web analytics

El Coto: injusticias de la Junta con sus administrados

Hacía tiempo que no me asomaba por aquí. Otras ocupaciones y situaciones me han apartado de cuerpo, que no de alma, de este blog.

La caza sigue abierta en esta desastrosa temporada. No hay peor ciego que el no que no quiere ver. Pero ese es otro tema.
Hoy voy a traer a colación un espinoso tema administrativo y normativo. Según la normativa de pesca los mayores de 65 años tienen una serie de ventajas dentro del campo de la caza y la pesca. Una de ellas es que las licencias de caza y pesca les resulta gratuita para aquellos que según la declaración de la renta no llegan a una determinad cantidad. Eso me parece correcto y bueno.

Ahora bien, hay otra normativa respecto a los permisos de pesca para los acotados que no me parece ni medio bien.
Por ser mayor de 65 años te hacen en la mayoría de los cotos un descuento del 50% (si, del 50%). ¿Recuerda, amigo lector, la última vez que le hicieron un 50% de descuento real en algo? Yo tampoco.

Y en principio, lo que era una norma buena, se ha vuelto perversa. Hay jubilados, sin obligaciones familiares, que ganan la pensión máxima. Porque lo habrán cotizado, no le digo a usted que no. Pero en la situación actual, hay padres de familia que llevan años en paro. Es más, la pesca, a veces, puede ser un escape mental para situaciones anímicas complicadas.

Pues un permiso, por poner un ejemplo en el coto de Revenga, donde las truchas son repobladas semana a semana por cientos de kilos, y de momento pagadas por todos los contribuyentes, a un menor de 65 le cuestan 20 euros, a un mayor de 65, 10 euros, sea cual sea su nivel de renta.

Y digo yo, estimado lector, ¿es justo esto? Un parado, un contratado por 600 euros tiene que enfrentarse al doble en el pago que un posible jubilado de con la pensión máxima. Además, el cupo es el mismo 6 bravas y lustrosas 6 truchas de goma para cada uno. Como máximo.

Usted, con una lógica aplastante me podrá decir que si se está en paro o se cobra 600 euros, el pescador joven debería priorizar sus necesidades y a lo mejor no debía ir de pesca. Puedo estar un poco de acuerdo con usted. Es cierto que no es un elemento de primera necesidad. Ni para el joven ni para el mayor. Es puro placer. Divertimento. Por tanto nadie y digo nadie, debía tener ventaja en esto. Mire usted si ambos fueran a putas, la meretriz dudo mucho que hiciera una rebaja del 50% al mayor.
Por que el disfrute se paga. Máxime cuando adelantamos la pasta de las truchas, su vigilancia y mantenimiento todos los castellanos y leoneses.

Por al final, unos joden y otros pagan. Y ya sabe el refrán castellano: O jodemos todos o…

Author: J. García Herrero

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *