web analytics

El último contrato del Cat acaba en un nuevo conflicto con el Ayuntamiento y deja el edificio sin terminar

Las obras aún están lejos de terminar en el edificio del Cat. (Imagen de archivo)

La lista de empresas contratadas para hacer las obras del Cat pero abandona el edificio sin acabar la tarea y en conflicto con el Ayuntamiento sigue creciendo. El portavoz socialista y concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García, confirmaba este 19 de noviembre que los técnicos municipales han constatado que las obras “de remate” del inmueble (3,2 millones de euros en números redondos) no se han realizado o no están correctas por lo que el Ayuntamiento no recibirá las obras y rescindirá el contrato con Rogasa, bien con acuerdo, bien con la mediación del Consejo Consultivo de Castilla y León a través del tribunal de contratos, como poco.

Y eso que desde el lado municipal se ha explicado que se ha mostrado una paciencia infinita con una empresa que tenía que haber cumplido los trabajos en enero y logró prórrogas y estiramientos de plazos durante casi un año —incluyendo sanciones por incumplimiento— que han llegado a este noviembre sin que se hayan cumplido las obligaciones del contrato.

“Hay incumplimientos del control de calidad que no se han podido acreditar, de normativa de incendios, de accesibilidad, de documento básico de seguridad de los vidrios instalados y de la normativa”, resumió García un listado de carencias aparentemente sencillas de solventar para cualquier empresa dedicada a la construcción y que imprime una pátina cómica a un asunto demasiado serio para la ciudad.

Una ducha demasiado baja

Tanto es así que la intención del Ayuntamiento es la de “buscar empresas (o profesionales) especializadas para que acaben de hacer cada uno de los trabajos pendientes por separado. Hará falta, por ejemplo, un fontanero que reinstale una ducha cuya alcachofa ha quedado instalada demasiado baja de altura; una empresa de seguridad de incendios que se decida a instalar las barras de apertura antipánico; otro “especialista” que elimine una chapa no permitida por la normativa de accesibilidad de la puerta de un garaje o una constructora capaz de extraer catas de algunos forjados para certificar la dureza del hormigón en ese punto, entre otros detalles.

“Quiero pensar que es por despiste porque esto no es muy normal” reflexionaba García sobre el listado de trabajos inacabados por la empresa.

Para sufragar los gastos, el Ayuntamiento no prevé destinar nuevas partidas en los presupuestos del año que viene. García cree que los 400.000 euros “aproximadamente” que no se han llegado a pagar del contrato con Rogasa bastará para cubrir las facturas. No obstante, recordó que hay abierto un expediente de penalidades contra la empresa, por 300.000 euros y está la garantía obligada en todos los contratos públicos, otros 200.000 euros en este caso.

Empresas fieles

Lo que no hizo García fue poner fecha de finalización a la enésima “última fase de obras” del edificio Cide del Cat que está a punto de comenzar. Lo más socorrido que se le ocurrió fue un inquietante “cuanto antes”, aunque de entrada hay que resolver el contrato actual. Para ello “esperamos que en la próxima Junta de Gobierno Local”, el jueves, se apruebe la incoación del expediente de rescisión de contrato. Como quiera que es seguro que la empresa recurrirá al consejo consultivo, el fallo del organismo tardará aún unos dos meses. Entre tanto, los técnicos municipales tendrán que estudiar si es viable su plan de llamar a obreros especializados para cada una de las tareas pendientes o se ven obligados a hacer un nuevo contrato global con sus licitaciones y plazos administrativos, lo que dejaría la fecha de acabado mucho más lejos.

Eso si. Según el Ayuntamiento las “ocho o nueve” empresas —la indeterminación en el número es premeditada— que el Gobierno local sostiene que aún tienen interés en instalarse en el edificio Cide también derrochan paciencia puesto que ninguna de ellas habría comunicado hasta ahora que quiera renunciar. “Ninguna ha dicho que lo deja y si eso ocurriera, vendrán otras” concluyó con un optimismo no justificado el concejal.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

8 Comments

  1. Suma y sigue la herencia 😉

    Post a Reply
  2. Mira!! la oferta más barata nos va a salir la más cara y con diferencia. Siempre que una obra de la Atministracion se la adjudican a una empresa de fuera de segovia sale rama. SIGAMOS ASÍ QUE NO PASA NAAAAA!

    Post a Reply
  3. Este edificio es el ejemplo de la mala gestión de Clara Luquero.

    Post a Reply
  4. Y si metemos a los militantes y cargos del Psoe dentro del CAT y cerramos la puerta por fuera hasta que no arreglen ese edificio y lo concluyan que no salgan de allí?. Otro tanto para La Faisanera y el Pp.

    Post a Reply
    • Apoyo la moción. Los pañuelos de cuatro picos los pongo yo.

      Post a Reply
  5. Yo que te rondare, morena! Que despropósito tan grande…

    Y ni una dimisión por las malas decisiones que se han tomado, una tras otra, con respecto al monstruo de edificio que se está tragando millones de euros de todos los segovianos y sin ver la luz al final del túnel…

    Manda huevos! Como diría alguno…

    Post a Reply
  6. El pésimo legado de Arahuetes se llevará por delante al pésimo gobierno de Clara Luquero

    Post a Reply
    • jajajajajaja….. que pardillo. Si hubiera elecciones mañana volvería a ganar la pesoe. Hay borregos a manta, que no tiene ni idea de lo que es el CAT.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *