web analytics

A juicio por encargar la muerte de un vecino de Cantalejo por 50.000€

Cuéllar. Foto de archivo.

M.S.S. de nacionalidad española y residente en Cuéllar se sentará en el banquillo de los acusados para responder de un posible delito de proposición de asesinato. Según el fiscal el acusado llegó a pagar en metálico 34.900€ al entonces regente del bar la Cúpula para que extorsionara y llegado el caso asesinara a un tercero que, al parecer, le debía una considerable suma de dinero, hasta 2.000.000€. Los hechos se remontan a 2016 y el fiscal pide para el inductor del fallido homicidio una pena de 7 años. Nada para el supuesto sicario, identificado como F. Nada porque en el último momento, y tras cobrar en diversos pagos hasta 34.900€ en concepto de adelanto, el presunto sicario se echó atrás, confesó ante la policía y M.S.S. terminó en la cárcel.

Al encargado de ejecutar el asesinato y responsable en el momento de los hechos de un bar, le llamaremos F. Era un bar -en el centro de Cuéllar y actualmente en funcionamiento pero en manos de otra dirección ajena por completo a los hechos que se narran-, que frecuentaba M.S.S., que terminó trabando amistad con F. Este le comentó que el bar no marchaba. Entonces M.S.S. le contó confidencialmente que él también tenía problemas. Un tercero, T., le habría supuestamente estafado dos millones de euros con un negocio de compra de tierras en Rumanía. Al final ni tierras ni nada, el acusado perdió su dinero en tanto se quejaba de que T. le seguía haciendo la vida imposible. ¿Cuánto costaría matarlo? le preguntó a F. Acordaron que 50.000€ y el 20 de julio de 2016 el hostelero cuellarano recibió un adelanto de 5.900€.

La cosa iba en serio. Siete días después, M.S.S. acompañó al “sicario” hasta Cantalejo a conocer casa de la que había de ser su víctima. Le mostró también vías de acceso para cumplir con el encargo reiterándole que “le quiero muerto, cueste lo que cueste”, según se desprende del auto de calificación de fiscalía. Luego matizó este deseo, en realidad lo importante, dijo el acusado, “era recuperar el dinero, y para conseguir este fin, lo primero era torturar a T., y si fuese necesario, matar a algún miembro de su familia”, reza el escrito del fiscal. A continuación le entregó un segundo pago de 9.500€ y le proporcionó más datos personales de la víctima.

La primera semana de agosto llegaba el último adelanto, 19.500€. M.S.S. le advirtió a F. que debía proseguir con el encargo. Pero felizmente F. recapacitó, consciente de la gravedad del problema en que se metía, se personó ante la Guardia Civil a la que informo del turbio asunto.

Para el fiscal los hechos son constitutivos de un delito de proposición de asesinato mediante precio, en grado de tentativa, y reclama 7 años de cárcel para M.S.S. así como la prohibición de contacto escrito, verbal o visual  y la obligación de guardar una distancia e 500 metros respecto a la víctima durante 10 años. La vista se ha fijado para el 27 de octubre en el juzgado de Sepúlveda.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *