web analytics

El río Eresma es una cloaca

Rio2014

El vertido de buena parte de las aguas sucias segovianas al Eresma, denunciado por El Adelantado de Segovia y consecuencia de la falta de mantenimiento de los colectores pone de manifiesto una realidad: Aguas abajo de San Pedro Abanto y desde hace ya bastantes años el río es zona muerta. Una cloaca.

En la Confederación Hidrográfica del Duero insisten en que los parámetros son normales, o al menos, dentro de los estándares. En realidad, las manchas verdes de nitrato, la contaminación visual flotando en el agua o colgando de la vegetación de ribera, la contaminación olfativa, la ausencia de vida digna de tal nombre… Evidencias demoledoras de que alguien no está haciendo bien su trabajo.

“Hasta la Pilarcita -por la zona de San Pedro Abanto- aún es posible detectar truchas de baja calidad, pero truchas. Aguas abajo de ese punto, en cambio, el río es una zona muerta. Los barbos hace años que desaparecieron. La situación se mantiene a lo largo de buena parte del Eresma. Hasta el año pasado había un coto de truchas de repoblación en Coca, este año lo han quitado, arguyendo que había escasa demanda”, explica el bloguero Javier García, colaborador de acueducto2.com desde su columna El Coto.

A simple vista se aprecia la contaminación en las aguas superficiales del Eresma.

A simple vista se aprecia la contaminación en las aguas superficiales del Eresma.

Las administraciones miran para otro lado. Los municipios solo se responsabilizan -y hasta cierto punto y la más de la veces con negligencias de bulto, como la que ha llevado al vertido de heces de esta semana- de lo suyo. La Junta no detecta indicadores anómalos en las aguas del Eresma, la CHD menos, el Seprona parece limitado a luchar contra los vertidos de purines y los pescadores piratas.

Y hablando de indicadores, señalar que los indicadores supuestamente on line de la página web de la CHD, brillan por su ausencia, ofreciendo solo compendios históricos.

Así pasa que un vertido descomunal, como la liberación al río Eresma y durante tres días de las aguas residuales de Segovia sin tratamiento alguno, no marca una situación de alerta y según la comisaría de aguas de la CHD: “los indicadores están en términos aceptables”.

El Ayuntamiento de Segovia terminó ayer los trabajos de reparación urgente para poner fin a este vertido. Según la concejala responsable de Medio Ambiente, Paloma Maroto, el problema se produjo cuando el canal de conexión entre las conexiones de buena parte de los colectores y la depuradora de Tejadilla (la única que funciona pues la otra está en obras) se cegó. Las aguas fecales desbordaron el canal y se fueron por el aliviadero. No se han registrado tormentas en los últimos día o escorrentías o nada que justifiquen que el canal esté cegado. Solo la falta de mantenimiento.

Y es que esta es otra. “Hay razones para pensar que las depuradoras de Segovia y su alfoz no están trabajando correctamente”, insiste García. Se depura, poco y mal.

Presentación del anteproyecto de la EDAR, en 2010.

Presentación del anteproyecto de la EDAR, en 2010.

Quizá la prueba más evidente es la ampliación de la EDAR de Segovia, un proyecto de 21 millones de euros que entrará en funcionamiento en 2015. Este equipamiento debe depurar las aguas de Segovia, La Lastrilla y San Cristóbal, así como la procedente de los polígonos de Hontario y El Cerro. Se trata de una instalación dimensionada para 150.000 habitantes. ¿A dónde va a parar actualmente toda esa contaminación? A una pequeña estación depuradora donde el tratamiento es mínimo, y de ahí al río.

“Lo más indignante -opina García- es que Segovia no tiene una presión industrial o demográfica justificativa de la realidad actual, cualquier barriada de Madrid contamina el triple. Podríamos tener un río de lujo, pero en su lugar tenemos una cloaca”.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *