web analytics

Inquietud en el colegio de médicos por la entrada en vigor de la ley de Eutanasia

El próximo 25 de junio entra en vigor la Ley Orgánica 3/2021 que regulará la eutanasia, algo que preocupa profundamente en el sector médico y que ayer, a través del Colegio Oficial de Médicos de Segovia, dedicaba una mesa coloquio a la cuestión. Dos son los aspectos que más incertidumbre generan entre los profesionales, por un lado la implementación de la medida en el sistema regional de salud; por otro la objeción de conciencia.

Con una notable asistencia de médicos, el colegio sentó a dos expertos en la materia, Juan Pablo Leiva Santos, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, y Julia Fernández Bueno, presidenta del comité de Ética Asistencial del Hospital Universitario de la Princesa. El primero reconoció que pueden “haber casos que requieran un recurso excepcional como la eutanasia” pero que en, en cualquier caso, “en España no tenemos garantizada una estructura de paliativos, ni una ley integral de atención al final de la vida”, entre otros defectos. A grandes rasgos, su tesis es que la eutanasia debería ser un recurso excepcional primando los cuidados paliativos .

Fernández Bueno habló de caminos separados para referirse a la eutanasia y a los cuidados paliativos, aunque sí percibió la necesidad de avanzar tanto en la mejora de éstos como en el perfeccionamiento de la nueva regulación. Explicó la esencia del texto legal, que afecta tanto a la prestación del suicidio asistido como de la eutanasia, recordando que “es una ley que está en vigor en un estado democrático, por lo que hay que cumplirla, respetando la objeción de conciencia de los profesionales que así lo entiendan. Lo que hay que hacer es emplear todos los esfuerzos para que esto se haga de la mejor manera posible: de forma ágil, pero  con todas las garantías”. Precisamente, una de las polémicas que se ha creado parte del registro de profesionales. ¿Debe ser un registro activo o pasivo?  La especialista señalaba que parece lógico que el fichero debe contener los nombres de quienes objeten no de los profesionales que están dispuestos a firmar estos procesos, ya que “nadie se apunta o se da de alta para cumplir una ley”.

Respecto a la implementación autonómica de la ley, el debate puso de manifiesto  la necesidad de ir incorporando los decretos de desarrollo y, especialmente, órganos clave como las Comisiones de Garantías y Evaluación, sobre quienes recaerá el dictamen definitivo para dar luz verde a las peticiones en curso.

 


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

9 Comments

  1. No entiendo que haya objetores en la administración pública. Si no quieres cumplir la Ley, trabaja sólo en la privada. Me parece que hay una permisividad que al resto de profesionales no se les permite. Un abogado de oficio no puede objetar. Un farmacéutico tampoco, y así en muchos casos. Los médicos son de los pocos profesionales que pueden trabajar en la pública y en la privada. Sin incompatibilidad, lo que no entiendo, pues , como usuario de la pública, debería tener derecho a la asistencia por un profesional que haya descansado lo suficiente. Yo no se cuanto deberían remunerarles pero desde luego hay alguna modificación pendiente en este lío

    Post a Reply
  2. ¡Uy! ¡Qué miedito! Qué me castiga el niño Jesús de Praga… Coño qué soy yo el que lo pido no sufran, que bastante sufre el paciente. ¡Manda huevos! Siglo XXI y en la Edad Media. Panda de hipócritas.

    Post a Reply
    • Quizás será por matar personas el problema? Sres Vitango y Juan. Pónganse ustedes a decidir a quién matas o no. O a matar a un feto de un niño en el vientre de su madre cuando ya respira y siente dolor. Vamos, valientes.

      Post a Reply
      • Aquí no se trata de matar a nadie, se trata de no vivir una vida que no es vida, una vida que solo es sufrimiento y que se quiera o no acabará con la muerte. Seguro que si usted lleva su perro al veterinario y le dice que la vida que le queda es solo sufrimiento decide acortar ese sufrimiento.
        Y sí, hay que ser muy valiente para tomar según qué decisiones y muy cobarde para no querer ver cómo son las cosas.

        Post a Reply
        • Comparar un perro con alguien que podría ser su padre si enferma…Mátelos usted mismo, Don Luisandro, a ver qué le parece. Cuando no hay alternativas médicas para una vida parece evidente desconectar las máquinas, pero cuando se trata de una conveniencia del paciente empiezan las dudas. Hay que ser muy malo o cobarde para suicidar(matar) a alguien si hay opciones médicas reales de vida. Terminaremos matando a todo el que llegue a los 70 porque a partir de esa edad todo es sufrimiento y para no pagarles las pensiones.

          Post a Reply
  3. Obviamebte no se trata de matar a ton ni son, sino de pacientes terminales, con fuertes dolores que no quiren seguir con su agonía. Supongo que la decisión la tomaría el propio paciente y no sería elección albitraria de los médicos. No es tan difierente al caso de un perro, qué tiene de malo compararlo? Acaso hay que obligar a alguien a vivir una vida de dolor y sufrimiento sin cura?

    Post a Reply
    • Creo que matar a un perro sólo requiere que le parezca bien al veterinario y al dueño. A ver si ese va a ser el modelo de Eutanasia, muchos familiares les parecerá genial para heredar pronto.

      Post a Reply
      • “La muerte es algo serio” y quién es el dueño de una persona según tú? Como he dicho y pareces no haber leído, la decisión la tomaría el paciente, no sus familiares conpinchados con ningún médico. Vaya teorías cospiranoicas…

        Post a Reply
  4. ¿Alguien se ha molestado en ver el contenido de la Ley de eutanasia?, porque a la vista de algunos comentarios poco tienen que ver ni con el artículo que pretender comentar ni con lo que dice la Ley. Solo un pequeño extracto por si a alguien le interesa: “Eutanasia activa es la acción por la que un profesional sanitario pone fin a la vida de un paciente de manera deliberada y a petición de este, cuando se produce dentro de un contexto eutanásico por causa de padecimiento grave, crónico e imposibilitante o enfermedad grave e incurable, causantes de un sufrimiento intolerable”

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *