web analytics

El último día de la Caja

Oír Audios

Con mi pincho en la mano, pensé que ya me podía morir sintiendo que lo había hecho todo. ¡Iba a oír una reunión de un consejo de dirección de Caja Segovia!. ¡Qué digo! ¡El consejo! El de la polémica, el de “lo he dicho todo” y el de “me han engañado”. El del 17 de julio de 2012. El que consumó el final.

Pues qué quiere que le diga. Fue como aquella vez, de adolescente, cuando entre en aquella pensión soñando sensaciones inenarrables pero salí, no sé, como descorazonado y decepcionado con la publicidad previa… Me estoy perdiendo, disculpe.

Las dos horas de grabación que forman parte de la documentación (puede escuchar los principales cortes aquí) que el juez va acumulando en el caso Navicoas no encierran grandes debates, ni discusiones técnicas de elevadísimo nivel, ni arriesgadas decisiones, ni sacrificio alguno por la entidad.

¡Qué va! Consejeros casi mudos —pasivos también puede valer— ante el discurso trilero de Soto y Tapias, que como aquella vez que nos llamó a la cara gilipollas (o parecido y en latín) a todos los periodistas segovianos al tiempo mientras, encima, nos rompíamos las manos aplaudiéndole, sale al paso de las últimas piruetas en la Caja, dejando finiquitado (o eso creía), el asunto de las abultadas cuentas de los directivos y lo del crédito ese que creo que nunca debimos suscribir, con el Torreón (y otros bienes) como aval.

A ver, que no me quiero salir del audio. Por cierto, eso se ponía a grabar antes de que entrará el primer consejero y se apagaba cuando salía el último. Además, constantemente se oye ese sonido característico que provocan los teléfonos cuando se activan junto a una fuente de sonido. Me extraña que los consejeros no lo notaran y por eso y otras cosas, me extraña que dijeran que no sabían que se les grababa.

Luego si quiere nos entretenemos en detalles “menores” como la corrección sobre la marcha de algunas actas anteriores, por ejemplo, retirando una referencia concreta a Óscar Varas del que se decía que era demasiado joven para acogerse a los planes de jubilación o la valiosa propuesta para que se evite citar a la denunciante UPyD en las actas, que mejor es hablar de “una formación política”.

No. Prefiero entrar en la chicha. Navicoas: Pues seguro que usted estaba convencido, como nos contaron, que Bankia —a la que se hacía un favor incomprensible asumiendo la deuda asturiana— habría concedido a su hermana pequeña un préstamo en condiciones que para sí las podría haber recibido en otros tiempos alguno de los consejeros. (De esto, hablamos otro día, pero le advierto que se va a cabrear).

Pues no. Crédito a diez años, empezando a amortizar en cinco, pero pagando los intereses desde el primer día. Nada de carencias en esto. Bankia no devuelve el favor. Al menos no a la Caja.

Lo que más me escandaliza es cuando Soto y Tapias, en un discurso que parece estudiado de antemano —el uno acaba la frase del otro y al revés en varios momentos— explican al personal que el Torreón se usa como aval, precisamente para protegerlo; que se mete en la hipoteca pero que luego se sacará cambiándolo por inmuebles en Ayllón; que aunque no lo están negociando aún, “[Bankia] ellos lo saben ya”. Estupendo.

Bueno, al menos sabemos que los consejeros sí sabían que dos días después se firmaba el crédito y que el Torreón era uno de los avales de la operación. Otro interrogante resuelto.

Sobre la pasta de los directivos también he aprendido algo oyendo la grabación. Por ejemplo, el criterio de Soto sobre las partidas aquellas. Mire la que suelta: “[a los consejeros] no sé si les parecen bien o mal las cantidades, que están acordes a los rigores que creemos que han sido atendidos por estos directivos”. Vamos, que a callar, que los chavales se lo merecían. ¿Para qué te haces directivo de una Caja si no es para forrarte? (Esta última pregunta es mía. Creo).

También me queda claro que, con fecha 3 de enero de 2012, “aparecen” nuevas partidas en seguros para jubilación que engordan enormemente —tres kilos largos— las que se conocían antes. Resulta que el juez sólo pidió los números de 2011, por lo que esas partidas que le digo, fechadas por tres días en otro año natural, podrían haberse quedado guardadas. De hecho, creo que fue la primera idea, pero al final alguien debió asustarse…

Mire, aparte de reconocer que deciden meterlas en el informe para el juez sólo después de consultar y cruzar con Caser (la empresa con la que se suscriben estas pólizas) qué información iban a dar ellos, Soto dice hasta tres veces a lo largo de la grabación que prefiere meterlo porque —atención a la teoría que dice que ha oído de grandes abogados— “el juez lo lee todo una vez y si lo lee dos veces, nos castiga a todos”. Esta me la apunto, que es buena.

Ya las insinuaciones de Soto de que pensaba hacer gestiones directas con fiscales, jueces y otras “instancias” para minimizar la denuncia de las retribuciones, pues me resultan un tanto repugnantes, la verdad, pero ¿le sorprenden?

De lo oído en el famoso documento, mi mente concluye que en la Caja había formas de vivir que por inveteradas, por arraigadas, no parecían afectar a nadie de los que las practicaban; que a última hora y con prisas se trataron de “colocar” lo mejor posible —y fue una chapuza— importantes asuntos pendientes como Navicoas que, me temo que en condiciones previas a la nefasta integración, difícilmente habrían trascendido a la opinión pública; y que si de siempre ha sido interesante ocupar sillón en una Caja, los últimos de esta se empeñaron en la idea de marcharse con dinero suficiente para la jubilación, al parecer, seguros de que lo merecían.

Con la ira acumulada en mi cabeza, llega al final de todo Soto y a modo de despedida suelta que hay que tomarse un vino todos juntos y que “hemos tenido mala suerte al final, que no ha tenido éxito el compromiso de las siete cajas”.

¡Porca miseria! ¡Qué mala pata!

Oír Audios

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

4 Comments

  1. ¡Enhorabuena don Fernando! Gracias. Al final don Atilano Hablara con… esos que no se dicen, y habrá un indulto-general-cajeril. Por los servicios prestados a la banca española y saber comer el tarro al pueblo llano y preferente 😉 que es bruto. La verdad, gracias, pero me ha dado usted el día de San Valentín ¡coño!

    Post a Reply
  2. Interesante y esclarecedor documento. Está bien que las cosas salgan a la luz. Lo más importante y pienso que se dice poco. El dinero de la Caja, con el que se pagaron o se pagan estan estratosféricas indemnizaciones y los ERE y los incentivos jubiladores (la verdad es que es un júbilo dejar de currar y con dinero a los cincuenta y pico) era de todos los segovianos. En una entidad dedicada a no lucrarse y sí, a utilizar el dinero en beneficio público y de la ciudad. Como el resto de Cajas. Pienso que la codicia y el afán de demostrar al mundo lo inteligentes que eran nos ha llevado a la bancarota, demostrando que de preparación cero y de inteligentes menos. ¡Aaahhhhh! la crisis. ¡Ya!

    Post a Reply
  3. VAYA TELA…

    -PRESTAMOS ¿ EN QUE CONDICIONES Y A QUIEN…
    -¿ ESTA CALLANDO MAS DE LO QUE HA DICHO HASTA AHORA (HABLA DE FUTUROS CABREOS DE “ ALGUNO” DE LOS 8 MAGNIFICOS) ALGUNOS ERAN/SON POLITICOS ACTIVOS Y CON PESO( o LASTRE)EN SUS FORMACIONES,INCLUSO ALGUN SUPUESTO INDEPENDIENTE…QUE SE AUTOINMOLA…
    -¿SE ATREVERA A CONTARLO…
    -¿ SEGUIRAN ADELANTE LOS MAGENTA O TAMBIEN “PACTARAN” (DOBLEGARAN)
    -LA INDEPENDENCIA DEL PODER JUDICIAL YA NO LA SOSTIENE NI EL PAPEL EN EL QUE PLAMARON LA CONSTITUCION… CESAN AL JUEZ QUE ENCARCELO , un día, A BLESA ,¿ QUE HARA EL DE LA C/ DE SAN AGUSTIN…
    -DE AQUELLOS 8, ALGUNOS SENADORES, OTROS DIPUTADOS, NO SE LES PASA POR LA CABEZA DIMITIR- SE VOTO A UNOS PARTIDOS QUE LES PUSIERON Y NO SON DIGNOS DE REPRESENTAR AL PUEBLO
    -VIENEN ELECCIONES EUROPEAS, LOCALES , REGIONALES Y SEGUIRAN PRESENTANDO A LOS MISMOS TITERES, TOTAL SEGOVIA ES LA CAPITAL DE LAS MARIONETAS

    -A TODO ESTO, ESE BANCO SE RECUPERA EN BOLSA, ¿Quién SE LO CREE… O VAN A DEVOLVER TODO LO ROBADO A LOS PREFERENTISTAS …

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *