web analytics

Editada la obra teatral de Alfonsa de la Torre basada en el crimen de la Corredera

En 2015, la cuellarana Carmen Gómez Sacristán informaba de un sorprendente hallazgo, un manuscrito con la obra teatral Cierva Acosada, fechado en Madrid 1958, incursión en el teatro de la poeta segoviana Alfonsa de la Torre. A la muerte de la poeta acaecida en su villa cuellarana en 1993, su archivo personal, con borradores de sus obras y también un valiosísimo fondo documental y cartas de su generación poética y especialmente de las voces poéticas femeninas, fue destruido por un hermano sociópata. Rebuscando en archivos o, como es el caso, a partir de un donativo anónimo de una familia cuellarana, Gómez ha ido recuperando cartas, poesías y esta obra, ahora editada por la editorial Torremozas con una introducción y aparato crítico a cargo de la propia Gómez.

Literatura feminista adelantada a su tiempo y escrita entre 1946 y 1958, Cierva Acosada refiere al crimen de la Corredera, acaecido en el molino homónimo de Cuéllar en 1935. Tal como explica J. Ramón Criado en su blog Microhistorias de Cuéllar y su tierra, en verano de 1935 Sofía Miguel, hija del molinero, fue a visitar a una hermana en la vecina localidad de Dehesa Mayor, a la que ayudaba en trabajos de campo. Al atardecer, volvió para el molino donde vivía junto con sus padres. Pero nunca llegó a casa. El cuerpo fue encontrado al día siguiente cosido a puñaladas en medio de un pinar. Las sospechas apuntaban a grupos de resineros que trabajaban los pinares, pero lo cierto es que nunca se encontró al culpable o culpables, desatando todo tipo de rumores en la Segovia de la época.

Alfonsa de la Torre, en el centro, en La Charca.

El crimen ejerció una gran impresión en la entonces joven Alfonsa de la Torre, a cuyo influjo compuso la elegía poética Llanto por una cierva acosada. En andas de pino vuelves a tu casa… Son versos en los que late toda la rabia y el dolor por un crimen sexista que hace aflorar en la autora toda la solidaridad de género, una verdadera pasada que anticipa la poesía queer y el lamento por la condición de la mujer, ciervas acosados por cazadores de hielo y monteros de niebla.  Son tropos que devuelven la modernidad, si es que alguna vez la perdió, a una autora en su día tildada de excesivamente erudita y hermética.

En la década de los 50, tras recibir en 1951 el Premio Nacional de Poesía, Alfonsa de la Torre se volcó en el teatro, llegando a ensayar en el prestigioso María Guerrero de Madrid Desenterrada, pieza que finalmente no se estrenó por su exceso de audacia. Según las cartas recopiladas, la pieza parece prefigurar una trilogía de la que la obra ahora editada formaba parte.

Cerramos la información con un vídeo del canal del cuellarano Jesús Eloy García Polo, en el que Gómez desgrana unos impactantes versos de Llanto por una cierva acosada. Vale la pena.

Author: Cultura

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *