web analytics

Cartelera Segovia: Tarde para la ira

callejotorreNo me busquen en el cine de comedia actual española. Los líos de alcoba a lo Aida y los gags sobre vascos, murcianos y andaluces, ya sean polis o matrimonios imposibles, torrentadas y demás me dejan impertérrito; más que risas, me arrancan depresivas reflexiones sobre el género humano. En cambio, el thriller español mola que es un gusto, aunque precisamente, Tarde para la ira se base en una depresiva reflexión sobre el género humano.

Un peliculón, que arranca con un plano secuencia genial. El atraco a una joyería visto desde el parabrisas del chófer que se encarga de la huida. Apenas formas humanas aparecen durante fracciones de segundo entre el paisaje urbano, un memorable par de minutos que hacen que la Coca-cola y las palomitas se te caigan de las manos. Y poco más del argumento de Tarde para la ira voy a decir, y es más, recomiendo que no lean demasiadas sinopsis porque realmente el argumento tiene intriga, no sabes cómo acabará, y hasta la mitad de la cinta tampoco sabes qué rayos está pasando y qué pinta el mustio Antonio de la Torre de pareja del paisano Luis Callejo.

IslaMinimaAsí hice yo, que me fui a verla sin más información que era un thriller y que salía el paisano. Y en esto veo que el director y guionista es Raúl Arévalo. ¿No era actor? Pues me parece que va a dejar de serlo, o al menos, se va a tener que emplear a fondo en  ambos oficios. Primera sorpresa. Segunda sorpresa, que sale Martín Muñoz de las Posadas, y que bien sale, por cierto, como marco de una fiesta mayor con acaso los dos únicos gags (bueno, la escena de Callejo y De la Torre con chándals de gimnasio, tela….), a lo que parece protagonizado por dos paisanas y algún paisano más, que están de premio Goya, entre los muchos que Arévalo seguro cosecha el año que viene.

Y si es aún poco argumento para llevar a un segoviano al cine, sepan que Callejo está inmenso. Hace de recluso y, a fe que el bueno de Luis parece haber tenido una adolescencia compleja o muy malas amistades. Además, con De la Torre generan una química muy especial, se ven dos seres tan devastados, tan carne de cañón, tan perdidos en este mundo cabrón, que se te pone un glups en la garganta. Me alegro especialmente por Callejo, las más de las veces lidiando con personajes imposibles y que esta vez tiene cancha para desarrollar un personaje complejo, difícil y bien llevado.

Si que es verdad que el planteamiento de los personajes principales, al inicio, se hace un tanto lento, pero Arévalo demuestra ser un alumno aventajado en la dirección y, con todo, sabe darnos pinceladas atractivas. Sobre todo basadas en ese Madrid humilde, tan vivo como muerto a la vez, tan real, del bar carabanchelero al hospital viejuno, de los pasajes absurdos de la Castellana a los gimnasios de macarras del extrarradio. De repente la historia estalla, y zas, estás en un viejo Audi por carreteras secundarias de la Diputación de Segovia camino de Martín Muñoz. Creo que después de El Sur, del parco Erice, nadie como Arévalo, no por nada con raíces en la zona, ha sabido leer esas gamas de verde-amarillos, esos paisajes mesetarios, tan contrastados con el madrid barriobajero del que emanan los protagonistas de esta gran historia. Probablemente estamos ante el mejor thriller español de la década, que ya es decir.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

  1. Bien, Luisito, bien; comparto tus reflexiones previas y acepto con agrado tu invitación para ver la peli.
    Gabarrero.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *