web analytics

Las pensiones, a debate

Tanto va el cántaro a la fuente que acaba rompiéndose. La última reforma del Gobierno del PP estableció una subida del 0,25 por ciento de las pensiones, con independencia del coste de la vida. Tan pronto como la inflación ha regresado a sus valores normales —el último dato interanual disponible es del 1,1 por ciento— los pensionistas han sufrido los efectos de pérdida de valor adquisitivo. Los populares se han permitido incluso el lujo de presumir de la subida. Los parlamentarios del PP de Segovia, pero también lo hicieron los de otras circunscripciones, siguiendo el argumentario del partido, convocaron una rueda de prensa a principios de enero y ensalzaron los beneficios de la subida, utilizando como principal argumento lo bien que lo hace el PP y lo mal que lo hizo el PSOE. La respuesta no se ha hecho esperar. Los pensionistas están en píe de guerra. Se manifiestan los jueves en las puertas del Congreso y este último fin de semana lo han hecho en diferentes ciudades de España. Ante esta situación, Rajoy no ha tenido más remedio que mover ficha y ha comparecido esta última semana a petición propia en el Congreso para debatir sobre las pensiones.

En el debate el presidente de Gobierno ha trasladado un mensaje de tranquilidad y confianza a los pensionistas. Ha repetido hasta la saciedad que “el sistema de pensiones no está en peligro”. Para ello ha hecho referencia a la “sostenibilidad”, pero nunca a la “suficiencia”. Y ha recordado que en Europa la tasa de sustitución  —la diferencia porcentual entre el último sueldo antes de jubilarse y la primera pensión— es del 50 por ciento, mientras que en España es del 80 por ciento.

Dicho de otra forma, hay margen para la bajada si las cosas vienen mal dadas y así homologarse a Europa. Cualquier sistema de pensiones es sostenible si se reduce la asignación per cápita hasta ajustar su asignación a la disponibilidad de los ingresos. Otra cuestión es la suficiencia. Con una pensión media de 857 euros al mes, como es el caso de Segovia, no es fácil equilibrar los ingresos con los gastos para poder vivir. Y en esa dirección se dirigen gran parte de las peticiones de los pensionistas. El mensaje del presidente tiene una ambigüedad calculada.

Rajoy, en el debate, ha apuntado a la necesidad de avanzar hacia adelante, pero no a rectificar nada de lo hecho hasta el momento. Ha defendido, sin ningún complejo, la reforma del PSOE, aquella que sube progresivamente la edad de jubilación de 65 a 67 años, y amplía la base de cálculo de las pensiones de 15 a 25 años. La ha calificado de necesaria. Fue él quien denostó, como jefe de la oposición, la reforma de 2011 y la votó en contra. También ha defendido su reforma. Esa que a partir de 2019 ligará el futuro de las pensiones a la esperanza de vida y fija el crecimiento anual en el 0,25 por ciento. Rajoy en estado puro. Una vez más ha hecho un claro ejercicio de cinismo político, pero además sin despeinarse. Ha articulado su defensa en torno a un ataque en toda regla muy medido y calculado. El debate, una vez más, lo ha ganado; otra cuestión muy distinta es la calle. El debate en la sociedad lo tiene perdido. La merma de las pensiones es una realidad ante la carestía de la vida.

El gasto en pensiones representa el 40 por ciento de los presupuestos del Estado. Los 141.000 millones de euros crecen un 3 por ciento anual. Hay que tener en cuenta el fuerte crecimiento de los pensionistas en los últimos años. A pesar del que el número de cotizantes a la Seguridad Social está creciendo, su aportación unitaria es muy baja y los nuevos pensionistas tienen una retribución mayor, de ahí que el déficit anual asciende a 18.000 millones de euros e irá creciendo hasta los años 50 de esta centuria. Un problema de difícil solución que requiere equilibrar gastos con ingresos, sin mermar la competitividad de la economía española e incrementar el paro y el cierre de empresas, lo que nos llevaría a la bancarrota. Una situación que no le impide a Montoro trasladar el mensaje de que la economía española está fuerte y puede asumir este desequilibrio; en un claro ejercicio de electoralismo partidista ante los nubarrones que se presentan de cara a futuro para su partido.

Rajoy ha reclamado que cualquier solución para abordar el problema se adopte en el marco del Pacto de Toledo, y se aleje esta cuestión de la disputa política. Esa es la naturaleza del Pacto de Toledo. Lo que no se puede entender es que, desde que gobierna el PP, este foro parlamentario se haya dedicado a diletar y a no mover ficha para buscar una solución. Otra cuestión es de dónde salen los fondos. El presidente ha apuntado a la creación de empleo como medida básica para que aumenten las cotizaciones, dando cifras muy optimistas. Sin duda, el empleo precario que se está creando no contribuye a solventar el problema. Ha planteado la necesidad de subir en 2018 las pensiones de viudedad y las mínimas, y complementar las rentas más bajas con deducciones fiscales en el IRPF, tal y como le está pidiendo C’s. Se trata de poner parches a corto plazo y no dar respuesta a un problema estructural de difícil solución, que sin duda tampoco contribuye a resolverlo los 700 millones de euros que se pueden recaudar por el impuesto a la banca, y que a lo mejor sí sería posible trasladar los costes asociados al mantenimiento de las vías de alta capacidad a sus usuarios, siempre que no tenga la consideración de servicio público. Bienes y servicios inelásticos orientados al sistema productivo que asume costes del Estado que pueden aplicarse a la solidaridad del Sistema de Pensiones. Una posición políticamente incorrecta a tenor de las recientes promesas de prácticamente todas las fuerzas del arco parlamentario. Perdónenme.

El auténtico dardo en el debate lo lanzó Rajoy con su propuesta de vincular cualquier reforma y mejora de las pensiones a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, como expresión cifrada de cualquier acuerdo político y administrativo con carácter anual. Un órdago en toda regla en el que tiene el control de las cartas. Si el PSOE no apoya los presupuestos, pero salen adelante con el apoyo de PP, C’s y PNV, el Gobierno descontará políticamente la mejora de las pensiones y estará en “el debe” de la oposición; pero si no salen los presupuestos adelante y las pensiones no mejoran, para el Gobierno habrá un claro responsable, el PSOE, dado que Podemos no cuenta al tratarse de un partido sin vocación de gobierno. Hay culturas que son perversas, y los errores se acaban pagando. El cántaro se puede romper.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

3 Comments

  1. Creo que la solución al tema de las pensiones tiene que empezar a buscarse ya y sin paños calientes, todos tienen culpa de ello, estos del PP y ustedes los del PSOE, fue Zapatero el que se invento lo de la pension no contributiva, osea gente que nunca contribuyo con su esfuerzo se le da una pension a cargo de los trabajadores, no de los españoles, solamente los cotizantes, yo no digo que dichas pensiones no tengan que existir, pero a cargo de los presupuestos generales del estado y no para todo el mundo, solo para aquellas personas que no han podido cotizar por una incapacidad que les impida trabajar, pero para el que no cotizo por que no quiso y conozco casos, para ese NO.

    Tambien se habla de pensiones minimas de autonomos, conozco y todos conocemos casos de autonomos que cotizaron lo minimo permitido, trabajando la mayoria en negro, que se hirieron con un capital en inmuebles y ahora protestan por que su pension es pequeña.

    Y los que consiguen una incapacidad y les dan una pension, no pagan casi medicamentos y ademas tienen un trabajo, existen muchos casos asi. Tambien subidas para ellos ¿verdad?

    Y el jubilado que protesta en television por que dice que su pension no le da para mantener a sus 2 hijos en paro, que protesten sus hijos por no tener trabajo.

    El tema es si tenemos o no tenemos dinero para tanto, ¿cuanto dinero se nos va en ONGS, en Ayudas a refugiados, en gobiernos autonomos, en asesores? tendremos que empezar a elegir en que queremos meter el dinero y el que ha cotizado debe tener una pension acorde a lo cotizado, si pedimos subidas de las pensiones minimas estamos mandando el mensaje de que se cotice o no al final todos van a cobrar lo mismo.

    Post a Reply
    • Usted plantea un debate muy interesante: el de la “equidad”, de muy difícil solución universal, y hasta dónde debe llegar la solidaridad social y del Estado.Un problema que se agudizará si el sistema de protección social descansa a futuro principalmente sobre el factor trabajo. La nueva “era digital” debiera marcar un nuevo orden social. No va a ser fácil. Tiempo al tiempo, aunque su predicción es difícil.

      Post a Reply
      • Usted dice:Un problema que se agudizará si el sistema de protección social descansa a futuro principalmente sobre el factor trabajo.

        Ese es el problema que en el presente, la proteccion social descansa sobre el trabajo y una pension contributiva nunca puede ser proteccion social, son derechos adquiridos en el mismo momento que me puse a trabajar y me dijeron que tenia que mantener las pensiones de los que trabajaron antes que yo.

        Lo que no se puede es cambiar el juego a mitad de partida y decir que la protección social o sea las no contributivas y la subida de las mínimas la pagan los trabajadores, quizás sea necesaria una transición en la que los que empiezan a cotizar paguen para su propia pension y los que nos vamos a jubilar en breve se nos pague la pension de los presupuestos o de donde sea , pero por supuesto, siempre con una equidad a lo contribuido, si no no dejaría de ser una estafa y que se revisaran las pensiones de toda la gente que trabaja en el sector publico y privado que teniendo una pension cobra un sueldo integro, que se les obligue a elegir, pension o trabajo, seguro que nos ahorraríamos dinero a la vez de crear empleo.
        Pero para esto esta el pacto de Toledo y los politicos, para arreglarlo, echar la gente a la calle para ganar unos votos, pasara factura a corto plazo y no sera solución si no se habla claro y se dice que es insostenible de la manera que esta actualmente estipulado.

        Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *