web analytics

Los Ángeles de San Rafael, la lucha por el agua del Tejo

Finalmente, los vecinos de los Ángeles de San Rafael, la comunidad de propietarios presidida por Óscar Gil, y el Ayuntamiento de El Espinar se vieron las caras ante el juez por el último tema que queda por solventar para la recepción por parte del consistorio de la urbanización: el agua.

Por sentencia firme de 2012, se endosó a El Espinar la recepción de la urbanización, y en consecuencia, la prestación de los servicios municipales. Todos ellos, al menos oficialmente, los presta desde entonces el consistorio (basuras y poco más, pues el mantenimiento de las calles deja mucho que desear). El tema más problemático, el agua, tanto abastecimiento como depuración, quedaron al margen y objeto de un periodo transitorio de cinco años en el que Aquona, que ya desde tiempos de Jesús Gil, desde 1995, es adjudicataria (primero por la Comunidad de Propietarios y luego por el consistorio) de la gestión del servicio. La prórroga cumplió en 2018, presentándose en 2019 auto de incidencia de ejecución de sentencia. En otras palabras, vecinos y propietarios denuncian que el Ayuntamiento no ha hecho sino mantener la situación cual estaba y ahora será el juez el que diga qué tiene que hacerse.

Vecinos de San Rafael entrando en el juzgado.

Para el Ayuntamiento, sin embargo, el tema del agua está resuelto. Desde la recientemente puesta en marcha Mancomunidad Intermunicipal de Los Ángeles de San Rafael (integrada por El Espinar y Vegas de Matute) se presta el servicio. Desde 2019, las tasas del agua se giran desde la Mancomunidad.

Lo cierto es que el agua de Los Ángeles es tres veces más cara y de mucho peor calidad, hasta el punto de que los vecinos afirman, sin aportar pruebas, que el agua no es apta para el consumo.

El agua es tres veces más cara por un problema histórico, otra anomalía de las muchas patentes en la urbanización. Y es que, a diferencia de una promoción urbanística convencional, en Los Ángeles -explican fuentes municipales- el promotor vende las parcelas por así decir a pelo, sin repercutir en el precio de las mismas las infraestructuras de abastecimiento de agua. Estas son cosa de Acuagest (hoy Aquona). Estamos hablando de los colectores, la potabilizadora, la depuración, infraestructuras que Aquona cobra repercutiendo los costes en la tasa del agua. Aquona afirma que por tales conceptos ha desembolsado unos 4M€, de los que se habrían amortizado la mitad.

Las discutibles reservas de El Tejo

Es una situación anómala. En cualquier municipio, las obras de abastecimiento las asume el consistorio que luego, vías tasas, las repercute en los vecinos. En Los Ángeles no, y es Aquona la que “ejerce” de ayuntamiento en lo tocante al ciclo del agua. Una vez la urbanización pasa a ser recepcionada por el ayuntamiento sucede que hay dos precios del agua: uno el que se aplica a los angelinos y penalizado por la amortización de inversiones y el mayor coste del reciclado del agua, otro al resto. Para solventar esta clara contradicción se impulsó la Mancomunidad, escindiendo por tanto a los angelinos del resto de vecinos. El agua de unos es objeto de la ordenanza reguladora municipal, la de los otros vienen dadas por las de una mancomunidad creada ad-hoc.

Embalse del Tejo, octubre de 2011, en uno de sus niveles más bajos.

Frente a eso los vecinos denuncian dos cosas. Por un lado la falta de transparencia de Aquona, y dicen que la empresa no les facilita información de qué inversiones ha pagado y por cuánto. No hay manera, dicen, de saber qué es exactamente lo que ha pagado Aquona, y manifiestan sus sospechas de que, en realidad, se están pagando colectores y servicios para la expansión urbanística, en suma, que están pagando la factura de la familia Gil.

Por otra, consideran que actualmente su abastecimiento en el Carrascal no cumple los mínimos. Y no los cumple por cuanto este pequeño embalse está nitrificado, en realidad, según los vecinos, allá van a parar las aguas residuales. La potabilización se hace con aguas mezcladas del Carrascal y el pantano del Náutico. Se potabiliza y se sirve en circuito cerrado. Un procedimiento caro, de escasa calidad, “tóxico”,  y falto de transparencia, aseguran los vecinos.

En su lugar quieren un cambio de modelo: pasar a abastecerse de los mismos suministros que el resto de El Espinar. Es decir, fundamentalmente de las reservas de El Tejo, pantano de 1,7Hm3 del que tiran los otros núcleos del municipio. Aquí se suscita la polémica de si el Tejo da de sí para asumir, a mayores, el abastecimiento de Los Ángeles. Esgrimiendo un informe de Confederación que cifra en 60.000 vecinos el techo de abastecimiento de la red espinariega, en Los Ángeles consideran que sí hay tal capacidad. Bastaría actualizar tuberías que conectan Los Ángeles con el Tejo, lo que aunado a una mejora del Carrascal, garantizaría agua de calidad y barata (o algo más barata que la actual)

Pero para el ayuntamiento, sin embargo, los números no salen. Recuerdan que además de unos 6.000 vecinos en verano, la urbanización tiene golf, jardines, hoteles, instalaciones deportivas y en un verano seco el Tejo carece de reservas para tanto. En realidad, y eso es un hecho, las reservas del Tejo son en verano una pesadilla para el alcalde espinariego, están al límite. Añadan problemas de la presa con fugas de agua que hay que rebombear. Sí, sin embargo, están abiertos a interconectar los suministros, de manera que en una de malas se pudieran inyectar agua a la red general desde todos los pantanos del municipio.

¿Pero quién lo paga? Y es que a cada paso que se da en Los Ángeles de San Rafael parece surgir un nuevo problema.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Una triste herencia del franquismo y de su protegido Jesus Gil, un presidiario, indultado dos veces por su amistad con Carmen Polo,”la collares”, que dejo decenas de muertos en nuestra provincia. Que lo asuman los de Vox que son sus herederos

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *