web analytics

Cartelera Segovia: Steve Jobs

JobspeliculaJobs es al siglo XXI lo que Edison al XX, más que un inventor, un empresario visionario que cambia la vida de la gente. Steve Jobs (1955-2011) revolucionó la informática de uso masivo, participando en la gestación de un nuevo interfaz para la microinformática (el del ratón y las ventanas, realmente concebido por Xerox), la portabilidad on-line (el Ipad o el Iphone) o, tal vez menos conocido, la animación digital (fue el fundador de Pixar).

Su personalidad ha eclipsado completamente al -suponemos- amplísimo equipo de desarrolladores sobre los que se asentó el éxito de Apple. Y no es de extrañar, ególatra, informal, a menudo despótico, budista, vegano y creyente en supercherías como las medicinas alternativas, sin embargo, a su muerte amigos y enemigos le tributaron un sinfín de homenajes. Nadie se alegró de su prematuro fin en 2011, lo que tratándose de uno de los hombres más ricos del mundo, ya es mucho decir.

Llega ahora a las pantallas Jobs, una verborreica aproximación al hombre y al empresario. Parece una obra de teatro, pero la genial actuación de Michael Fassbender y la ágil dirección de Danny Boyle, conocido por su oscarizada Slumdog Millionaire hacen que la cosa mantenga un cierto interés hasta el abrupto final. A destacar la ambientación de tramoya, de pasillo, con virgueros travellings, pensadas tomas, bromas circulares, que mantienen el interés de este saturado guión de Sorkin (quien anteriormente ya analizó al otro rey Midas del sector, Zuckerberg “caralibro”)

La trama nos presenta a Jobs en tres etapas cruciales de su vida, siempre en los minutos previos al lanzamiento de uno de sus productos emblemáticos, el Apple Macintosh del 84, el Next (1988) y el iMac (1998). La vorágine de presentaciones de productos concebidas como shows de una rock-star se suceden a tres planos. El empresarial -con el pulso por el poder en la compañía-, el tecnológico y el equilibrio imposible entre amistad, poder y revolución tecnológica, y por último, el que gana la partida, el humano, con la tensa relación de Jobs y una hija extramarital y la mujer de ésta, Lisa. De este modo se pergreña una muy disneyiana historia de la evolución del personaje, que empieza casi como un loco sociópata para terminar deviniendo un padrazo, reconciliado con el mundo. Un tanto inverosímil, la verdad.

Y este y la verborrea continuada, por puntos saturadora, es el principal pero que cabe hacer a la película: que creo que es todo mentira. Que se toma como excusa a Jobs para trazar una disneyiana parábola sobre la paternidad responsable y los valores por encima del poder, que no sé yo…

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *