Hernangómez, hasta hoy, cuando ha decidido que, tras muchos años de trabajo, muchas satisfacciones y algún capítulo para olvidar… el telón se cierra para ella y deja que este Taller continúe marcando su rumbo guiado por otros capitanes…

En su relato no olvida cuando fueron puestos “de patitas en la calle” en tiempos de López Arranz pero, recupera la sonrisa cuando recuerda que cuatro años después, tras crear Caleidoscopio, volvieron al taller como Fray Luis de León a sus clases, diciendo “decíamos ayer…”

Hoy recalca que quiere agradecer a todos las atenciones recibidas durante tantos años: Al ayuntamiento, a los alumnos que han pasado por allí, a los actores y actrices que han colaborado en sus proyectos, a la prensa que ha mostrado su apoyo… y a los segovianos, que han visto en ese Taller un refugio diferente y ha apoyado cada actividad organizada con un “lleno a tope”.

No es fácil resumir 37 años… pero Maite, ha comentado con naturalidad sus recuerdos. Cómo, desde la nada, se sembró una semilla que hoy ha adquirido vida propia y no tiene quien se replantee su existencia… aunque visto lo que ocurre con otros Festivales como Titirimundi o Hay Festival…

P-Maite Hernangómez pone punto y final a su labor al frente del Taller Municipal de Teatro tras 37 años de trabajo…
R-Sí, he estado 37 años al frente de lo que ha sido enseñar a hacer Teatro en la ciudad desde 1984 hasta ahora. En este tiempo, solo hubo una pausa de 4 años en la que el espacio fue utilizado por Caleidoscopio, otra escuela de teatro en la que seguimos trabajando igual y tuvimos un número importante de alumnos. Pasados aquellos cuatro años, con un Taller Municipal de Teatro que se vino abajo totalmente porque, cuando lo tuvimos que dejar, el Taller que se creó no funcionó, volvieron a sacar otra vez el pliego, volvimos a presentarnos y de nuevo volvimos a hacernos cargo de él. Por ello digo 37 años, porque para mí los cuatro años en Caleidoscopio se asemejaban bastante a lo que habíamos vivido hasta entonces. Seguimos enseñando y haciendo nuestro trabajo aunque fuera del marco del Ayuntamiento… Nuestro trabajo en el Ayuntamiento se realizó como en 2 etapas aunque, la enseñanza teatral y el trabajo en contacto directo con la gente, siempre fue el mismo.

P-Creo recordar que Caleidoscopio estaba situado en los bajos de un edificio situado el La Avenida del Acueducto 28, junto a la Iglesia de San Millán…
R-Sí, en efecto. Ahora seguimos teniendo ese local como archivo. En él guardamos el atrezzo de nuestros Teatros de Sombras, los vestuarios… Allí estaba Caleidoscopio.

P-¿Siempre con el Ayuntamiento?
R-Casi los 37 años y ha sido bonito. Cómo Escuela de Teatro, nuestro trabajo se ha realizado siempre con el Ayuntamiento. Al principio fue en la Plaza de la Merced, donde una parte del edificio de la Junta se quedó vacío en ese periodo de transición y se rehabilitaron varias salas con suelos de madera… lo puso bien el Ayuntamiento. Los primeros estrenos se realizaron en el Patio de Armas del Alcázar de Segovia.

P- Muchas historias para contar a lo largo de los años…
R-Muchísimas historias, muchísima gente, muchísimas bondades… la verdad es que el balance es muy bueno, es algo que se ha estado haciendo en la ciudad con un gran éxito, en el espacio formado por San Nicolás, un espacio que siempre quisimos que se convirtiera en referencia…

P-Y se consiguió porque San Nicolás se convirtió en el corazón del Teatro para todos. En este lugar se han desarrollado los Viernes Abiertos, o la Noche del Teatro, con una movilización de público espectacular.
R-Sí, hemos realizado los Viernes Abiertos hasta ahora y la Semana del Cuento. El proyecto nuestro era muy claro desde el principio, cuando pasamos a San Nicolás, en el año 1987, el Ayuntamiento nos dio a elegir entre varios espacios porque la Junta de Castilla y León se iba a trasladar a la Plaza de la Merced y había que elegir otro lugar para ubicar el Taller. Nos enseñaron la Casa de la Tierra, donde había unas aulas que habían rehabilitado, nos enseñaron San Nicolás, que lo acababan de restaurar sin conocer cuál sería su cometido. Había un tercer espacio que hoy ya no recuerdo porque, cuando vimos San Nicolás, nos inspiró mucho y pensamos que aquel podía ser un espacio dedicado a la actividad teatral.

La propia Iglesia de San Nicolás nos pareció un teatro, un lugar al que podíamos invitar a la ciudadanía para presentar, no solamente las producciones propias, también una programación de teatro profesional. Esa idea nos la daba el espacio, era tan bonito que pensábamos que aquel lugar no debía servir solo para dar clase, debíamos compartirlo. El espacio de San Nicolás debía ser un Centro de Actividad Permanente Teatral y así fue, manteniendo una programación en la que se encontraban “Los viernes abiertos”, “La noche del Teatro” y “La semana del cuento”. Además, para el Taller, los cursos de verano siempre tuvieron mucha importancia también. Al principio, con el apoyo de la Junta de Castilla y León pues, yo tenía mucha relación con la Dirección General de la Juventud porque fui asesora de teatro de esta Administración durante mucho tiempo… La gracia del Taller Municipal de Teatro es que en él siempre había gente y, si haces una programación en un lugar donde tienes a gente aprendiendo, esa gente va a ver esa programación, seguro.

P-¿Sabes, al menos de manera aproximada, cuantos alumnos han pasado a lo largo de estos años por el Taller?
R-Vamos a pensar en los 37 años, porque a lo largo de todos estos años la labor de formación ha sido la misma en el Taller o en Caliedoscópio. Pongamos que, de media, hubo unos 60 alumnos al año durante los 37 años de historia…
P-Son unos 2.220 alumnos de entrada…
R- Imaginaba que serían alrededor de los 2.500 al contar todos los cursos, también los de verano. Ahora llevamos años con muchos alumnos, más que antes pues. Ahora mismo, el Taller Municipal de Teatro tiene hasta 5 Talleres de Teatro, un el Taller de Cuentos y el de Lectura Dramatizada… en total son 7. Este año, a causa de la pandemia, hemos hecho los grupos más pequeños. Hicimos una selección a base de entrevistas… era necesario porque los grupos eran muy grandes y así no se trabaja bien.

P-Ahora que comienzas una nueva etapa, como jubilada ¿Háblanos de los miembros de tu equipo que junto a ti han llevado el taller en estos años?
R- Quien ha estado ligado a la creación del Taller Municipal del Teatro ha sido Andrezej Skandera, mi marido durante más de 30 años. El Taller fue un proyecto nuestro, de vida y de creatividad y, ya que vinimos a vivir a Segovia, en el homenaje que me hicieron de modo inesperado hace unos días en la Casa de Abraham Señor, mis hijas, que también se dedican al teatro y estaban presentes, contaban que yo conocí a Julio Michel en París cuando estudiaba teatro allí. Cuando nos vinimos a Segovia y él lo supo, Julio comentó en el Ayuntamiento que venían a vivir a Segovia dos personas, Maite y Andrezej, que eran ideales para poner en marcha el Taller de Teatro. Por ello y por mucho más, en mi familia nos acordamos mucho de Julio, lo hemos querido mucho y, le conocimos desde que estábamos estudiando en París… Siguiendo con la historia del Taller, lo pusimos en marcha Andrezej y yo y trabajamos en él “mano a mano”. Desde que Andrezej lo dejó, en el año 2015 he contado con el trabajo y ayuda, entre otros de Virginia Rodríguez, Sergio Artero… siempre me ha acompañado gente muy buena. Es fundamental, una buena preparación y un curriculum de primera así como una gran entrega y generosidad con la gente.
El teatro es delicado, tiene algo muy cálido y, al mismo tiempo, algo de desnudarse. Para poder llevar a cabo un proyecto escénico y para interpretar a un personaje, la gente ha de desnudarse, ha de ir un poco más allá de sus límites, tiene que estar llevado por gente que sabe.

P-Como todos sabemos, tantos años en algo dan para mucho. ¿Cuáles son los mejores momentos que recuerdas a lo largo de estos 37 años?
R-Es muy difícil decirlo pero recuerdo mucho el inicio porque Segovia, en el año 1984, era un poco, “un desierto cultural”.
El Teatro Juan Bravo estuvo cerrado hasta que se hizo una rehabilitación de teatros públicos. Tampoco existía San Nicolás y, lo único que había en teatro en aquellos tiempos eran las Muestras que se realizaban el Instituto Andrés Laguna, a las que venía Els Joglars por poner un ejemplo, pero eso era una vez al año. ¿Dónde se nos ocurrió realizar aquellos primeros montajes? Estos trabajos que yo misma dirigí por estar en aquellos momentos más al frente del Taller, se presentaron en el Patio del Alcázar. Recuerdo, imagínate, Angélica Tanarro, que estaba en El Adelantado de Segovia, y tengo aún los recortes de prensa, porque antes incluso había Críticos Teatrales, imprescindibles en este mundo. El primer año representamos “Las viejas difíciles” de Carlos Muñiz, y la gente bajaba en “riadas” por la calle de Daoíz al Alcázar. Montamos allí los escenarios y unos focos, y… las portadas de Angélica, fueron de toda una página. En ellas ponía:”El Taller Municipal de Teatro, una promesa que ya despunta”… Algo parecido ocurrió el segundo año con la representación de “Ivonne Princesa de Borgoña”, de Witold Gombrowicz. Arrancamos con una fuerza tremenda. Ahora hay 3 teatros en Segovia y las cosas no tienen nada que ver
También recuerdo el inicio en San Nicolás. Había terminado la obra pero aún no se había entregado al Ayuntamiento, hacía mucho frío y no podíamos poner la calefacción, nos pusieron un “estufón” impresionante, de aire caliente pero alimentado con leña y, la gente, los alumnos, mostraban una entrega total y absoluta. Nos inventamos “Los viernes abiertos”, “La noche del Teatro”… aunque al principio no había dinero pero, cuando el Ayuntamiento veía que funcionaba, recogía el testigo y apoyaba la actividad. Era como inventarte una vida que no existía y, eso era muy bonito. En todos los movimientos artísticos, los inicios son los más vitales.

En esa historia, el Ayuntamiento se ha portado genial, en general. Nadie nos decía lo que teníamos que hacer con la excepción de cuando había cambio político que parecía que teníamos que examinarnos y, a veces nos decían cosas…

P-¿Un momento malo-malísimo?
R-Cuando nos pusieron de “patitas en la calle”. Porque no hubo manera de reconducir el tema durante un año… Pero, montamos Caleidoscopio y allí continuamos con nuestra labor hasta que pudimos volver. Esos momentos fueron muy duros para todos nosotros. No solo por los políticos, también hay altos funcionarios que no entienden las cosas y, en este caso, algo de esto hubo. No solo los políticos, hay también funcionarios que no entienden la intangibilidad. Ellos han hecho una oposición y no entienden que abrir un telón es como hacer una oposición cada vez que lo abres. Somos tan profesionales como los demás, con carreras universitarias de teatro… Yo dejé mis estudios de medicina y me fui a París a estudiar teatro…


Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On
468 ad

6 Comments

  1. Más de 30 años… enlazando contratos de esos de procedimiento sin publicidad en que se invita a tres empresas y solo se presenta ella… es decir: a dedo. Me recuerda a algo…..

    Post a Reply
    • Ahí las dao. Y si se hace un concurso y gana otro: me ha puesto de patitas en la calle, por supuesto, injustamente, curioso. Y, son los políticos y los funcionarios los culpables por no entender que somos los únicos y los mejores.

      Post a Reply
  2. En 37 años, solo uno sin subvención. Está todo dicho. Puro teatro.

    Post a Reply
  3. Trabajadores, dejen de trabajar. Hay que montar teatrillos para que los 8000 parados de Segovia cobren su subvención. Y voten con las orejas al Psoe.

    Post a Reply
  4. Enorme tu labor con Skandera. Felicidades y abrazos. Disfruta tu jubilación.

    Post a Reply
    • Todo vale Marqués de Peñalosa? Sólo hay que tener el carnet del Psoe o de Izquierdas para que te busquen un enchufe vitalicio?. Tengo que acostarme con alguno de vosotros para tener la vida asegurada? Peor que con Franco.

      Post a Reply

Responder a Curioso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *