web analytics

Cartelera Segovia: La quinta ola y Nadie quiere la noche

The5WaveHoy traemos a colación un “cabún” de “survivors” y, para compensar, otra profundidad de la profunda Coixet. El  “cabún” -el mundo se acaba- es La Quinta Ola. Andaba este servidor un tanto tenso y precisado de distracción. Me planté en el cine presto a ver y entender la Gran Apuesta, pero al final tiró más el lado friki y me comí este trabajo de J. Blakeson, reiteración de apocalipsis alienígena, para más inri, visto desde la  perspectiva del Ohionense teenager medio con una insoportable adolescente de cara rellenita de prota, a la que da réplica otro adolescente formal y patriota y un super mazas fogueado en el cine de adolescentas.

Bueno, como ven y como diría Ortega, la cosa en su contexto, así no hay lugar a engaños. Estamos ante el enésimo producto teenager CiFi en la onda de Los Juegos del Hambre y que ha dado lugar a productos afines (Divergente, El corredor del laberinto). Adolescentes aparantemente normales y vulgares elegidos por el destino para salvar la civilización. El que nos ocupa viene a ser el capítulo piloto para probar ulterior fortuna con continuaciones y secuelas. Debo decir que frente a las tontísimas distopías de las anteriores (bien, quizá el Corredor del Laberinto tiene más enjundia) La Quinta Ola, al menos, presenta un guión atractivo, ni que sea porque los marcianos son esta vez más jodidos de lo normal y zombifican humanos para enfrentarlos entre sí en una especie de guerra civil. “Atractivo” entre comillas, tampoco es que sea un alarde de originalidad, pero le da cierto punto. La cruz, por supuesto, es la prota jeta de hogaza. La cara, que guarda cierto aire a Amanecer Rojo (la genialidad de Conan Milius del año 84, donde en la más memorable epopeya militar jamás vista, Corea del Norte y Cuba arrasan los Estados Unidos de América, solo para cagarla al final contra un puñado de guerrilleros adolescentes. Y es que como un quinceañero se te ponga pesado…)

Pues esas tenemos. Entretenida por puntos para un público con granos o que ha sabido preservar cierta inmadurez frente los estragos de la vida, que debe ser el caso, porque tampoco salí del cine disgustado. La Quinta Ola es lo que parece. O sea que están avisados. Eso sí, eché de menos One Direction en la banda sonora.

nadiiqueirelanocheBajo el confundente título de Nadie Quiere la Noche, la sesuda Isabel Coixet nos sirve una variante esquimal de Bailando con Lobos, basada en la epopeya de la mujer y adúltero conquistador del polo, Robert Peary, encarnada por Juliette Binoche. De entrada, la película es bien poco original, el choque espiritual entre una señorona de Nueva York metida a exploradora polar con la primitiva y salvaje cultura inuit.  Ya saben, la voluntad humana del colono superada por los elementos telúricos, tal que el frío, la oscuridad, el hambre, finalmente y tras no pocos apuros, rescatada in extremis por la “pureza” del elemento indígena (y el abnegado criado negro del señor Peary, todo sea dicho).  La novedad, y lo que salva realmente la historia, está en el contrapunto materno-feminista. Al final, es la curiosa relación entre las dos señoras Peary la que confiere química a la historia hasta el punto que podemos decir que estamos ante un satisfactorio producto que explota sin alharacas los elementos aventurero-paisajísticos convenientemente revueltos con el análisis psicológico-situacional tan del gusto de Coixet. Bien sin más, lo suficiente como para seguir avalando el talento de la cineasta catalana.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *