web analytics

La invisibilidad de los cuidados

A nadie le habrá pasado desapercibido durante estas vacaciones de Navidad la cantidad de niños y niñas acompañados de sus abuelos y abuelas. Todo ello el resultado de algo sin resolver desde incluso antes de la pandemia y que se ha agravado durante los últimos meses como es el cuidado y la conciliación.

Toda una incongruencia si tenemos en cuenta que mientras ésta era la imagen real, el día a día, los políticos pedían reducir contacto con los mayores para evitar contagios pero sin ofrecer alternativas, lo que llevó a muchas familias, muy a su pesar, a recurrir a esta solución.

De nuevo lo humano y lo invisible, aquello que no cuenta para medir la riqueza de un país, pero que no sobreviviría sin ello, los cuidados, quedaban relegados a un segundo plano.

No en vano no hay día que no se hable de la necesidad (que efectivamente lo es) de proporcionar soluciones a un sector que está siendo muy golpeado por el Covid como es la hostelería y el pequeño comercio, pero nada en la boca de los políticos que ponga de manifiesto la complicación del día a día de miles de familias para hacer frente a la conciliación obligatoria por situaciones derivadas del Covid: cierres de aulas, cuarentenas, etc.

Los cuidados siguen siendo esa parte humana y silenciosa por la que nadie parece preocuparse sabiendo que pase lo que pase habrá una parte de la sociedad que siempre se hará cargo.

Ya saltó por los aires una parte del sistema de cuidados, el de nuestros mayores, que poco a poco había sido sometido a las directrices del mercado midiendo sus vidas en euros para alegría de aquellos que engordaban sus bolsillos privatizando y precarizando. El Covid no hizo más que poner de manifiesto las debilidades de este modelo. Pero lejos de aprender y dar un giro radical las administraciones públicas han hecho lo posible e imposible por seguir perpetuando este modelo.

El Covid también puso de manifiesto la incapacidad del sistema de poder establecer una política de conciliación propia del siglo XXI. Desde el Gobierno se puso en marcha el Plan Mecuida, un pequeño paso pero insuficiente ya que la reducción y modificación de jornadas no parece ser la mejor de las soluciones. Y no lo es teniendo en cuenta el gran impacto que ha tenido en las mujeres, ya que han sido ellas en su mayoría quiénes se han acogido a estas opciones. Según el Instituto Nacional de Estadística el 94% de las personas con una jornada parcial por motivo de cuidado de niños, adultos enfermos, incapacitados o mayores, durante el tercer trimestre de 2020 eran mujeres. Así de esta forma se perpetúa una sociedad desigual que tardará años en corregirse. Además de añadir aún más precariedad a miles de mujeres al frente de familias monoparentales, ya que según varios informes son y serán de las mayores afectadas por las crisis social y económica derivada del Covid.

Las Administraciones Autonómicas, como la Junta de Castilla y León, tampoco parecen estar dispuestas a poner encima de la mesa medidas eficientes. En nuestro territorio, la Consejería de Familia puso en marcha, así lo anunció a bombo y platillo en septiembre de 2020, el “cheque servicio” poniendo de nuevo en manos de terceros, de lo privado, una conciliación de la que ella debería ser responsable.

Llegamos a la tercera ola de la pandemia y aparte de no haber aprendido nada, la afrontamos en la peor de las circunstancias. Tenemos el sistema sanitario desbordado, al borde del colapso y con su personal exhausto por la falta de inversión en recursos humanos. Con políticos que lejos de ofrecer alternativas a los sectores más afectados los utilizan como arma en su guerra que nada tiene que ver con la pandemia. Con una patronal que pone encima de la mesa la posibilidad de despedir sin miramientos para la prorroga de los ERTES. Y con un sistema de cuidados que sigue siendo invisible e irrelevante para nuestros gobernantes, a pesar de ser fundamental y necesario para la reconstrucción de nuestro país y de nuestro territorio.


Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

14 Comments

  1. Tiene toda la razón, Natalia. Los machistas del Pp que gobiernan España y los malvados empresarios capitalistas sólo piensan en oprimir y despedir de sus trabajos a las mujeres. En Cuba y Venezuela, tras décadas de ayudas sociales públicas, las mujeres, libremente, pueden escoger entre emigrar con lo puesto de esos países o prostituirse por un puñado de dólares o unos litros de leche para sus hijos, lo que supone un innegable avance social y el empoderamiento de la mujer. Profesiones como maquilladora de Pedro Sánchez o cuidadora de niños, limpiadora o cocinera de Pablo Iglesias, son el glorioso futuro que les espera a las mujeres en la España del Progreso y la Revolución. !Viva la Tercera República!

    Post a Reply
  2. https://elpais.com/sociedad/2005/12/14/actualidad/1134514802_850215.html

    La inmensa mayoría de personas sin techo son hombres. Más de un 80%.

    Sí, el artículo es del 2005, antes de la dictadura de lo políticamente correcto y del Ministerio de La Verdad. Pero si quieres te busco datos actualizados para que veas que la situación ha cambiado poco. No obstante, el artículo es de El País, supongo que algo de credibilidad le darás.

    De esa brecha de género tú y l@s tuy@s no decís nada Natalia? No os preocupa?

    La Igualdad Real os preocupa un pimiento Natalia.

    Post a Reply
  3. No eches la culpa a nuestros gobernantes, Natalia. Por todos es sabido que gobernar no es lo mismo que tener poder. Todo lo que hacen no vale para mucho, excepto para mejorar su economía particular.

    Post a Reply
    • Marta eso que dices es… Verdad, accidentes laborales, y trabajos penosos los hacen mayormente los hombres. Tampoco oigo nada de las antiguas quejas Podemitas por la subida de la luz…

      Post a Reply
  4. Señalar la luna tiene a veces este problema, que muchos sólo ven el dedo. Gracias por este foco en lo que mantiene la vida diaria.

    Post a Reply
    • Adela, a tí también te importa un pimiento la igualdad real.

      Te importa un carajo que el 80% de los sin techo sean hombres, te importa un carajo que de 695 fallecidos en accidente laboral en un año 542 sean hombres, eso os importa una mierda verdad?

      No digas que señaláis la luna cuando el único sitio al que sabéis apuntar es a vuestra barriga.

      Hipócritas.

      Post a Reply
  5. Vaya tontuna que ha cogido la señora del Barrio con la discriminación, no creo que la esixta ni en el 5% de las empresas.
    Veo que se hace ya pesadito el tema. No veo a los sindicatos, ni ocupas, ni políticos quitando nieve.
    Las mujeres, que si las he visto, son del montón, ni políticas, ni sindicalistas ni ocupas( con c). Por favor gente privilegiada no toques los egg, encima.

    Post a Reply
    • Pues fíjate que los hombres que he visto quitar nieve son del montón también… ni políticos, ni sindicalistas, ni okupas (con K). A los que he visto quitar nieve, son a las trabajadores y trabajadoras de los servicios de limpieza y vialidad invernal públicos, UME, Policía, Guardia Civil y a ciudadanos y ciudadanas… ¿O es que tienen que salir en la tele limpiando como Nadal en Mallorca?

      Post a Reply
  6. Qué señalan la luna?? Señalan la billetera, casoplones, coches oficiales y vivir sin volver a trabajar. Natalia. No hay mayor discriminación para hombres y mujeres que casi 6 millones de españoles sin trabajo, caos y negligencia en la gestión del Covid, crisis económica total del país, subida de la luz.. Seguimos?? Que lleváis DOS años en el poder y sólo se ha notado en vuestra cuenta corriente.

    Post a Reply
  7. De acuerdo en la primera parte Natalia..pero a qué modelo culpable de todo esto te refieres exactamente? Al modelo de las 17 autonomías que supone duplicar gasto en administraciones y luego no hay para pensiones?..o al modelo capitalista? ( Me consta que en Venezuela Cuba y Rusia hay más igualdad y conciliación de las mujeres,,solo pregunta a algún refugiado venezolano..).o al modelo de la casta política…es que no te explicas bien Natalia..

    Post a Reply
    • Y qué tiene que ver con el artículo, lo que suscribes anicetin? Si quieres atizar a la articulista hazlo, pero con criterio jomio. Como suele ser habitual en tus intervenciones mete la pata hasta el fondo…

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *