web analytics

Luquero se queda sin socios a un mes de aprobar el presupuesto

El Grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Gobierno ha dado por roto el acuerdo que, sobre la base del apoyo a los presupuestos municipales, le ha mantenido como socio “de facto” del Gobierno socialista de Clara Luquero durante los dos últimos años. A seis meses de las elecciones municipales, la formación liberal ha decidido volar sola escenificando una ruptura cuya principal consecuencia es que el Gobierno, en minoría, se coloca en riesgo de no lograr aprobar el presupuesto de 2019 en el que deben reflejarse importantes partidas decisivas para cerrar el mandato antes de las elecciones de mayo.

Luquero y García en una comparecencia conjunta en 2017.

La formación que lidera María José García llevaba varios días preparando este momento a base de escuetos comunicados de prensa marcando la gradación de un conflicto en el que no ha encontrado contrincante, sino una aparentemente resignada Clara Luquero que desde el primer día calificó las maniobras de sus socios como “electoralistas”, dando por hecha la ruptura.

Así, estando convocada una reunión del seguimiento del pacto, García lanzó un ultimato exigiendo que en la reunión participara la regidora y no el interlocutor habitual, el portavoz socialista, una exigencia que no recibió la respuesta deseada, así que en el siguiente paso, la misma portavoz acusó a la regidora de “no tener valor” para sentarse con ella. Finalmente, este 21 de noviembre, Ciudadanos ha dado por rota la relación que ha proporcionado la estabilidad necesaria al Gobierno minoritario del PSOE durante dos años.

En el escrito de confirmación de la ruptura, la portavoz de C’s tacha de “indignante” el bajo nivel de cumplimiento de los acuerdos del pacto –los cifra en menos del 35%– y retoma el discurso crítico hacia la gestión de los socialistas recordando los “muchos millones gastados en asuntos improductivos para la ciudad, pago de sentencias, proyectos que no llegan a ninguna parte y gastos sin ningún contenido real”, para concluir que el proyecto socialista “está en un punto de no retorno y totalmente agotado”.

Búsqueda urgente de apoyos para los últimos presupuestos del mandato.

El equipo de Gobierno socialista se queda, de esta manera, sólo, justo al final del mandato y con la necesidad de sacar adelante los presupuestos municipales, un paquete de cuentas de enorme interés por tratarse del último del mandato y que, por tanto, debería reflejar las inversiones y los proyectos de ciudad con los que se supone que debería cristalizar y culminar el trabajo de los socialistas en los últimos cuatro años.

Ciertamente, los de Luquero podrían afrontar los próximos seis meses con las cuentas de 2018 prorrogadas, algo que pondría en serios problemas la aplicación de proyectos de gran calado, como la inversión de 2´5 millones para acabar las obras del Cat o la dotación económica para sufragar el nuevo contrato de los autobuses urbanos, entre otros muchos “proyectos de final de mandato”. Tampoco figurarían, por ejemplo, las partidas del pregonado “presupuesto participativo”.

Para evitar los equilibrios económicos en forma de modificaciones puntuales a los que obligarían unas cuentas prorrogadas, los socialistas deberán buscar, una vez más, al menos la abstención de un edil de la oposición. El autodescarte de Ciudadanos y dando por hecho que el PP hará lo posible por tumbar las cuentas, las miradas se vuelven una vez más hacia el concejal de IU, Ángel Galindo, que ya propició con su abstención la aprobación de las cuentas de 2016 y, sobre el papel, mantiene una mayor afinidad ideológica con los socialistas, aunque lo cierto es que ha sido sumamente crítico con el Gobierno en este mandato en el que ha tenido importantes encontronazos con el equipo de Gobierno.

La otra opción pasa por que sea la formación que lidera Cosme Aranguren, Centrados, la que permita esa aprobación. Aunque esta posibilidad es mucho más remota en teoría, lo cierto es que los dos concejales de Centrados votaron recientemente “si” a la adjudicación del contrato de los autobuses urbanos que ponía fin al controvertido proceso de renovación del servicio.

Se abre el tiempo de la negociación, una tarea que recaerá en el debutante portavoz socialista, Jesús García Zamora, ocupando la tarea del dimisionario Alfonso Reguera, que fue el encargado de cerrar los apoyos a las cuentas en los tres últimos ejercicios.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

5 Comments

  1. ¡Ah! yo no he sido; pío, pío. Tras mantener el timón bajo el agua, ahora resulta que son los buenos de la película, que ha dicho el ‘jefe’ que hay que plegar velas y remar hacia el PP. Eso se llama navegación de cabotaje, al mejor puerto.

    Post a Reply
  2. Mira que me extraña que se queden sin socios cuando detrás hay una liberación de su portavoz por más de 50 mil € del erario público. Al tiempo.

    Post a Reply
  3. Se le ve el plumero a ciudadanos, ahora por intereses ajenos a segovia retiran su apoyo a la ciudad..que nos digan los pactos que tienen con el pp

    Post a Reply
  4. Lo mismo que han hecho en Andalucía con el PSOE de Susana Díaz.
    A quién pretenden engañar?.
    Si les conviene, después de las elecciones vuelven a pactar y a seguir mamando.
    Se les cayó la careta y ya los conocemos.

    Post a Reply
  5. Ante el sucedáneos la gente prefiere al original, el PP.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *