web analytics

Fallece Fidel José Fernández, el protector de las aves de las Hoces del Riaza

El naturalista y ornitólogo, Fidel José Fernández y Fernández Arroyo, presidente del Fondo de Rapaces de Montejo de la Vega, falleció durante la madrugada de este 21 de septiembre como consecuencia de un derrame cerebral por el que había sido hospitalizado unos días antes.

La muerte del Doctor en matemáticas, catedrático, profesor y naturalista ha causado una honda conmoción en la comunidad científica, entre los amantes de la avifauna y los habitantes de la zona en la que trabajó durante casi 50 años, desde la creación del Refugio por Félix Rodríguez de la Fuente y WWF España Adena, en pleno corazón del que luego se convertiría en Parque Natural de las Hoces del río Riaza, donde dirigía desde 1983 la realización de los censos colectivos en los que han participado centenares de ornitólogos a lo largo de los años.

Incansable estudioso y divulgador, figura irrepetible en la conservación de aves rapaces en España y referencia de los defensores de los animales, los que le conocieron coinciden en señalar la pasión que tenía hacia la naturaleza y el refugio de Montejo, que convirtió en el eje de su vida. Fernández y Fernández Arroyo realizó con su trabajo un gran seguimiento de la fauna, a partir de los censos de nidos y el seguimiento detallado de la reproducción de aves, pero también del estudio incansable de cuantos informes caían en sus manos sobre la zona, tanto científicos como los publicados en prensa. De hecho, uno de sus legados es un importantísimo archivo documental que fue nutriendo a los largo de casi cinco décadas.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

7 Comments

  1. Gran pérdida. Contribuyó a poner en valor alguno de los “tesoros” que guardamos en el nordeste de la provincia.

    Post a Reply
    • Otra baja importante y única que luchaba por
      esta zona, trabajador peculiar incansable y generoso, que defendía aquello que más le gustaba la naturaleza y sus animales.
      Le echaremos de menos.

      Post a Reply
  2. Amigo Fidel, tu energía incansable nos contagió a cientos de naturalistas que aprendimos a querer al Refugio de Rapaces de Montejo como la joya escondida que es. No sólo era tu sonrisa pícara de el niño que siempre fuiste, sino también tu nobleza, tu bonhomía, tu sencillez, tu locura, tu incapacidad de mentir, tu tesón, tu inteligencia, tu increíble memoria y el agradecimiento a todos que siempre tenías en tu boca y tus escritos. Como dijo el padre Pedro Panizo ayer en su homilía, preciosa y tan acertada como sólo la puede escribir un naturalista y un amigo que te conocía tan bien, fuiste lo más parecido que hemos conocido a un santo. Tu forma de ser y comportarte nos hizo, indudablemente, mejores personas a todos los que te conocimos y te quisimos porque no te podíamos fallar, no te podíamos mentir ya que en ti no existían esos conceptos tan terrenales. Sólo me queda dar las gracias por haberme cruzado en tu camino aquella tarde en el Refugio bajo Peña Portillo donde comenzó nuestra amistad, por los cientos de horas de conversaciones y por enseñarme con tu ejemplo como deberíamos conducirnos en la vida. Gracias amigo!!!

    Post a Reply
  3. Gracias por tu trabajo.
    Ojalá estés volando alto como las aves a las que dedicabas tu tiempo. DEP

    Post a Reply
  4. Querido Fidel, que va a ser de nosotros sin poder comentarte las observaciones, lo descubierto, lo acontecido? ¿Como le decimos a los buitres que no vas a volver? Que tremenda pérdida mi querido amigo..

    Post a Reply
  5. Me siento una afortunada por haber conocido a Fidel, una persona pura y generosa. Siempre con esa sonrisa inocente, dedicando su vida (de verdad) al Refugio de Montejo y a sus queridos buitres. Fidel, nos has dejado una huella imborrable, eterna y maravillosa. Cuando veo un buitre con su majestuoso vuelo se que estas ahi… Allá donde estes seguro que has encontrado una Peña para censar, y ya estarás diciendo: “¡…y cuando hagamos la Reserva de los Buitres…!” con esa energía incansable. Adios Fidel… nos vemos en tu refugio, en Montejo.

    Post a Reply
  6. Lo lamento en lo más profundo de lo que entiendo como mi vida.
    Era Fidel la plasmación de esa última esperanza en la voluntad de mantener viva la razón de un posible idealismo de armonía con cada ser y con cada rincón que pudiéramos hallar en esta tierra. Coincidimos en el tiempo como jóvenes entusiastas por experimentar el sentido del mundo que nos mostraba Félix.
    Cuando semana tras semana Fidel se apeaba en la estación de Maderuelo para sumirse en los farallones calizos de una tierra como esta, otros nos perdíamos por los melojares del alto Riaza, buscando la silueta sorpresiva de algún azor mesturado entre los arrabales del pie de monte de la Sierra de Ayllón…; sólo se me ocurre decir esto.
    S.T.T.L

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *